Bolívar Soberano: chavismo vuelve a quitar tres ceros a la moneda

"La reconversión anterior tuvo un costo superior a USD $ 40 millones para el sistema financiero, incluyendo publicidad y adecuación tecnológica"

2.876
Con esta nueva medida, el dictador solo busca disfrazar el terrible desfalco económico. (Prensa Presidencial)

Como en 2007 con el expresidente Hugo Chávez, ahora Nicolás Maduro ha anunciado una nueva reconversión monetaria con el fin de disimular el descalabro inflacionario. Su solución: nuevamente restar tres ceros a la moneda y erigir una nueva ilusión.

“Bolívar Soberano”. Así llamó el dictador a su nueva pretensión. “Para garantizar al pueblo de Venezuela sus actividades comerciales y monetarias, entrará en vigencia desde el lunes 4 de junio un nuevo cono monetario, es un equilibrio necesario para la felicidad de nuestro pueblo”, dijo.

La medida será aplicada a partir de esa fecha “para que una vez triunfante de la elección presidencial, reacomodemos la moneda”.

“Para el mes de junio vamos a desmonetizar el actual cono monetario por el nuevo cono: Bolívar Soberano. ¡No vamos a dolarizar nuestra economía, vamos a defender nuestro Bolívar”, espetó el líder de la Revolución Bolivariana.

Durante su alegato, el dictador aprovechó para presentar la imagen del nuevo cono monetario. Ahora el billete de menor denominación será el de 2 “bolívares soberanos”, lo que equivaldría a 2.000 “bolívares fuertes” —nombre del Bolívar después de la reconversión del 2007—; o 2.000.000 de bolívares de antes.

El billete de mayor denominación será el de 500 “bolívares soberanos” que tendrá impresa la efigie de Simón Bolívar —que fue deformada por el chavismo—. Este monto, que ahora equivale a 500.000 bolívares; antes del 2007 valía 500.000.000.

Es la segunda vez en diez años que el chavismo quita tres ceros al bolívar. Síntoma del fracaso económico de un modelo. Pero no se trata de una respuesta sensata a la mayor crisis económica de una nación; es, en cambio, un intento de disfrazar el desfalco.

Inmediatamente después del anuncio, los ciudadanos empezaron a reaccionar en las redes sociales con indignación. El economista y director de Ecoanalítica, Asdrubal Oliveros, escribió: “Quitarle tres ceros a la moneda sin resolver el problema hiperinflacionario no va a servir de nada”.

“La reconversión anterior tuvo un costo superior a USD $40 millones para el sistema financiero, incluyendo publicidad y adecuación tecnológica. En las condiciones actuales, la banca no tiene capacidad financiera para ello. Prepárese para ver a partir del 4 de junio prórrogas sucesivas a este proceso, conviviendo ambas familias de monedas y billetes”, agregó Oliveros.

 

Comentarios