Virales

Newsletter

Las 5 preguntas que debe responder el Gobierno Santos tras el atentado del Andino

Por: Staff de PanAm Post - Jun 19, 2017, 3:33 pm
(Facebook)
Julie Hyunh, ciudadana francesa de 23 años, fue la primera víctima de la bomba que estalló en el Centro Andino. (Facebook)

Es claro que, durante años, el Centro Comercial Andino ha estado prevenido acerca de la posibilidad de convertirse en el objetivo de un ataque terrorista. De lo contrario, no sería necesario para todo vehículo que ingresa al parqueadero abrir su baúl para que sea inspeccionado por guardias de seguridad y perros antiexplosivos a la vez.

En la superficie del Andino, como en todo centro comercial moderno, abundan las cámaras de seguridad. También los locales adyacentes sobre las carreras 11 y 12, la avenida 82  la calle 82 están equipados con equipos electrónicos de vigilancia.

Por eso asombra que a más de 30 horas después del atentado del sábado, en el que murieron tres personas y otras ocho resultaron heridas, la ciudadanía no tenga ninguna información concreta acerca de los autores del acto terrorista.

Aunque la discusión acerca del atentado en redes sociales inmediatamente asumió un carácter político —con opositores sugiriendo que la impunidad que obtuvieron las FARC en La Habana necesariamente fomenta actos de terror, y los gobiernistas acusando a sus críticos de querer politizar una masacre recién cometida—, el hecho es que el manejo del Gobierno Santos de la información básica acerca de la explosión frente a la opinión pública ha sido lamentable.

Después de largas horas de silencio al respecto, al terminar el consejo de seguridad que convocó en la Casa de Nariño ayer, Santos se limitó a decir que había tres hipótesis acerca de los responsables, pero no dio ningún nombre para, según él, no entorpecer la investigación de las autoridades. Según BBC Mundo, sin embargo, los sospechosos son el ELN, las disidencias de las FARC, el Clan del Golfo, el Movimiento Revolucionario del Pueblo y grupos paramilitares. Es decir, las sospechas caen sobre todo grupo violento organizado y conocido de Colombia.

Santos también anunció que había cancelado un viaje a Portugal que tenía programado, para así hacerse cargo de la investigación del atentado del Andino (aunque también aclaró que la Fiscalía y la Policía eran los únicos entes responsables del caso).

Como de costumbre, los grandes medios colombianos han sido serviles ante el gobierno, con muy pocos periodistas dispuestos a hacerle preguntas incómodas así sean urgentes. Las siguientes, sin embargo, son las cinco preguntas que debe responder el gobierno Santos cuanto antes por el bien del país, de Bogotá y de la seguridad de sus habitantes.

1. ¿Por qué un terrorista querría hacer estallar una bomba en el baño de un centro comercial?

Cuando un terrorista, actuando individualmente o dentro de un grupo criminal, decide cometer un acto violento en un lugar público y de tal manera arriesgar su vida y su libertad, lo lógico es que busque causar el mayor impacto posible. Si su meta es aterrorizar a la población de una ciudad o un país, bombardear un concurrido centro comercial es una manera ideal de lograr su objetivo. No obstante, dentro de ese centro comercial el baño no es el lugar donde un explosivo puede causar el mayor daño posible. En el atentado del Andino, de hecho, las paredes del baño donde explotó el artefacto contuvieron el poder de la explosión.

Según un experto en asuntos de seguridad que consultó el PanAm Post, “un baño de un centro comercial no es el lugar ideal para hacer estallar una bomba, pero sí es un muy buen lugar para armarla y luego dejarla en otro lugar”.

¿Está este escenario dentro de las “hipótesis” que mencionó Santos sin entrar en detalle alguno?

2. ¿Era la intención de los autores matar a muchas más personas de las que murieron el sábado?

Si en efecto la intención de los autores no era hacer detonar la bomba en un baño del Andino, sino activarla ahí, dentro de una cabina, y luego depositarla en otro lugar, por ejemplo, en una caneca de la basura en el segundo piso cerca de las escaleras electrónicas, donde transitan docenas o cientos de personas a la vez un sábado a las 5 p. m, entonces la intención hubiera sido asesinar a muchos más individuos de los que murieron hace dos días.

