Amenazan a Joshua Holt con muerte: “Pintarán las paredes con mi sangre”

Holt pudo publicar su denuncia durante un motín en el que varios presos políticos resultaron heridos

785
El estadounidense Joshua Holt advirtió que el régimen de Maduro no lo liberará mientras continúe la “agresión” de EEUU y que amenazan con asesinarlo. (Archivo)

Se salió de control una revuelta en El Helicoide, Caracas, sede de la policía política Servicio Bolivariano de Inteligencia Militar (SEBIN). En el recinto, el régimen de Nicolás Maduro mantiene secuestrados a varios presos políticos, entre los que están el exalcalde Daniel Ceballos, el estudiante Lorent Saleh y el general retirado Ángel Vivas.

Otro de los presos políticos, quizá con mayor relevancia internacional, es el misionero Joshua Holt, quien fue detenido en Caracas en 2016 junto a su esposa venezolana, Tamara Belén. Ambos fueron acusados de terrorismo pero los testigos aseguraron en su momento que le inventaron todo y “colocaron armas en su apartamento”.

Hoy, miércoles 16, en medio de la revuelta en El Helicoide, Holt pudo publicar un mensaje en las redes sociales. En las publicaciones pide ayuda y denunciar que lo han amenazado con la muerte, si el Gobierno de Estados Unidos continúa con las sanciones contra el régimen autoritario de Nicolás Maduro.

“A los estadounidenses: necesito su ayuda para que me saquen de este sitio (…) Mi vida está amenazada. ¿Cuánto más tengo que sufrir aquí?”, suplicó Holt en un audiovisual. Luego se conoció la existencia del texto publicado en Facebook, en el que hace la grave denuncia.

 

“Ayúdenme, por favor, Estados Unidos, ¿cuánto más debo sufrir ilegalmente en este lugar? Quieren matarme y pintar las paredes con mi sangre. Soy un prisionero político y no me van a liberar. No me permitirán un proceso justo. El SEBIN me ha dicho que mientras mi Gobierno continúe atacando a este Gobierno y mientras Marco Rubio continúe hablando sobre mí, no me dejarán ir”, se lee en el texto.

“Las personas están muriendo aquí. Necesitamos ayuda. Por favor envíen ayuda. Envíen a alguien por mí. Por favor mis conciudadanos, no permitan que siga sufriendo en Venezuela. No soy un peón político, solo soy un hombre de Dios y solo quiero vivir feliz con mi esposa e hijos. ¡Por favor, ayúdenme!”, continuó Holt.

Al respecto, la periodista venezolana Ibéyise Pacheco escribió: “Al norteamericano Joshua Holt lo torturan y sentencian a que con su sangre pintarán las paredes hasta que Estados Unidos deje de promover sanciones contra funcionarios venezolanos. Si eso no es un rehén, díganme qué nombre le ponemos”.

Luego de difundirse las publicaciones de Holt y las imágenes de lo que ocurría en El Helicoide, la embajada de Estados Unidos en Venezuela, reaccionó.

“Estamos muy preocupados por el motín en El Helicoide. Joshua Holt y otros ciudadanos estadounidenses están en peligro. El Gobierno de Venezuela es directamente responsable de su seguridad y le haremos responsable si algo les sucede”, se lee en un tuit.

Hace un par de meses que supo que el gobernador ilegítimo del estado Carabobo, Rafael Lacava, había viajado a Washington D.C. para reunirse con congresistas estadounidenses y tantear la posibilidad de liberar a Joshua Holt a cambio de que se levanten las sanciones que la administración de Donald Trump ha impuesto.

La denuncia la hizo el senador republicano, Marco Rubio; y luego otros medios lo confirmaron: Lacava andaba cabildeando en Estados Unidos e intentando negociar. Entonces quedó claro que la situación de Holt es la de un rehén que el régimen de Nicolás Maduro mantiene secuestrado y a quien está dispuesto a liberar a cambio de un pago.

El motín en el SEBIN

Alrededor de la una de la tarde de este miércoles varios periodistas empezaron a denunciar una «situación irregular» en El Helicoide. Lo primero que se supo es que había presos políticos heridos.

“Presos del área de Control del Servicio Bolivariano de Inteligencia, sede Helicoide, se alzaron. En este momento, funcionarios toman las puertas, previendo un intento de fuga”, informó luego la periodista Elyangélica González.

Aparentemente el motín inició, de acuerdo con el periodista Daniel Blanco, cuando seis presos comunes atacaron al preso político, Gregory Sanabria, “por comerse una luz en los calabozos” [quebrantar alguna norma impuesta por los reos que dominan el sitio].

Eso derivó en que los presos comunes y los políticos se alzaran. Hubo represión e incluso denuncia de disparos —aunque aún no se reporta ningún asesinado—. Durante los momentos de la revuelta, varios reconocidos presos políticos pudieron filtrar algunos audiovisuales para denunciar la dramática situación que padecen en El Helicoide.

 

Comentarios