«Esto no es socialismo» y otras fake news de la izquierda mamerta sobre Venezuela

Que si Guaidó es "autoproclamado" o "Maduro es legítimo". El diablo se esconde en los detalles. Y por Internet, a miles de kilómetros de distancia, es imposible distinguirlos.

3.416
Un manifestante muestra heridas en su cuerpo durante una protesta contra la dictadura de Nicolás Maduro, el pasado 23 de enero en Caracas (Venezuela). EFE/Cristian Hernández

Aunque está claro que la mayor parte de los amigos de la democracia, en el mundo entero, apoya la restitución del orden constitucional en Venezuela, la instalación de un Gobierno de transición y la celebración de elecciones libres, aún buena parte de los medios —que se encuentran a la izquierda de la opinión pública mundial en este momento—, hacen eco, o dirigen, el discurso de la izquierda mamerta, esa que, tras siglo y medio, aún está esperando que fracase el capitalismo; y lo que es peor, que el socialismo tenga su primer éxito para decir que estaban en lo cierto.

Por ello, y para consumo de esa izquierda mamerta, PanAm Post ha elaborado un manual con las siete fake news más comunes que se publican cuando se habla de lo que está viviendo Venezuela actualmente.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Léanselo, socialistas del mundo entero, para que den un poco menos de vergüenza ajena al argumentar. Y para que respeten un poco al pueblo venezolano, uno de los que más ha sufrido en este comienzo del siglo XXI, cuando clama por ayuda internacional para salir de una banda criminal que lo tiene secuestrado.

1) Guaidó “se autoproclamó”

Si bien es cierto que la juramentación de Guaidó no se atuvo a la formalidad de realizarse en el Parlamento, sus competencias sí están bien establecidas en el artículo 233 de la Constitución cuando se produce un vacío de poder o una usurpación.

Su mandato no solo es legítimo, es totalmente legal, y la mayoría de constituciones del mundo le conceden al presidente del parlamento (que por definición, son los representantes de la ciudadanía) la jefatura del Gobierno de sus países en condiciones excepcionales.

2) “Maduro es legítimo”

Si a alguien le quedaba alguna duda de cómo Nicolás Maduro ha ido perdiendo legitimidad desde que el chavismo fue derrotado por paliza en las elecciones parlamentarias de 2015, la farsa electoral del 20 de mayo de 2018 (una elección sin ningún estándar democrático) terminó de quitársela.

El primer período electoral ya estuvo envuelto en el escándalo porque el margen con el que “ganó” fue muy estrecho, y no se permitió una auditoría posterior; pero el proceso de 2018 estuvo tan profundamente viciado que por adelantado, buena parte de la comunidad internacional advirtió que no lo reconocería.

Maduro ha creado un parlamento paralelo con poderes “plenipotenciarios” y compuesto, de forma fraudulenta, solo por sus más cercanos. En la práctica, ha abrogado la Constitución, esto es lo que significa la “plenipotenciaridad” (?) de la Asamblea Constituyente, creada, por cierto, sin los extremos que exige la propia Constitución para su instalación.

También ha inhabilitado, por vía administrativa, a todos los candidatos que podían hacerle sombra y ha inhabilitado que la oposición funcione como una coalición electoral y las tarjetas de todos los partidos (menos dos) de los que ganaron las elecciones parlamentarias de 2015.

Como si eso no fuera suficiente, Maduro controla el Tribunal Supremo de Justicia sin disimulo (su acto de juramentación para un segundo período ante ese tribunal, aunque establecido por la Constitución también como un caso extremo, no fue sino una pantomima, porque quien le recibió el juramento no cumple los requisitos para ser magistrado), y su Gobierno es tan represivo que ha obligado a buena parte de la propia izquierda a desmarcarse de él (leer el punto 7, “Maduro no es de izquierda”).

3) “Esto es un golpe de Estado fraguado en EEUU”

“Donde el Gobierno no puede ser reemplazado sin recurrir a la violencia, estamos en presencia de una tiranía”, señala Karl Popper. Esto no puede ser más cierto en Venezuela, donde todo este problema surge de una sola situación: Maduro y su grupo no quieren entregar el poder democráticamente.

“No volverán a gobernar este país, ni por las buenas ni por las malas”, ha señalado repetidamente Maduro. Otra frase: “Aquí no habrá elecciones (entre 2016 y 2017) hasta que el chavismo pueda ganarlas”.

Pero más allá de las frases están los hechos: para que los venezolanos no pudieran cambiar a su Gobierno, adulteraron el padrón electoral, prohibieron fraudulentamente la realización de un referendo contra Maduro, que era constitucional, y han recurrido, sistemáticamente, a la cárcel y a la tortura, ya no solo contra dirigentes opositores, sino contra opositores, llanamente.

Han eliminado todas las referencias a la oposición en los medios de comunicación, han estrangulado la prensa libre, aun así, quieren censurar Internet. Todo porque Maduro es, probablemente, el mandatario más impopular de la historia de Venezuela.

Estados Unidos está ayudando en el esfuerzo de recuperar la institucionalidad en Venezuela, y tan peligroso es el chavismo para el hemisferio occidental, que el propio New York Times, que tiene una guerra abierta con el presidente de EE. UU., Donald Trump, ha señalado que el caso de Venezuela es el único en el que ha tratado con justicia a una tiranía, porque acusa a Trump de tener buenas relaciones con el resto de los líderes antidemocráticos del mundo.

