Chile y UE ratifican que desconocerán falsas elecciones de Maduro

"No vamos a reconocer un Gobierno que da un golpe de Estado contra la Asamblea Nacional (...) y las anunciadas elecciones del 20 de mayo no son legítimas, por lo tanto, no serán reconocidas", dijo Piñera de Chile

509
La máxima representante de la diplomacia europea, volvió a insistir sobre las fraudulentas elecciones de Maduro: son ilegítimas y las rechazan. (Wikimedia)

Mientras se acercan las falsas elecciones del próximo 20 de mayo en Venezuela, son más las voces que se suman para acordar su rechazo al proceso. También lo ratifican; por si se duda. Por si se llega a siquiera pensar que la pantomima gozará de algún vestigio de legitimidad. O será tomada en serio.

Este dos de mayo el alcalde metropolitano de Caracas y expreso político, Antonio Ledezma, se reunió con el presidente chileno, Sebastián Piñera. Luego del encuentro, Ledezma informó: “En solidaridad del presidente con los venezolanos, confirma que en Venezuela somos víctimas de una dictadura. Desconocimiento anticipado por parte del Gobierno de Chile del fraude del próximo 20 de mayo”.

Ambos políticos almorzaron, de acuerdo con el periodista venezolano Alberto Rodríguez. El periodista también agregó que el presidente Piñera dijo: “No vamos a reconocer un Gobierno que da un golpe de Estado contra la Asamblea Nacional (…) y las anunciadas elecciones del 20 de mayo no son legítimas, por lo tanto, no serán reconocidas”.

Mientras en Chile el presidente acentuaba su posición, consonante con la postura del Grupo de Lima —quince países de la región— de no reconocer cualquier resultado que surja del falso comicio del 20 de mayo; en el viejo continente, la representante de la Unión Europea para la Política Exterior, Federica Mogherini, ratificaba la decisión de toda la comunidad política de rechazar la convocatoria.

“Pese a la suspensión de las negociaciones de Santo Domingo de manera indefinida, el Gobierno venezolano ha decidido adelantar las elecciones al 20 de mayo. Ese proceso no garantiza elecciones justas”, dijo la representante de la diplomacia europea durante un debate sobre Venezuela en el Parlamento.

Asimismo, diputados de la Eurocámara aprovecharon para exigir al dictador Nicolás Maduro que suspenda la farsa.

Se deben convocar “otras con la participación de todas las fuerzas en igualdad de condiciones”, dijo durante el debate el diputado español Esteban González Pons.

El diputado del partido Ciudadanos, Javier Nart, dijo que el régimen chavista es “liberticida“; mientras que el representante del Partido Socialista Organizado de España, Ramón Jáuregui, aseguró que las «elecciones» son “ventajistas”.

El pronunciamiento de Federica Mogherini durante el debate termina convirtiéndose en una confirmación de una postura ya blandida.

A principios de abril de este año la Unión Europea “lamentó” la convocatoria de Nicolás Maduro. En esa oportunidad, Mogherini dijo: “Esto solo exacerbará la polarización y creará más obstáculos para una solución política pacífica”.

Unos días después se llevaron a cabo una serie de reuniones en Europa con representantes de la Asamblea Nacional de Venezuela. De los encuentros, Mogherini acordó que la Unión Europea centrará sus esfuerzos en lograr que se suspenda el evento del 20 de mayo.

Ahora la máxima representante de la diplomacia de la comunidad ratifica su postura. Posición que se suma a la de los países del Grupo de Lima —Argentina, Bahamas, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía— y la de Estados Unidos.

Es casi todo el mundo Occidental el que rechaza los comicios y acuerda el desconocimiento a cualquier resultado que se anuncie, por su falta de legitimidad.

No son elecciones ni se pueden llamar así. Se trata de un proceso ilegal, convocado por un armatoste ilegal —la Asamblea Nacional Constituyente, impuesta con sangre y balas—. El árbitro, supuesto Poder Electoral, parcial. No existe quien garantice los resultados y, el año pasado, la empresa Smartmatic, que prestaba la infraestructura tecnológica al Consejo Nacional Electoral, denunció que las cifras pueden ser manipuladas. Además, los principales partidos de la oposición han sido ilegalizados; sus importantes dirigentes, inhabilitados; y la cantidad de presos políticos tras las rejas es alarmante.

Pese a todo lo expuesto —y muchas otras razones que descalifican la pantomima—, el falso opositor y (ex)chavista, Henri Falcón, se ha presentado y pretende representar a la sociedad que se opone al dictador.

Frente a su candidatura, el mismo secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, ha dicho: “Todos sabíamos que Henri Falcón iba a ser un instrumento del Gobierno bolivariano para dividir a la oposición (…) su candidatura beneficia al chavismo. Le habíamos pedido a la oposición venezolana que separara la paja del trigo y Falcón es la paja que se ha separado sola”.

Pero aún hay quienes piensan en ser parte del fraude de Maduro. El abogado, catedrático y articulista, José Ignacio Hernández, recuerda al respecto que “desde el punto de vista de la integridad electoral, no es relevante quiénes apoyen la votación del 20 de mayo”.

“En cualquier caso se tratará de un proceso fraudulento cuyo resultado siempre será ilegítimo”, dijo Hernández.

Comentarios