Expresidente de Citgo preso en Venezuela está desaparecido: familiares temen por su vida

José Pereira fue trasladado el pasado 28 de agosto a un hospital —desconocido— después de quejarse en una llamada telefónica sobre una tos seca recurrente

Los representantes de la petrolera Citgo llegaron engañados a Caracas, con el propósito de hacer unas negociaciones con la tiranía, pero fueron apresados al ser atraídos a la capital bajo el señuelo de tocar temas relacionados con la empresa. (Archivo)

Uno de los directivos de la refinadora venezolana Citgo, que fue apresado por la tiranía venezolana en noviembre de 2017 está desaparecido desde hace una semana, así lo denunciaron sus familiares este jueves. La hipótesis de que se haya infectado con COVID-19 cobra cada vez mayor fuerza.

José Pereira, expresidente de Citgo quien se encuentra detenido por el régimen de Maduro bajo la acusación de lavado de dinero, fue trasladado el pasado 28 de agosto a un hospital —desconocido— después de quejarse en una llamada telefónica sobre una tos seca recurrente, dijo su hijo John Pereira a The Associated Press.

En las declaraciones hechas por el hijo de Pereira figura que tanto los abogados, como los familiares no han podido obtener información sobre su paradero. Asimismo, sus compañeros de celda informaron que el miércoles los guardias sacaron la ropa y los medicamentos de Pereira del sitio.

La audiencia del martes, en la que también se esperaba que asistiera Pereira, fue cancelada sin motivo. Ante ello, su hijo alertó a la prensa: “Estamos desesperados (…) Necesitamos saber qué le está pasando».

Pereira padece de diabetes, hipertensión arterial y dislocación de disco, dolencias que han empeorado por el tiempo en prisión y que lo harían más vulnerable, en caso de ser expuesto a la COVID-19.

José Pereira fue arrestado en conjunto con Tomeu Vadell, José Luis Zambrano, Alirio Zambrano, Jorge Toledo y Gustavo Cárdenas en 2017. Estos representantes de Citgo llegaron a Caracas, con el propósito de hacer unas negociaciones con la tiranía, pero fueron apresados bajo una acusación de malversación y lavado de dinero.

Recientemente el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, exigió nuevamente la liberación de estas personas, quienes han pasado más de 1 000 días presos. Actualmente Gustavo Cárdenas y Jorge Toledo tienen medida de arresto domiciliario, mientras que los demás permanecen tras las rejas en cárceles donde la COVID-19 continúa propagándose.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento