Sindicatos argentinos presionan por mayores impuestos a sector financiero y juegos de azar

0
(Ámbito)
Las autoridades de la CGT expresaron su molestia por no haber sido tomadas en cuenta por el Ejecutivo para la elaboración del proyecto de Ganancias que fue presentado ante la Cámara de Diputados (Ámbito)

Tras expresar su inconformidad con el proyecto de reforma de impuesto a las Ganancias presentado por el Gobierno, la Confederación General del Trabajo de la República Argentina (CGT)  prepara una agenda para involucrarse en las mejoras a las propuestas presentadas hasta ahora por el oficialismo y la oposición.

El diario Clarín destaca en una nota publicada este martes, que el triunvirato de la CGT se reúne no solo para estudiar los distintos proyectos, sino también para definir un cronograma de visitas a los jefes de bloque de las fuerzas políticas que hacen vida en la Cámara de Diputados.

Carlos Acuña y Héctor Daer, dos de las autoridades que conforman el triunvirato de central obrera, son diputados opositores y están dispuestos a apoyar el proyecto que presentó su partido el Frente Renovador (FR). Esta iniciativa presentada por el líder del FR, el diputado Sergio Massa, propone llevar el mínimo no imponible a AR$ 30.000 (USD$ 1.925,10) para los solteros y AR$ 48.000 (USD$ 3.080,16) para los casados.

Para no desfinanciar al Estado, Massa propuso como fuente de recaudación un impuesto a los plazos fijos y cuentas con Lebac (títulos de la deuda) de más de AR$ un millón (USD$ 64.960); un impuesto al juego; volver a aplicar retenciones del 5 % a las mineras que el macrismo eliminó; y cobrarle impuesto a las ganancias extraordinarias con el dólar futuro.

El proyecto oficial aumenta en un 15 %, a partir del 2017, el mínimo no imponible de Ganancias. Para un trabajador dependiente sin hijos sube de AR$ 18.880 mensuales (USD$ 1.219,65 ) a AR$ 21.712 (USD$ 1.402,60) por mes. Un trabajador casado con 2 hijos menores de 18 años pasa de AR$ 25.000 (USD$ 1.615) a AR$ 25.231 (USD$ 1.629,92).

El sindicalista Daer, quien calificó de “mezquino” el proyecto oficial,  insistió que el Ejecutivo debe tener “valentía” para gravar sectores como el juego de azar, grandes ganancias, “cierto sector de la renta financiera”, grandes plazos fijos y a las mineras, como lo propone Massa.

Acuña por su parte, expresó su molestia por no haber sido consultado por el Ejecutivo para la propuesta que fue entregada en la Cámara baja la semana pasada.

“Más allá de los colores políticos, lo que más nos beneficia es lo que prometió el Presidente (en campaña electoral) que es eliminar el impuesto. Con esto quedó demostrado que es una mentira. Nos vamos a volcar sobre el proyecto que más beneficie a los trabajadores y si es el de Massa, allí estaremos apoyando” señaló el directivo de la CGT.

 

Acuña indicó que mientras exista diálogo no habrá llamado a paro, aunque aclaró:  “no hay que olvidar que el Comité Confederal nos delegó la autoridad para usarlo como herramienta cuando lo creamos necesario”.

La otra autoridad del triunvirato, Juan Carlos Schmid, dijo el viernes que los proyectos que han enviado el oficialismo y los legisladores que responden a Massa no los representan. “No estamos a favor de ninguno de los dos”, dijo Schmid diferenciándose de sus compañeros.

“Tanto Massa como Macri dijeron en campaña que lo iban a eliminar”, recordó el sindicalista.

En el marco de las negociaciones que lleva a cabo con miembros de la oposición que presentaron otras alternativas, el gobierno aceptó cambios en el proyecto que presentó la semana pasada.

Clarín reseñaba este lunes que el oficialismo en el Congreso apostará a la división de los bloques opositores para “moderar” un poco la iniciativa de Sergio Massa y llevar el mínimo no imponible del 15 % (propuesta original) a una cifra cercana al 25 %.

También estaría dispuesto a discutir las fuentes de financiamiento, en especial con impuestos al juego y a la renta financiera más que a la minería y a las operaciones con dólar futuro.

El propio presidente de la República se reunirá este miércoles 30 de noviembre con gobernadores de las distintas provincias para lograr respaldo al proyecto oficial de Ganancias, pese a tener muy fresca la derrota política sufrida la semana pasada luego que algunos mandatarios opositores decidieron no apoyar la reforma electoral.

Antes de presentar el proyecto de ganancias, el Ejecutivo había convocado a los ministros de Economía provinciales para consensuar el texto, con el objetivo de compartir el costo político de su alcance limitado y a su vez preparar el escenario en el Congreso, destaca Clarín.

El diario argentino señala que aunque el apoyo de los gobernadores no fue explícito, coincidieron en la preocupación por la caída en la recaudación por el impuesto y la posición de definir fuentes de financiamiento alternativas.

Este martes en la Cámara de Diputados se realizará una sesión informativa a la que asistirá el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos, Alberto Abad, y el jueves se tratarán en comisión todos los proyectos presentados.

Fuente: Clarín.

Comentarios