Desmantelando el socialismo del siglo XXI: Argentina abandonaría UNASUR

190
(Wikimedia)
Ya Macri está convencido; por lo que es cuestión de tiempo que se anuncie la salida de Argentina de la Unión de Naciones Suramericanas.(Wikimedia)

El Gobierno de Mauricio Macri en Argentina pretende abandonar el organismo internacional La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR); porque ya no tiene razón para existir.

La información la publica el reconocido medio Infobae y en el artículo, se lee: “Ya casi es una decisión tomada por el presidente Mauricio Macri y su ratificación cristalizará a pleno el nuevo mapa geopolítico que se impone en la región: el Gobierno evalúa que la Argentina renuncia a la UNASUR y se aleje de esta manera de uno de los bloques regionales de mayor sesgo ideológico de tono chavista que existe actualmente en América del Sur”.

Fuentes confirmaron al medio que el 29 de diciembre el Gobierno presentaría su renuncia a UNASUR e iniciaría, entonces, un proceso que podría durar hasta seis meses.

Sería el primer miembro que abandona la organización y generaría, sin duda, un impacto determinante. Sobre todo en una región que espera cada vez más alejarse del Socialismo del siglo XXI que se impuso hace años.

Asimismo, las fuentes del Gobierno explicaron a Infobae cuáles serían específicamente las razones que motivaron al presidente Macri a tomar la decisión:

“Por empezar, los países del ALBA que integran Venezuela, Cuba, Nicaragua, Ecuador y Bolivia se opusieron a la candidatura de José Octavio Bordón que propuso la Argentina como secretario general de este bloque regional. A la vez, como presidencia pro tempore de la UNASUR, este año la Argentina había propuesto un plan de acción con proyectos de infraestructura, interconectividad, acuerdos comerciales y otros esquemas de confluencia regional que quedaron frenados por la oposición acérrima de los países de tinte chavista”.

Es decir, los miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), y los de Unasur con tendencia socialista, impiden a Argentina, siendo presidente pro tempore, llevar a cabo políticas en la región. Es por ello que para Macri “el tiempo de la Argentina en la UNASUR está agotado”.

Otro funcionario, bajo el anonimato, comentó a Infobae: “Creemos que la UNASUR es un organismo creado en un momento político que hoy no refleja los intereses de la mayoría de los presidentes de la región”.

UNASUR está paralizado. Este año no ha habido avance en ningún tipo de materia. Los proyectos, paralizados. Todo porque Bolivia y Venezuela mantienen un bloqueo, de acuerdo con funcionarios de la administración de Macri.

Asimismo, atraviesa serios problemas: desorganización administrativa impide el pago de los empleados burocráticos de la sede de UNASUR en Quito, Ecuador.

Los proyectos de producción comunes se mantienen archivados. Y, por último, desde que Ernesto Samper dejó la secretaría general de la organización en enero de este año, no ha habido consenso para elegir a un sucesor.

“Nos preocupa la dificultad para reunir consenso y la tesitura de los países del ALBA de imponer la ideología al trabajo unificado”, dijo una fuente a Infobae.

Ya Macri está convencido; por lo que es cuestión de tiempo que se anuncie la salida de Argentina de la Unión de Naciones Suramericanas.

La organización surgió en medio de una coyuntura particular. El Socialismo del siglo XXI, impulsado por el expresidente Hugo Chávez, se impuso en prácticamente toda la región. Países con tendencia izquierdista abrazaron la idea de conformar una alianza entre naciones suramericanas; pero con una clara línea ideológica marcada.

En mayo de 2010 se designó por unanimidad al expresidente argentino, Néstor Kirchner, como el primer secretario general de UNASUR para un período de dos años. No obstante, el desmoronamiento de una ideología fracasada también genera un impacto definitivo en la organización que se erigió sobre Gobiernos representantes del Socialismo del Siglo XXI.

 

Comentarios