Virales

Newsletter

Cruenta represión llega al hogar de venezolanos: policía destroza edificios, deja familias heridas y mascotas muertas

Por: Orlando Avendaño - @OrlvndoA - Jun 14, 2017, 6:46 pm
(Twitter)
Los vecinos de la residencia del centro de la capital, Los Verdes, vivieron el lado más criminal y cruel de la dictadura. (Twitter)

En El Paraíso, cerca del centro de Caracas, miles de venezolanos vivieron en carne propia el terror de la dictadura de Nicolás Maduro. Para los vecinos de la residencia El Paraíso —mejor conocida como Los Verdes—, la noche de este 13 de junio fue larga y cruel: la policía política del régimen destruyó las instalaciones, secuestraron a ciudadanos e, incluso, asesinaron a una mascota.

Luego de varios días en los que los vecinos de El Paraíso salían a protestar continuamente, a pocas cuadras del palacio presidencial de Miraflores, la represión en la zona se acentuó como jamás se había dado en el país.

En la noche del martes miembros del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (CONAS) de la Guardia Nacional Bolivariana, y el Servicio Bolivariana de Inteligencia Nacional (SEBIN), acudieron a la residencia cuyos vecinos llevan varios días expresando su rechazo a Nicolás Maduro en las calles. Fueron a amedrentar y a infundir el terror.

Para entrar a la residencia Los Verdes destruyeron los portones. Adentro empezaron a robar los vehículos, a destruirlos y a devastar las áreas sociales. Luego, empezaron los allanamientos ilegales —que no contaron con orden de algún juez.

Piso por piso iban revisando los apartamentos, buscando manifestantes u objetos que pudiese relacionar a los habitantes con las protestas en el país. Si la persona tenía en su casa cascos, lentes de agua, antiácidos o fuegos artificiales, corría el riesgo de ser detenida y señalada como terrorista.

“A partir de las seis de la tarde, estábamos asomados en el balcón, los vecinos estaban caceroleando, y cuando nos asomamos, vimos una tanqueta que se montó por encima del parque, tumbó la reja y se empezaron a bajar”, fue el testimonio ofrecido por una residente al medio NTN24.

“Se bajaron tipos encapuchados vestidos de negro, empezaron a disparar y a lanzar bombas lacrimógenas. Nos cortaron la luz. Destruyeron todo completamente. Partieron los vidrios de cada una de las torres y empezaron a subir a los apartamentos”, denuncia.

Señala además la residente que aquellos que “no querían abrir las rejas [de su casa] porque estaban aterradas, se las tumbaban”.

Otro vecino comenta a los medios: “A mí me encañonaron con la pistola solo porque no abría la puerta rápido”.

Dice ese otro vecino que, para él, no todos eran funcionarios. “Habían gente de civil, y andaban con armas largas“.

Los vecinos de El Paraíso llevan varios días en las calles. No se había dado; pero, desde hace una semana, todas las noches la zona —prácticamente en el centro de la capital venezolana— se transforma en un campo de batalla entre los manifestantes y las fuerzas represivas de la dictadura.

Igualmente, desde que iniciaron las protestas, todos los días los residentes reciben amenazas y son amedrentados por parte de la Guardia Nacional Bolivariana o los paramilitares del Estado.

“Esto ha sido constante (…) Lo que pasó la semana pasada, una versión oficial  que hubo disparos de acá adentro hacia afuera es falso. Nosotros estábamos montando las barricadas para hacer el plantón y llegaron a las cinco y media de la mañana encapuchados, todos de negro, y empezaron a disparar”, dijo una joven que vive en Los Verdes a NTN24.

Los del SEBIN pasaron por todos los apartamentos. Según el ministro de Interior y Justicia, Néstor Reverol, se pudo detener a “23 terroristas después de haber intervenido las residencias El Paraíso”. En la foto que anexa se pueden ver a jóvenes, de espalda, y con las manos atadas.

Y, una familia en particular padeció la crueldad del Servicio Bolivariano de Inteligencia en la residencia Los Verdes. Mientras se desarrollaba el ilegal allanamiento, un grupo de efectivos del SEBIN entró al apartamento de la señora Mariana Hernaiz.

La familia tenía varios perros y, uno de ellos, Cross, salió a ladrarles a los funcionarios. Inmediatamente después un miembro del SEBIN pateó al perro y le disparó en la cara.

“Cuando estamos ingresando al apartamento, yo les digo: ‘Mira, yo tengo mascotas, yo las voy a agarrar para que no se alarmen ni se pongan nerviosas’. Una vez que abro la puerta, mi perro l salta a uno de los funcionarios para recibirlo. El señor lo aparta, lo quita, y en el mismo instante sacó una escopeta y le disparó”, relata la señora Hernaiz.

“¡Coño, me lo mataste! ¡Me mataste al perro! Déjame que lo recoja para que puedas ingresar al apartamento sin ningún problema. Hay otros tres perros, déjame guardarlos”, continúa.

A la señora Hernaiz y a su familia la amenazaron. “Empezaron a tomarnos fotos, a los portarretratos de mi familia, y me dijeron que si aquí ocurría otro tipo de protesta, ellos iban a venir por mí”.

Cross no murió por el disparo, pero la mujer tuvo que sacrificarlo debido a la gravedad de las heridas. Había recibido un impacto en la cabeza de, presuntamente, perdigones. Pero Cross no fue el único perro que murió esa noche. De hecho, señala el dueño de la mascota, otros canes también recibieron tiros de los funcionarios que allanaron ilegalmente la residencia Los Verdes.

Orlando Avendaño Orlando Avendaño

Orlando Avendaño reside en Caracas, Venezuela, y estudia Comunicación Social en la Universidad Católica Andrés Bello. Síguelo @OrlvndoA.