Ataques rurales en Argentina: ¿Gobierno inútil, cómplice o responsable?

En los últimos días se multiplicaron las agresiones y las entidades rurales denuncian un "odio ideológico" contra el sector agropecuario

Silobolsas rotas: una imagen recurrente en el campo argentino durante los últimos días. (Twitter)

El campo argentino es el sector más productivo de la economía nacional. Por lejos. Sin las divisas que aporta al Estado, las consecuencias del déficit fiscal y la emisión descontrolada de pesos serían mucho peor. Lamentablemente, en lugar de cuidar al agro como la gallina de los huevos de oro que es, la burocracia insiste en el saqueo impositivo y la hostilidad. Por estos días, si las versiones que corren en las ciudades productivas del interior se comprueban, los ataques habrían llegado demasiado lejos. Y no estamos hablando de un punto más de saqueo fiscal, sino de ataques… literales.

El intento de expropiación de Vicentin volvió a poner al agro en pie de guerra con el kirchnerismo. Es que, en caso de conseguir los votos para que se apruebe la iniciativa, muchos productores aseguraron que se negarán a venderle sus granos a la empresa estatizada. En la famosa «crisis del campo», donde Cristina Fernández tuvo su peor derrota parlamentaria, el sector agropecuario ya dejó en evidencia con sus huelgas que prefiere perder dinero y no darle el gusto a un Gobierno autoritario con vicios de saqueador.

En el marco de un conflicto escalonado, en los últimos días se multiplicaron los casos que ya son denominados como «inseguridad rural». Ya se denunciaron 61 silobolsas destruidas en las provincias de Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe y Buenos Aires. La utilización del guardado en silo, muy utilizado desde la década del noventa, le permite al productor almacenar la cosecha y, lógicamente, vender cuando le conviene. Desde el kirchnerismo duro se cuestiona esta actitud, la que señalan como «especuladora». Detrás de este reproche no hay otra cosa que el cuestionamiento a la propiedad privada.

«Veo una inacción muy fuerte del Gobierno nacional para condenar este delito. Tiene que haber un mensaje claro, contundente y una acción de la Justicia de que se va a llegar a algo». Las palabras pertenecen a Gabriel de Reademaeker, vicepresidente de las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA). Para el dirigente agropecuario existe «algo» como «una organización» que está detrás de los ataques. Desde esta organización les piden a las autoridades acciones concretas para «sacar del medio las suspicacias». ¿Cuáles suspicacias? Lo que no dice en público el vicepresidente de CRA es que los productores sospechan de bandas vinculadas oficialismo. En las últimas horas trascendieron varios audios de WhatsApp donde supuestos productores denuncian que detrás de los ataques estarían matones a sueldo de organizaciones sindicales peronistas.

En la jornada de ayer, David Tonello, presidente de la Sociedad Rural de Río Cuarto, sufrió un incendio que afectó cien hectáreas de su propiedad. Con el aumento de los casos de inseguridad en el campo, el dirigente manifestó que no descarta que detrás del fuego haya existido un atentado intencional: «El incendio comenzó en la zona de la ruta y por el fuerte viento que había en la zona el fuego se trasladó al campo. Yo no descarto que haya sido intencional si uno observa lo que está sucediendo en nuestra provincia y otras regiones productivas con diversos ataques a la propiedad privada», señaló Tonello.

Si bien las autoridades aseguraron que comenzaron las respectivas investigaciones, el clima está muy caldeado. La historia argentina muestra que en más de una oportunidad grupos de tareas realizaron actividades delictivas a nombre del Gobierno. Pero también hay antecedentes de bandas terroristas que actuaron para marcarle la cancha al peronismo desde su autonomía y casos donde las agrupaciones directamente rompieron con el Gobierno de Alberto Fernández, al que dejaron de reconocer. En todos los casos, la historia terminó mal.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento