Guerrilla colombiana afirma que está abierta a la paz

10

El Ejército de Liberación Nacional (ELN) anunció el miércoles 7 de enero que se encuentra dispuesto a iniciar el diálogo con el Gobierno colombiano e, incluso, a contemplar la posibilidad de abandonar las armas tras 50 años de conflicto, según afirmó su máximo líder, Nicolás Rodríguez Bautista.

Mediante un video publicado en la página web del ELN, en el marco del quinto Congreso de la organización guerrillera, «Gabino», como es mejor conocido el jefe de la agrupación, expresó su disposición a negociar con el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, con el objetivo de poner fin al conflicto armado.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

«Asistimos a este diálogo para examinar la voluntad real del Gobierno y del Estado colombiano; si en este examen concluímos que no son necesarias las armas, tendríamos la disposición de considerar si dejamos de usarlas», consigna la «Declaración Política» de la guerrilla.

«El Gobierno de Santos tiene la disyuntiva de persistir en su política de guerra y pacificación o atreverse a un verdadero camino de paz deseado por todos los colombianos», añadió Rodríguez Bautista, quién además remarcó que el éxito final de esta iniciativa está en manos del Estado.

Antonio García, comandante central del ELN, también se mostró abierto al diálogo, aunque hizo hincapié en que para alcanzar la paz no es suficiente con el abandono de las armas, sino que también es necesario trabajar para la construcción de transformaciones profundas por el bien del país.

El anuncio del ELN se da a 50 años de la toma armada de Simacota, localidad del departamento de Santander, el primer pueblo atacado por la guerrilla. La fuerza del ELN se centra en los departamentos de Norte de Santander y Arauca, fronterizos con Venezuela, donde todavía mantiene operaciones y desde los cuales cruza frecuentemente al vecino país, al que utiliza como aliviadero.

El ELN ha sostenido negociaciones de paz desde la década de 1990 con los últimos cuatro Gobiernos colombianos (Ernesto Samper, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe, en dos períodos; y Juan Manuel Santos). Ya previamente, a comienzos de la década de 1980, había iniciado un proceso de paz con el Gobierno de Belisario Betancourt.  Las negociaciones siempre se frustraron por falta de voluntad de diálogo entre las partes.

Cálculos de 2012 estimaban que el número de miembros de esta guerrilla era inferior a 10.000.

La disposición a negociar se conoció dos días después de que Santos invitara a la organización guerrillera a seguir los pasos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en lo que respecta a la negociación y la declaración de un cese unilateral e indefinido del fuego.

«Queremos invitar al ELN a unirse a la iniciativa de un cese del fuego unilateral, como lo hizo las FARC. Y también queremos invitarlos a llegar a un acuerdo, lo más pronto posible, sobre los puntos de la agenda que hemos venido discutiendo desde hace algún tiempo», expresó Santos el lunes en Cartagena, donde tuvo lugar la reunión entre el presidente con los negociadores de paz y los asesores internacionales en el proceso.

Fuentes: El EspectadorEl País.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento