Virales

Newsletter

Hallan en Venezuela a terrorista de ETA solicitado por España

Por: Staff de PanAm Post - Feb 16, 2015, 9:55 am

EnglishEl ministro español de Justicia, Rafael Catalá, afirmó el lunes 16 de febrero que el gobierno de su país esperará que sea la Audiencia Nacional la que solicite, al gobierno venezolano, la extradición del terrorista de ETA Iñaki De Juana Chaos, quien, según informaciones periodísticas, vive en Chichiriviche, un poblado costero del país suramericano, a unos 300 kilómetros de Caracas, donde regenta una tienda de licores.

Manifestantes en España contra la liberación de Iñaki de Juana Chaos, durante una marcha en 2007 (Flickr)
Manifestantes en España contra la liberación de Iñaki de Juana Chaos, durante una marcha en 2007 (Flickr)

De Juana Chaos, quien causó la muerte de al menos 25 personas durante su carrera como terrorista, fue condenado a 3 mil años de cárcel en 1987, pero de ellos pagó menos de 18, debido a beneficios de reducción de pena de acuerdo con el Código Penal Español.

Sin embargo, fue colocado en prisión preventiva nuevamente en 2006, por escribir dos artículos en medios independentistas vascos en los que, según los jueces de esa causa, hacía apología del terrorismo, por los que fue condenado, ese mismo año, a otros doce en prisión.

Tras varias huelgas de hambre, esa condena fue rebajada a tres años, y en 2008 salió, pero se le abrió un nuevo juicio, en esta oportunidad, por una carta leída en un acto público en la que, nuevamente, los jueces encontraron una posible apología del terrorismo. Pero De Juana Chaos ya había huido a Irlanda, y en 2010, cuando se emitió una alerta de captura en su contra por Interpol, desapareció de ese país.

Pero ya el año pasado, medios españoles divulgaron fotos del terrorista paseando con su esposa, Irati Aranzábal, y un hijo de dos años que ambos tienen en común, en un centro comercial en el país suramericano. Aunque entre Venezuela y España hay un tratado de extradición que rige desde 1990, también Venezuela ha sido, al menos desde los 70 y la mayoría de las veces con la connivencia del gobierno español, un refugio para connotados etarras; de hecho, en 2011 se conoció que uno de los más connotados miembros del grupo terrorista independentista vasco, Arturo Cubillas, trabajaba como asesor en el Ministerio de Agricultura del país suramericano.

A pesar de que el Gobierno español solicitó su extradición durante ese mismo año, la misma no se ha concretado, y hasta donde se conoce, Cubillas es un cercano colaborador de Elías Jaua, uno de los hombres más influyentes del “chavismo” y ministro de Comunas.

Aunque muchos consideran que el caso de De Juana Chaos es político, en la sociedad española no parece haber fisuras sobre que pagar apenas 18 años de cárcel cuando la pena estipulada era de 3.129 años es, cuando menos, injusto. De hecho, en 2007, una manifestación de víctimas de ETA en Madrid tenía como único punto de convocatoria “protesta por la rebaja de la condena al terrorista (José Ignacio) De Juana Chaos”. La concentración reunió a miles de personas, según medios locales.

En tanto, el gobierno venezolano no se ha manifestado sobre el caso de De Juana Chaos, que vive en el estado Falcón, uno de los más pobres del país, luego de haber sido visto el año pasado en Puerto La Cruz, en el extremo opuesto de la costa venezolana, donde regentaba, siempre según la prensa española, un restaurante que quebró. En aquella oportunidad, fue también Jaua, quien ejercía como canciller del gobierno venezolano, el que señalaba que no había solicitud oficial de parte de España para investigar el tema, ni información que ofrecer.

Igualmente, el presidente del país suramericano, Nicolás Maduro, había señalado en un programa de televisión que De Juana Chaos “no se encontraba en Venezuela” y pidió “no dejarse llevar por especulaciones de campaña”.

A su vez, el ministro de Interior español, Jorge Fernández, afirmó que el Gobierno “estudiará” la solicitud de extradición y “lo hará si procede y si la autoridad judicial (Audiencia Nacional) lo considera oportuno”.

Fuentes: El Mundo, El Nuevo Herald