Virales

Newsletter

¿Rafael Correa mintió sobre la deuda de Ecuador? Todo indica que así fue

By: Miguel Angel Camacho - @Miguel_AngelC - Jul 15, 2017, 3:33 pm
Correa
El Gobierno de Correa afirmó que la deuda sería de USD $27.871 millones, pero, al parecer, la deuda podría superar los USD $50.000 millones. (Flickr)

Contrario a lo que se pensaba, el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, y el expresidente Rafael Correa no empezaron con pie derecho sus relaciones después del cuestionado triunfo del primero en las elecciones presidenciales. Aunque para algunos podría ser una estrategia de Moreno para que no se afirme que Correa gobierna el país desde las sombras, lo cierto es que han salido a relucir varios problemas económicos de los que Correa no habló.

Y es que según lo afirmado la semana pasada por Correa en Twitter, él le había dejado la “mesa servida” a Moreno, refiriéndose con esto que las cuentas de la nación eran claras y que además dejaba al país estable a nivel económico. Sin embargo, según varias cifras que ya han salido a la luz, lo afirmado por Correa no es del todo cierto.

Según el expresidente, la deuda que dejó tras su gestión fue de USD $27.871 millones. No obstante, las diferentes deudas no reportadas por el Gobierno de Correa que han salido a la luz supera por mucho esta cifra. Hasta el momento, se ha calculado que la deuda dejada por el expresidente es de USD $42.000 millones, USD $14.000 millones por encima de lo reportado. Aunque ser afirma que dicha cifra podría ser mucho mayor, ya que aún se está haciendo un análisis de la deuda.

 

Es por esta razón que el pasado viernes 14 de julio el presidente Lenín Moreno afirmó que se presentarán las cifras exactas del estado actual de las finanzas del país cuando se establezcan los “números correctos”.

Y es que la cifra de USD $42.000 millones, que hasta el momento se calcula, supera lo establecido por la Constitución Política, en donde se establece que el límite máximo permitido para la deuda es del 40 % frente a su producto interno bruto (PIB). Eso quiere decir que hasta el momento esa reglamentación se ha sobrepasado en dos puntos porcentuales. Pero Alberto Costa Burneo, asesor económico consultado por el diario El País de España, la deuda de Ecuador podría alcanzar el 56 % del PIB; 16 puntos porcentuales arriba de lo permitido por la constitución.

Es que son varias las deudas que al parecer no fueron reportadas por el Gobierno de Correa. Entre ellas el dinero que se le debe a los pensionados del sector público (de USD $1.100 millones), la deuda con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (de USD $7.700 millones), un préstamo realizado al Fondo Monetario Internacional (de USD $350 millones), impagos a empresas petroleras (de USD $2.000 millones), “anticipos petroleros con China y Tailandia a cambio de préstamos” (por USD $1.500 millones), entre otros montos.

Ahora solo queda esperar la cifra oficial que el Gobierno de Moreno se ha comprometido a entregar para saber qué tan alta es la deuda y qué tan grande es el daño realizado por Correa a la economía ecuatoriana. Además, aunque es poco probable, esperar si Moreno decidirá emprender acciones legales contra correa por ocultar información sobre la verdad de las finanzas del país.

Fuente: El País, El Universo, La Hora.

Miguel Angel Camacho Miguel Angel Camacho

Se ha desempeñado como editor y corrector de estilo en entidades públicas y privadas. En la actualidad es editor de fin de semana en el PanAm Post español. Síguelo en: @Miguel_AngelC

PanAm Post: votar en la consulta popular del 16J es luchar por la libertad de Venezuela

By: Staff de PanAm Post - Jul 15, 2017, 2:58 pm
libertad de Venezuela

Desde hace más de 100 días los venezolanos han asumido una gesta heroica en las calles. Nadie pensó que ocurriría, pero toda una sociedad se ha alzado contra un régimen criminal que planea dilapidar cualquier vestigio de libertad. El proceso ha sido largo. Durante las semanas que llevan los venezolanos en las calles, la dictadura ha respondido con una criminal represión que ha dejado un saldo sumamente dramático. Van decenas de muertos, más de un millar de heridos y detenidos. Familias enteras han sido destruidas. Pero los ciudadanos del país latinoamericano continúan empuñando el civismo. Y, durante ese mismo proceso, luego de un mes de protestas, Nicolás Maduro respondió, asimismo, ofreciendo un proceso ilegal que busca reformar la Constitución. El mismo dictador lo ha expresado claramente: la Asamblea Nacional Constituyente sería una transformación constitucional que terminaría convirtiendo a Venezuela en un Estado comunista totalitario. Cada aspecto de la vida de cada ciudadano sería suprimido. Y los venezolanos también han respondido: las protestas se han acentuado. Cada día los manifestantes salen masivamente a esgrimir su rechazo contra un régimen dictatorial. La presión internacional ha, igualmente, aumentado. Por ello hoy vemos a un régimen acorralado. Tanto por toda una sociedad en las calles, como por la ausencia de una complicidad regional latinoamericana que por años gozó la Revolución Bolivariana. Y ahora, a pocos días de llevarse a cabo el ilegal proceso que derogaría la República, la oposición venezolana, a través de un acto en el que se encontraban diversos actores de la sociedad, anunció la convocatoria a un proceso de consulta popular. Se citó, por lo tanto, para este domingo 16 de julio, a un plebiscito en el que toda la sociedad venezolana podrá contestar tres interrogantes: primero, sobre si apoya o no la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente; luego, sobre el papel que debe asumir la Fuerza Armada Nacional; y, por último, se interrogará sobre si se está a favor de solicitar la conformación de un Gobierno de transición a través de la sustitución de los poderes públicos ilegítimos. Inmediatamente surgió el escepticismo. En este espacio siempre hemos mantenido, desde hace meses, que el régimen de Nicolás Maduro es autoritario y dictatorial, por lo que acudir a una consulta popular solo prolongaría la agonía de toda una ciudadanía. Creemos, además, que la libertad, la dignidad y los principios no se refrendan. Asimismo, que luego de un proceso dramático y heroico de lucha nada se puede limitar a otro simple acto electoral. No obstante, luego de percibir la reacción de la dictadura a la convocatoria de la consulta popular. De presenciar a toda una sociedad motivada con el deseo innato y legítimo de ejercer el civismo este domingo 16 de julio, y luego de examinar con determinación las implicaciones y efectos que pudiese tener este civilizado y épico proceso de consulta, desde el PanAm Post creemos que se ha presentado una inmensa oportunidad para lograr el rescate de la libertad en Venezuela. Un valor que, si no se defiende en estos días, corre el riesgo de perderse por siempre. Es claro que el plebiscito —o consulta popular— no se trata de otra lucha democrática, porque no tiene fines prácticos. Es decir, es un acto simbólico que podría terminar siendo vinculante. Eso puede derivar en: más fuerza y legitimidad a cualquier estrategia de calle. Se refuerza, de esta manera, el ejercicio cívico de la protesta. Esta es una oportunidad, no simplemente para rechazar la Asamblea Nacional Constituyente y desviar esfuerzos en un debate estéril, sino para exigir propiamente, y mediante un acto de protesta tajante, el rescate de la libertad. La consulta popular de este domingo puede convertirse en el acto de rebeldía más sublime de la historia contemporánea de Venezuela. Al hacerse a espaldas del Consejo Nacional Electoral, y al rechazar las decisiones del Tribunal Supremo de Justicia, de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), las palabras del propio Maduro y de otros funcionarios principales de la dictadura, se está asumiendo en pleno la desobediencia civil. Es, además, una oportunidad para enviar un mandato claro a la dirigencia. Al incluirse el tercer punto en la consulta, se abre la posibilidad de expresar de forma imperativa a la Asamblea Nacional la necesidad de cumplir su deber: designar nuevos poderes y establecer, de una vez, un Gobierno de Transición. Por último, el plebiscito, al ofrecer cifras reales, legítimas y genuinas, se convierte en un masivo acto de protesta —sin precedente— en el que se enviará un mensaje claro al régimen, a la Fuerza Armada Nacional y a la comunidad internacional. Es, por las razones señaladas, que hoy el PanAm Post decide invitar a todos los venezolanos en el mundo a participar este domingo dieciséis de julio en el proceso de consulta. Es el momento de esgrimir con responsabilidad el civismo. Es el momento de ser firmes y de defender el más sagrado valor: la libertad. Al mismo tiempo hacemos un llamado a la dirigencia opositora para que una vez ejecutado este paso, se ignore a quienes dentro de su seno continúan sin reconocer la naturaleza forajida y criminal del régimen y mantienen una actitud contraria al clamor nacional por una salida inmediata de la dictadura. El país reclama de la dirigencia democrática valor, coraje y audacia. Quienes demuestren esa actitud dentro de la cúpula opositora son quienes deben dirigir los pasos que habrá de tomar la oposición a partir de este momento.

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.