Además, EE. UU. tiene la fundada preocupación de que Venezuela desestabilice a Colombia, su principal aliado en la región, y a Israel, su principal aliado en Medio Oriente, por el apoyo activo que da y recibe de movimientos como Hizbulá. Eso, por no mencionar que buena parte del alto Gobierno está bajo sospecha o directamente acusado de participar en el negocio del narcotráfico. Esto, en tribunales de EE. UU.

4) “Muchos países reconocen a Maduro”

Al 27 de enero de 2019, a cuatro días de su juramentación, esta es la situación: 30 países reconocen a Guaidó como el presidente legítimo. Si la Unión Europea (algunos países ya lo han hecho) lo reconoce en pleno, el respaldo a Guaidó será de más de 50 países.

Pero, además, estos países son las principales democracias del mundo: Estados Unidos, casi todos los países importantes de Latinoamérica (con la excepción de México y Uruguay, que reconocen a Maduro), y los países europeos.

En cambio, a Maduro lo reconocen trece países. De ellos, tres son países importantes (China, Rusia y Turquía), y luego, tras México, Uruguay y Sudáfrica están países muy pequeños, como Siria, Cuba, Bolivia, o Guinea Ecuatorial.

El Instituto Cato ha demostrado, además, que la mayoría de los países que apoyan a Maduro son autocracias abiertas (como China, Rusia, la propia Turquía, Irán o Cuba), o autocracias en formación. En común tienen casi todas la de ser cleptocracias. Pocos regímenes en el mundo hay tan corruptos como la Guinea de Teodoro Obiang, uno de los dictadores más nocivos y longevos que actualmente queda en África.

El primer apoyo de la oposición venezolana está en toda su frontera sur y en las antillas neerlandesas, que tiene a distancia visual de sus costas; el primer apoyo de Maduro, que es Cuba, está a 2.000 kilómetros.

No hay proporción.

5) «Quieren el petróleo venezolano”

Por supuesto. Los que más quieren el petróleo venezolano son los propios venezolanos. Quieren volver a producir los 3,3 millones diarios de barriles que se producían antes de que chavismo llegara al poder hace 20 años, para poder reiniciar su economía devastada (ahora producen 1 millón de barriles). Por supuesto, además, el petróleo venezolano lo quiere el mundo entero.

“China tendrá todo el petróleo venezolano que quiera”, acaba de señalar el sábado la vicepresidenta del chavismo, Delcy Rodríguez, frente al embajador de China, Li Baorong. De hecho, buena parte de la preocupación de China y Rusia es que Chávez primero, y Maduro después, tras malbaratar en populismo y corrupción los ingresos más importantes de la historia de Venezuela, se endeudaron poniendo el petróleo venezolano como garantía. Apoyan a Maduro, simplemente, porque quieren cobrar.

Pero más allá: ¿sabe alguien de la izquierda el horroroso crimen ambiental (ellos que se dicen ecologistas) que se está cometiendo en el “arco minero del Orinoco”? Al que no lo sepa, investigue. A lo mejor deja de apoyar al chavismo.

6) “Hay un bloqueo económico”

Venezuela se ha bloqueado a sí misma con un manejo demencial de la economía. Nadie en su sano juicio le prestaría dinero a un consumidor de metanfetaminas, y así se dirige la economía venezolana. Tanto es así,que el premio Nobel de Economía 2018, William Nordhaus, se ha referido a esto en los términos siguientes: “Nunca vi una economía tan mal manejada como la venezolana. Maduro apuñala a la economía venezolana todos los días, y luego se pregunta por qué se le está muriendo (…) Jamás vi algo tan feroz manejando un cargo de esa naturaleza”.

¿Qué tiene que ver eso con las sanciones? Maduro insiste que por las sanciones no puede refinanciar la deuda venezolana, lo cual es cierto. Pero ¿quién va a querer sentarse a negociar un refinanciamiento de deuda con un régimen así? Dice Maduro que Estados Unidos lo bloquea, pero el intercambio comercial en 2018 creció 10 % en relación con el 2017.

La mayor parte de las ventas: petróleo que va de Venezuela a EE. UU. y gasolina (sí, gasolina) que viaja de EE. UU. a Venezuela para que Maduro la regale. Porque la gasolina en Venezuela es regalada mientras la gente muere en los hospitales por falta de medicinas. Hace 20 años Venezuela era exportadora de gasolina, con un parque automotor que era el doble del de hoy.

Llámelo socialismo: póngalo en el Sahara, y en cinco años tendrá que importar arena.

7) “Esto no es socialismo”

La última de Pedro Sánchez, que al igual que sus socios de Podemos, los del Frente Amplio en Uruguay, el propio AMLO en México o una parte del partido Demócrata de EE. UU., no saben cómo quitarse la mancha que significa el peor régimen de la historia de América Latina por sus resultados.

“Esto no es socialismo”, dicen de lo de Maduro, pero lo cierto es que sí lo es. Es un régimen comunista, que permite cierta actividad privada porque Fidel Castro, mentor de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, dijo muchas veces que era un error la estatización total de la economía. Pero lo cierto es que desde la caída del muro de Berlín, nadie intentó desde cero crear un régimen socialista real, salvo Venezuela.

Y los resultados están a la vista.  Las mismas catástrofes de la URSS, Camboya, la China de Mao… hambruna, muerte, emigración.

Por supuesto que es socialismo.

Es tiempo de abrir los ojos, izquierda mamerta…

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento