Dictadura que secuestra niños: presos políticos menores en Venezuela

Maduro insiste en mantener tras las rejas a Dylan Canache y a otros seis niños. Les ha arrebatado su normalidad

1.104
El régimen de Nicolás Maduro mantiene tras las rejas a Dylan Canache y a otros seis menores de edad. (Twitter)

El régimen se supera. En maldad y crueldad. No puede dejar de sorprender cuán pérfida puede ser la dictadura de Nicolás Maduro. Capaz, sin duda, de los peores crímenes.

Durante las protestas antigubernamentales de 2017, el régimen se mostró como asesino de niños y adolescentes. Entre las víctimas de la represión estuvieron Ruben Darío González, de 16 años; Jean Luis Carrillo, de 15 años; Luis Eduardo Ortiz, 16; Neomar Lander, 17; y Adrián Smith, de 13 años. Todos, resultados de la represión.

Sin embargo, inquieta saber que hoy, 19 de marzo de 2018, en calabozos venezolanos también hay niños, menores de edad, secuestrados por disentir.

Dylan Canache es uno de los jóvenes que se encuentra en la sede de la policía política de Maduro, el SEBIN, en Caracas. Tiene 16 años. Está en El Helicoide desde enero de este año.

De acuerdo con un informe presentado por la ONG Operación Libertad, Canache fue detenido el 14 de enero de este año en una estación de metro de Caracas. No se le ha imputado aún ningún delito; no obstante, “extraoficialmente en el SEBIN informaron a la madre que la razón de la persecución en contra de su hijo es porque desde su página de Facebook habría hecho llamados a protestar”.

“Dylan Canache se encuentra en un calabozo del Helicoide llamado ‘Preventiva 1’, que mide 10 metros cuadrados aproximadamente. La celda tiene pésimas condiciones higiénicas y de salubridad: paredes grasosas, humedad y moho; poca iluminación y ventilación; presencia de ratas y cucarachas”, se lee en el documento.

El niño de 16 es estudiante de segundo año de bachillerato en el Liceo Cardenal Quintero de Altamira, Caracas. Su secuestro se logró utilizando una carnada: Betzaida Martínez, otra niña de 16 años.

Según la ONG, el régimen de Maduro secuestró a Martínez el 14 de enero, a la una de la mañana, mientras estaba en una fiesta. Tres horas después, el SEBIN obligó a la niña a llamar a Dylan Canache para pedirle que la busque en la estación Antímano del Metro de Caracas. No ofreció más detalles.

“Dylan va a buscarla a la estación de Antímano minutos más tarde y se encuentra con una comisión de funcionarios de la Dirección de Investigaciones del SEBIN”. Lo detienen y lo someten al infernal Helicoide.

En la celda en la que se encuentra Canache, también hay otro menor de edad: Andrés Aserraf de 17 años. Los dos niños deben compartir el siniestro calabozo con diez presos comunes. Todos duermen en colchonetas en el piso. Y, según el informe de Operación Libertad, los menores de edad han sufrido “maltratos físicos y psicológicos por parte de funcionarios y otros reclusos mayores de edad: han sido obligados a hacer ejercicios como forma de burla, han recibido ‘cachazos’ (golpes con las pistolas de los funcionarios en la cabeza) y golpes con tabas en la cabeza”.

Además, otra niña, Elianys Rodríguez, de 16, debe soportar el aislamiento en la sede del SEBIN.

En total, son siete menores de edad los que, junto a los demás presos políticos, conforman la cifra de 240 individuos tras las rejas por disentir, según la ONG Foro Penal. Aunado a los cuatro niños, Dylan Canache, Andrés Aserraf, Betzaida Martínez y Elyanis Rodríguez; también están Diego Gomes, Ender González y Nathael Medina. Este último se encuentra recluido en la Comandancia de la Policía de Táchira.

El secuestro de Dylan Canache ha tenido una difusión importante en las redes. Se trata de un caso que genera la indignación de toda una sociedad. El régimen, al mantenerlo secuestrado, transgrede cualquier principio legal. Comenzando, por supuesto, por que ni siquiera se le han imputado cargos.

“Quisiera hacer un llamado a la LOPNA [instrumento legal para la protección del niño y el adolescente en Venezuela] que por favor se evoque en mi situación. Tengo dos meses que no veo a mi hijo. No sé en qué condiciones está. Por favor”, dice Ana Figuera, la madre de Dylan, en un video difundido por la ONG Foro Penal.

El especialista en DDHH, politólogo y profesor universitario, Alberto Conde, comentó a PanAm Post que, desde el principio, el proceso de Dylan Canache es ilegal.

“Se trata de presos políticos. Todos son detenidos por disentir de alguna u otra manera. Llamar a la protesta no es ilegal; pero el régimen lo ha vuelto así. Pero además, está el hecho de que se trata de menores de edad”, dijo Conde.

Son niños. Canache, Aserraf, Martínez, Rodríguez y los otros menores deberían estar en el colegio junto a sus compañeros. Sus madres no los han podido ver. Ni abrazar. El régimen pretende mantenerlos tras las rejas. Despojarlos de la normalidad que todo individuo —¡que todo niño!— merece.

“Es una aberración. Esta dictadura se ha atrevido a lo que otras no. Los mantienen detenidos sabiendo que no han cometido ningún crimen. Los someten al aislamiento, a humillaciones, a tratos inhumanos. Son cicatrices que podrían marcar de por vida a estos jóvenes”, señala el profesor Alberto Conde.

Alerta Internacional – Caso Dylan Canache by La Patilla on Scribd

Comentarios