Si ese en efecto es el caso, surgen dos conclusiones tentativas. La primera: que el atentado del sábado ha debido ser de una magnitud mucho mayor en términos de sangre y terror. Por lo tanto las consecuencias políticas hubieran sido enormes.

La segunda conclusión es que, si la bomba iba a ser armada en el baño de mujeres, ha tenido que ser una mujer la persona a cargo de hacerlo. Esto descartaría la tesis que ha aparecido en medios como Semana según la cual un hombre sospechoso ingresó al baño de mujeres del segundo piso, presuntamente para dejar la bomba activada bajo la letrina o en una caneca de la basura.

 

3. ¿Qué sucedió exactamente en el baño del Centro Comercial Andino?

El experto consultado por el PanAm Post declaró que Julie Hyunh, la ciudadana francesa de 23 años que murió en el atentado del sábado, fue la única víctima que falleció instantáneamente tras la explosión, lo que quiere decir que era la persona más cercana a la bomba. También Semana confirma que Huynh fue “la persona más cercana al explosivo”, y agrega que la bomba “habría sido instalada en la caneca de la basura y detonó en el baño donde a esa hora se encontraba la joven francesa”.

Semana, sin embargo, aclara en su artículo que

con la posición en que fue hallado el cuerpo, rompió la pared trasera del baño que ocupaba, se trata de calcular la posición en que fue instalado el artefacto. Hasta ahora, informes iniciales apuntaban a que fue instalado debajo de la letrina, sin embargo, se cree que para que el cuerpo tuviera esa trayectoria el artefacto pudo haber estado instalado en la caneca de basura, ubicada en el separador derecho del baño.

No obstante, si la caneca del baño estaba situada a los pies de Hyunh y hacia la pared, donde usualmente se encuentran las canecas en los baños del Andino (es decir, al lado opuesto la puerta de la cabina), una explosión en ese lugar no hubiera lanzado a la joven hacia “la pared trasera del baño que ocupaba”.

Según nuestra fuente, dependiendo de los fragmentos de la bomba que encuentre la autopsia en el torso, los brazos, las manos, la cara y el cuello de Hyunh, se podrá determinar la posición de su cuerpo en relación con la bomba. Es posible que esos resultados confirmen que Huynh se encontraba en el baño por coincidencia, pero también que sugieran que Hyunh sostenía el explosivo al frente suyo en el momento de la detonación. De ser este el caso, es posible que intentaba armar la bomba o manejarla en ese instante. De hecho, podría haber huellas digitales parciales sobre fragmentos del explosivo que indiquen quién la manipuló.

Por las razones anteriores, el experto, cuyas declaraciones se han dado bajo el anonimato, considera que, con la información actual que tiene el público, Hyunh debe ser considerada como uno de los sospechosos de haber cometido o participado en el atentado.

Si en efecto la explosión ocurrió al frente de Hyunh y ella estuvo involucrada en el atentado (y descartando un ataque suicida), surge la pregunta de por qué la joven permitió que su madre, quien la acompañaba en el baño del Andino, estuviera expuesta a los efectos de la bomba. Una posibilidad es que Hyunh, consciente de lo que hacía, confiaba en que el explosivo no se detonaría antes de que ella lo dejara en el lugar planeado. Es decir, la joven confiaba en que la bomba no iba a estallar en el baño en el momento en que lo hizo y que, por lo tanto, no la afectaría ni a ella ni a su madre, cuya presencia podía luego usar como coartada.

Otra posibilidad es que Hyunh haya sido utilizada por los actores criminales del ataque terrorista para que,  sin que ella lo supiera, transportara el paquete en donde se encontraba la bomba y lo dejara en algún lugar del Centro Andino. En ese caso, el explosivo o se activó por accidente o fue activado a distancia.

El periódico El Colombiano cita al coronel John Marulanda, también experto en seguridad, quien declara que

La foto que hay de la herida de ella demuestra que el explosivo actuó muy cerca de ella, no pegado a ella, por la ruptura que le hizo de la cadera. No sabemos si está implicada en el incidente o si simplemente fue una persona que estaba ahí.

4. ¿Quién era exactamente Julie Hyunh y qué hizo durante su viaje a Cuba?

Lo que se sabe de la vida de Hyunh también puede resultar sospechoso en el contexto del atentado. Al haber sido voluntaria durante seis meses en una ONG que trabaja con guerrilleros desmovilizados en el sur de Bogotá, Huynh habría entrado en contacto con individuos que sabían usar las armas y que al menos solían estar convencidos de la justificación de la lucha armada. ¿Pudo Hyunh haber sido radicalizada dentro de ese contexto? ¿Llegó Hyunh a Colombia ya con una visión idealizada de la lucha guerrillera?

Como Tanja Nijmeijer, la holandesa que ingresó a las FARC tras hacer trabajo social en Pereira durante el año 2000 y haber viajado por Colombia durante el año siguiente, Hyunh tenía el perfil de una persona que, por medio de alguna mala influencia, ha podido llegar a involucrarse en la lucha armada comunista: joven, europea, de clase media, estudiante, altruista, no solo preocupada por la desigualdad en el tercer mundo sino dispuesta a dedicar su vida o parte de ella a trabajar con desplazados, damnificados de la violencia y desmovilizados. Por supuesto que la mayoría de europeos con dicho perfil no se convierten en terroristas, pero sí existe la posibilidad de que alguno se radicalice mientras hace su trabajo de campo. El caso de Tanja lo comprueba.

Según El Colombiano, Hyunh recientemente había visitado uno de los campamentos de las FARC:

Para Marulanda es muy particular la presencia de la francesa de 23 años que murió en los hechos, Julie Huynh, que trabajaba en una ONG vinculada con reinsertados, fue parte del Comité de recepción del presidente François Hollandecuando estuvo visitando uno de los campamentos de las Farc y estaba recién llegada de Cuba.

En cuanto a la visita de Hyunh a Cuba, esa isla es un popular destino turístico, pero el gobierno cubano también fue un patrocinador del terrorismo mundial según Estados Unidos hasta mayo del 2015. De hecho, Barack Obama retiró a Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo en ese entonces como preparación para restablecer los lazos diplomáticos y comerciales con el régimen de los Castro, pero enfrentó una dura oposición Republicana al hacerlo. Entre sus más fuertes críticos estuvo el Senador Marco Rubio, quien hoy es el motor detrás del giro que le ha dado la administración Trump a la política de Estados Unidos frente a América Latina. Como Trump confirmó el viernes, ese giro incluye deshacer el acuerdo entre Obama y Raúl Castro y retomar una línea dura hacia Cuba.

¿Es posible que Hyunh haya recibido algún tipo de entrenamiento relacionado al atentado del sábado en Cuba? No se sabrá hasta que se sepa exactamente qué hizo durante su estadía en la isla.

5. ¿Por qué el gobierno está dilatando al máximo el proceso de brindar información a la ciudadanía acerca del atentado?

Un día después del atentado contra un mercado navideño en Berlín el pasado 20 de diciembre, la revista alemana Cicero criticó el descuido y la falta de respuestas del gobierno y las autoridades por no expresar ninguna claridad acerca de la identidad del terrorista responsable. En Bogotá pronto pasarán dos días enteros tras el atentado del Andino y el gobierno Santos aún no presenta ninguna respuesta concreta que alivie en lo más mínimo la grave preocupación de la ciudadanía.

¿Por qué Santos y su gobierno han demorado excesivamente un pronunciamiento concreto acerca de los hechos y de los terroristas que golpearon el sábado a Bogotá?

Una posibilidad que gana peso con el tiempo es la participación de Huynh en el atentado. Esto crearía tensión entre Colombia y Francia tan solo días antes de su viaje a París para reunirse con el Presidente Macron. Como dijo Santos en su discurso de ayer, su homólogo en París y él discutirán la “cooperación” entre Francia y Colombia. Santos agregó que “este año es muy especial para la relación entre estos dos países…”. Por otro lado, cuando el expresidente francés François Hollande visitó Colombia en enero, ratificó el apoyo de su país al acuerdo de Santos con las FARC y prometió que entregaría recursos para el llamado “posconflicto”. Sobra decir que a Santos no le conviene revolver el avispero diplomático con Francia en este momento en particular.

Tampoco le conviene divulgar ninguna información que lance sospechas sobre Cuba, cuyo gobierno fue fundamental para el proceso entre el Gobierno Santos y las FARC desde el inicio.

El gran problema es que Santos, con sus juegos políticos, puede estar perjudicando la seguridad de los bogotanos.