Colapsa por corrupto un “gigante” de la izquierda: Lula va a prisión

6 jueces del Tribunal Federal de Brasil votaron en contra del recurso presentado por la defensa del exmandatario

2.381
BRA17. BRASILIA (BRASIL), 04/04/2018.- Manifestantes, en contra del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, protestan hoy, miércoles 4 de abril de 2018, en Brasilia (Brasil). La Corte Suprema de Brasil inició hoy una sesión que será clave para el futuro del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva y en la que decidirá si el líder más popular del país irá a prisión por corrupción o podrá seguir apelando en libertad. Lula fue condenado en primera instancia a nueve años de cárcel, una pena aumentada a doce años por un tribunal superior y, según la jurisprudencia en vigor en el país, la ratificación del fallo que le halló culpable ya permite comenzar a ejecutar la sentencia, lo que supone su encarcelamiento. EFE/Andre Coelho

Luego de horas de deliberación, la mayoría del Tribunal Supremo Federal de Brasil votó por rechazar un recurso —el habeas corpus preventivo— introducido por la defensa del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva par apelar en libertad a otras instancias. De esa manera se dio luz verde para su encarcelamiento.

Uno a uno fueron decidiendo los jueces qué ocurriría con el exmandatario; y al final, seis apoyaron su prisión, mientras que solo cinco se mantuvieron del lado del líder del Partido de los Trabajadores. Lo que era un desempate terminó con el voto de la presidenta del Tribunal, Cármen Lúcia.

Si la votación hubiera terminando favoreciendo al político, tendría que ingresar inmediatamente en la cárcel y hubiese podido presentar un recurso hasta el 10 de abril; pero los resultados terminaron perjudicándolo.

Los miembros del Tribunal Federal de Brasil deliberaron en medio de una fuerte tensión política. Lula, quizá uno de los líderes más polémicos e importantes del país, todavía goza de un cierto respaldo popular que se vio representado este 4 de abril en las calles de Brasil. En paralelo, también muchos acudieron a las calles para apoyar el inminente golpe al Partido de los Trabajadores.

Hoy se consolida, entonces, el desmoronamiento de quien por muchos años fue un coloso y un emblema en Brasil y en la región para la izquierda. Lula cae por sus estrechos vínculos a la corruptela de la estatal Petrobras y a la Operación Lava Jato, la más grande trama de corrupción de Latinoamérica.

En febrero de 2016 en Brasil inició una investigación contra Lula por tráfico de influencias; meses después se le acusó de enriquecerse por casos de corrupción. En marzo la policía se lo llevó detenido para declarar.

El 9 de marzo de ese año, a Fiscalía de Sao Paulo denunció al expresidente por lavado de dinero y otros vicios de corrupción. La presidenta de entonces, Dilma Rousseff, lo intentó proteger nombrándolo ministro; pero sus propósitos fracasaron en menos de dos días —el magistrado del Tribunal Supremo Federal, Gilmar Mendes, suspendió su nombramiento—.

La figura de Lula fue decayendo en la trama de corrupción hasta que lo imputaron por sobornos a Petrobras; y continuaron apareciendo denuncias en su contra.

Finalmente, sus pretensiones de ser candidato presidencial se ven interrumpidas por la justicia brasileña. Continuaron apareciendo las denuncias e imputaciones en diferentes instancias.

Ahora, con la decisión del Tribunal Supremo Federal de Brasil, el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva enfrentaría una condena de 12 años de cárcel por corrupción.

Comentarios