Golpe duro a «bolichicos» en Miami: desmantelan red que lavaba dinero de PDVSA

Los «bolichicos» se paseaban por Miami con impunidad. Vistiendo bien e invirtiendo. Pero al parecer ya no podrán

7.725
Los acusados compraban propiedades en Miami e invertían dinero obtenido gracias a la distorsión cambiaria que impera en Venezuela. (Miami)

Los «bolichicos», esa fauna extraña y peligrosa que vive camuflada, recibe un fuerte golpe. Gran noticia: según reseñó la agencia AFP y, posteriormente, El Nuevo Herald, un grupo de venezolanos y extranjeros fueron acusados de formar parte de una red de corrupción y lavado de dinero, que estaba vinculada a PDVSA y se favorecía del régimen cambiario que impera en Venezuela.

Ocurrió en Miami, cantera de los «bolichicos» o «boliburgueses», denominados también por la fiscalía estadounidense como «miembros de la élite venezolana». El grupo, conformado por cuatro venezolanos, un portugués, un uruguayo, un alemán y un colombiano, fue acusado de lavar, al menos, USD $1.200 millones.

«La malversación de las menguadas reservas internacionales es el combustible de corrupción con el tipo de cambio. PDVSA [la estatal petrolera venezolana] es la principal fuente de ingresos y las monedas extranjeras (principalmente el dólar estadounidense y los euros), están siendo usadas para alimentar este tipo de operaciones corruptas», se lee en la acusación presentada ante la corte.

El principal venezolano acusado es Fracisco Convit Guruceaga. Accionista de la polémica firma constructora Derwick Associates (vinculada, no solo al  Estado chavista y a funcionarios del régimen, sino al presunto opositor, Henry Ramos Allup, ya que su cuñado, Francisco D’Agostino, es también socio de la firma).

Convit Guruceaga, junto a los demás implicados, es acusado de «inundar el sur de Florida con dinero mal habido proveniente de Venezuela».

«El estado de la crisis social, política y económica de Venezuela, a través de la cual prosperar corruptos ecosistemas de varios miles de millones de dólares, están alimentando un río de fondos criminales que pasa a través del sur de la Florida, que se ha convertido en un centro internacional de lavado de dinero y en un destino deseable para prósperos criminales y cleptócratas», continúa la acusación.

Los acusados, que obtenían el dinero gracias a la distorsión cambiaria de Venezuela y al acceso a los fondos de la estatal PDVSA, utilizaban principalmente, como estrategia, la compra de propiedades inmobiliarias en Miami. También «esquemas sofisticados de inversiones falsas».

Carmelo Urdaneta Aqui es otro de los venezolanos acusados. Fue asesor legal del Ministerio de Petróleo y Minería de Venezuela. El otro es Abraham Edgardo Ortega, exdirector ejecutivo de finanzas de PDVSA.

El alemán es Matthias Krul. Vive en Panamá y fue arrestado el pasado martes mientras se encontraba en el Aeropuerto Internacional de Miami. Lo acusan de apoyar a varios funcionarios venezolanos y a los denominados «bolichicos». Trabaja también como banquero en Suiza.

También está el colombiano, Gustavo Adolfo Hernández Frieri. Arrestado en Italia y acusado de utilizar «sus firmas financieras con sede en Miami, Global Security Advisors y Global Strategic Investments, para lavar dinero a través de inversiones falsas en fondos mutuales».

Todos cayeron bajo la llamada «Operación Fuga de Dinero», cuya investigación tardó más de dos años y terminó con estos arrestos y las acusaciones.

Inició en 2014 luego de que autoridades estadounidenses detectaran un «esquema cambiario para malversar cerca de USD $ 600 millones de PDVSA, obtenidos a través del pago de sobornos y esquema de fraudes».

Continuó mientras una «fuente confidencial» participaba en las negociaciones con los acusados. A la fuente le ofrecieron, primero, comprar dólares a un precio muy por debajo del mercado negro.

«La fuente inicialmente realizó varias operaciones de este tipo por decenas de millones de dólares, que obtuvo inicialmente en euros . Pero la operación luego entró en problemas por la negativa de los acusados a propiciar la debida documentación para justificar la procedencia de los fondos ante las autoridades que velan por la transferencia del sistema financiero internacional», se lee en El Nuevo Herald.

Cuando la fuente intentó dejar el negocio, por lo riesgoso que era, se reunió con los acusados en la oficina de Francisco Convit Guruceaga en Caracas. «En la reunión Convit, Urdaneta, Amparan y CS [la fuente] se sentaron en una mesa. Convit tenía una pistola en la mesa [y] al lado de Convit había un pastor alemán con un collar eléctrico. Convit tenía el control remoto del collar y comentó que él no siempre podía controlar al perro», se lee en la acusación.

Sobre este duro golpe a los «bolichicos», o venezolanos que se han enriquecido gracias a contratos y negocios ilegales con el régimen dictatorial de Nicolás Maduro, la periodista Ibéyise Pacheco escribió: «Cae una red del madurismo en EE.UU. 1.200 millones de dólares fueron lavados utilizando el esquema cambiario. PDVSA no escapa a la operación ilegal».

«Claro ejemplo de por qué Maduro se niega a tomar medidas para sanear la economía y por qué los venezolanos mueren de hambre», agregó Pacheco.

Los «bolichicos» se paseaban por Miami con impunidad. Vistiendo bien e invirtiendo. Como si fueran ricos de verdad. Hasta los venezolanos, exiliados por la criminal crisis chavista, les estrechaban las manos. Era el terreno donde, pese a odiar la libertad, podían ser libres. Pero al parecer —y afortunadamente— ya no. Porque la justicia americana va contra ellos.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento