EE.UU. se suma a voces de la comunidad internacional que rechazan presidenciales fraudulentas en Venezuela

111
(U.S. Embassy Iran)
Estados Unidos acompañan otras posiciones del hemisferio, que empiezan a alertar a la oposición sobre los peligros de participar en una elección fraudulenta. (U.S. Embassy Iran)

Son más las voces en el hemisferio las que desde ya condenan la decisión de la dictadura venezolana de adelantar las elecciones presidenciales e informan, además, que desconocerán cualquier resultado que se genere de algún acto subordinado a la Asamblea Nacional Constituyente. Ahora Estados Unidos se suma al Grupo de Lima (que representa 14 naciones de la región) y a la Organización de Estados Americanos.

“Apoyamos un sistema de elección real, completo y justo y no a la ilegítima Asamblea Constituyente que fue confeccionada por Maduro”, dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en una breve entrevista a la agencia EFE.

De esa forma, aseguró que su Gobierno, el de Donald Trump, no reconocerá ningún resultado que se produzca en una eventual elección presidencial convocada por la ilegítima Asamblea Nacional Constituyente.

Si este año llega a haber elecciones, como corresponde, deben ser “libres y justas” y significar una “vuelta a la democracia”, debido a que las condiciones actuales obligan a la gente a votar por un candidato. “Vimos eso la última vez, cuando hubo esas elecciones ilegítimas. Presionaron a la gente a votar por ciertos candidatos”, dijo Nauert.

Las declaraciones surgen porque este martes 24 de enero esa Constituyente acordó exigir al Consejo Nacional Electoral que convoque el proceso electoral para antes del 30 de abril.

Inmediatamente después del anuncio, reaccionó el Grupo de Lima, que se encontraba reunido en Chile. Los catorce países firmantes de la Declaración, acordaron rechazar la decisión de convocar elecciones presidenciales para el primer cuatrimestre del año, ya que “imposibilita la realización de elecciones presidenciales, democráticas, transparentes y creíbles”.

Se trata de los países más relevantes del hemisferio. El Grupo de Lima está conformado inicialmente por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú; y este martes se les sumó Santa Lucía y Guyana, que también apoyaron la declaración.

Asimismo, el canciller mexicano, Luis Videgaray, anunció por su parte que ya no acompañará el diálogo entre la oposición venezolana y la dictadura en República Dominicana, ya que la decisión de la Constituyente “es incompatible con esas reuniones”.

“El anuncio de hoy en Caracas acaba con la seriedad del proceso de negociación en Dominicana. En consecuencia, el Gobierno de México se retira de dicho proceso”, escribió el canciller en su cuenta de Twitter.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, es otro que ya ha señalado el próximo proceso electoral como fraudulento y, por lo tanto, desconoce cualquier resultado que se produzca.

Hace unos días aseguró que “es inaceptable una elección que sea hecha por el régimen del mismo modo que se hicieron las elecciones regionales y municipales”.

“Significarían seis años más del régimen de Nicolás Maduro”, espetó el secretario general.

Son varias las voces que ya alertan a la dirigencia opositora sobre el próximo proceso electoral. Se trata, hasta ahora, de una posición general de la comunidad internacional.  Es un claro rechazo a las elecciones adelantas y un desconocimiento a sus posibles resultados. Sin embargo, en medio de estas declaraciones contundentes, algunos opositores ya han asumido la decisión de asistir nuevamente a unas elecciones fraudulentas.

El secretario general del partido presuntamente opositor Acción Democrática, Henry Ramos Allup, anunció su precandidatura presidencial el pasado 18 de enero. También lo hizo el “opositor” Claudio Fermín y varios periodistas informaron este martes que el líder de Avanzada Progresista, Henri Falcón, pronto anunciará sus intenciones sin someterse a unas primarias antes.

Comentarios