Grupo de Lima acuerda impedir visita de Maduro a Perú: “No será bienvenido” en Cumbre de las Américas

Las 13 naciones del continente dejaron claro que no reconocerán las elecciones presidenciales fraudulentas ni a algún candidato que se juramente ante la ilegal Asamblea Nacional Constituyente

3.579
Las 13 naciones del continente hablaron claro: no reconocerán ningún resultado de las elecciones fraudulentas de Nicolás Maduro. (Cancillería Perú)

Luego de un día de reuniones, el Grupo de Lima, conformado por más de 13 naciones de la región, acordó impedir la visita del dictador Nicolás Maduro a la VIII Cumbre de las Américas que se celebrará el próximo 13 y 14 de abril en Perú.

Asimismo, se acordó el desconocimiento de las próximas elecciones presidenciales fraudulentas en Venezuela.

“Perú ha decidido que la presencia de Nicolás Maduro ya no será bienvenida en la VIII Cumbre de las Américas”, dijo en la declaración del Grupo de Lima, la canciller de Perú, Cayetana Aijovín.

También habló la canciller de Canadá, quien aseguró que “hay fundamentos para creer que Maduro no actuará de manera legítima y de acuerdo a parámetros internacionales en elecciones”.

“No vamos a reconocer elecciones que no permitan que partidos políticos y sus líderes participen, y tengan espacios en todos los medios, ni que busque que candidatos se presenten ante la Asamblea Nacional Constituyente ilegítima”, continuó la canciller de Canadá, Chrystia Freeland.

Se trata de un mensaje claro. Tanto para el régimen de Nicolás Maduro como para la dirigencia de la “oposición” venezolana. Es un rechazo amplio y conciso al fraude electoral que la dictadura pretende orquestar y que podría contar con la complicidad de un sector de la falsa oposición.

No se reconocerán las elecciones ni cualquier resultado de ellas.

El Grupo de Lima publicó, luego, un comunicado en el que señalan exactamente qué acordaron los cancilleres y representantes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía.

Son siete puntos y en el primero se deja claro el repudio a la parodia de las presidenciales. Se dice que estas deben ser “democráticas, transparentes y creíbles”.

En segundo lugar, se hace una petición al régimen de Maduro para que convoque elecciones que coincidan con lo señalado en el primer punto. Luego, se insiste en que la existencia de presos políticos en Venezuela impide que se celebre cualquier proceso electoral libre.

Los otros puntos tratan la decisión de Perú de no invitar a Nicolás Maduro a la cumbre; se habla sobre el reciente informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, “que documenta el serio deterioro de la vigencia de los derechos humanos”.

Y, por último, se “acuerda coordinar esfuerzos para afrontar de una manera ordenada, solidaria y segura” el masivo éxodo de venezolanos.

 

Comentarios