Virales

Newsletter

Gobierno uruguayo intenta frenar la quiebra de su petrolera estatal

Por: Staff de PanAm Post - Dic 8, 2015, 3:07 pm
El actual vicepresidente uruguayo fue director de esta empresa hasta el 2013. (@Subrayado)
El actual vicepresidente uruguayo fue director de esta empresa hasta el 2013. (@Subrayado)

El pasado 7 de noviembre, Tabaré Vazquéz, presidente uruguayo, declaró que su Gobierno se encuentra trabajando para capitalizar a la empresa petrolera Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap), que continúa generando pérdidas y cerrará el presente año con cifras negativas, siendo uno de los problemas más importantes que tiene que sobrepasar la coalición oficialista Frente Amplio.

Es un tema que afecta directamente al actual vicepresidente Raúl Sendic, y a su grupo, la Lista 711, puesto que él lideró esta empresa en el período pasado, y actualmente se encuentra dirigida por José Coya, una de las personas de confianza de Sendic.

Ancap cerró 2014 con pérdidas de US$324 millones. Mientras que Diego Labat, otro de los directores de la empresa, manifestó que a junio de este año Ancap había perdido US$150 millones, y que utilizando proyecciones de acuerdo a todas las variables del segundo semestre, todo parece indicar que la empresa petrolera terminará 2015 con pérdidas por US$207 millones.

Labat apoya la posible capitalización de la empresa, puesto que es un aspecto con el que venía trabajando desde mayo del presente año dada la necesidad de inyección de capital y cambios en la gestión que necesita Ancap.

Danilo Astori, ministro de Economía y Finanzas, expresó que la institución ya se encuentra trabajando en el salvataje económico para reperfilar el pasivo del ente.

“Estamos preocupados (por los resultados) y ocupados (en resolver ese problema). Estos resultados tienen  que ver con inversiones que tienen que ser mejor coordinadas, esto vale también para todas las empresas públicas. Y también con mayor cuidado en los gastos operativos”, afirmó Astori en declaraciones hechas en junio.

Para Labat, la empresa petrolera debería recibir entre US$ 700 y US$800 millones para salvarse, e incluso llegar a US$1.000 millones si fuera necesario.

Fuente: El Observador