Virales

Newsletter

Candidato libertario a la alcaldía de Bogotá ofrece combatir la burocracia

Por: Sabrina Martín - @SabrinaMartinR - Jun 9, 2015, 5:28 pm
El Movimiento Libertario de Colombia desea encabezar la alcaldía de Bogotá. (Las 2 Orillas)
Con Daniel Raisbeck, el Movimiento Libertario de Colombia desea encabezar la alcaldía de Bogotá. (Las 2 Orillas)

EnglishDaniel Raisbeck es un joven libertario con ideas claras de independencia, cambio y libertad; dirige desde hace tres años el Archivo Histórico de la Universidad del Rosario y es el candidato libertario a la alcaldía de Bogotá.

Aunque se postuló el año pasado a la Cámara de Representantes de Colombia, con el partido conservador, Raisbeck asegura que en ese momento descubrió que era imposible reformar los partidos tradicionales.

En entrevista a PanAm Post el joven libertario informó cuáles son sus propuestas para mejorar y ofrecer un cambio profundo en el sistema estatal municipal.  Aseguró que una vez que logre conseguir las más de 50.000 firmas requeridas, llevará a todos los bogotanos una propuesta única y diferente, de la mano con el Movimiento Libertario.


¿Qué ofrece Daniel Raisbeck a los bogotanos, qué lo diferencia de los demás candidatos?

Lo principal es que en Colombia la clase política está compuesta de políticos tradicionales, que así tengan buenas intenciones solo entienden la política desde el Estado; entonces sea cual sea el partido, ellos siempre creen que más impuestos es necesariamente bueno, que el gasto público es bueno, o que el Estado puede solucionar todos los problemas. La mayoría de las personas saben que el Estado es muy ineficiente, no funciona en la mayoría de los casos.

Nosotros tenemos un movimiento que no viene de la política ni del Estado, viene de la ciudadanía, de la academia o del sector privado, y pensamos que la plata la maneja mejor la gente que trabaja; creemos que el dinero está mejor en los bolsillos de sus dueños, que en las manos de los políticos burócratas que de manera centralizada administran, o mal administran, esa plata.

Creemos que debería haber menos impuestos en Colombia y menos burocracia. Esa es la filosofía general del movimiento libertario.

¿Qué ofrece para cambiar la dependencia en relación con el Estado y el Gobierno?

El primer paso es presentar los argumentos. Creo que la mayoría de la gente desconfía del Estado, de los políticos, del Congreso y de los partidos políticos tradicionales. La gente sabe que el sistema no funciona.

Más que cambiar la mentalidad, simplemente estamos presentando argumentos. Yo creo que en Colombia hay muchos libertarios o liberales, y muchos de ellos aún no lo saben. Creo que en la población hay muchos escépticos de la política y del Estado.

¿Qué propuestas concretas presentan para la ciudad de Bogotá?

Tenemos propuestas que son muy diferentes. Por ejemplo, en el tema de educación, yo soy el único candidato que dice abiertamente que la educación pública ha fracasado, no funciona, a la gente no le gusta. Se invierte una cantidad de plata que en últimas se pierde.

Apoyo un sistema de educación donde no se subsidia al productor, en este caso específico, me refiero al sindicato de maestros que hace paro muy frecuentemente y perjudica a los estudiantes. Pienso que los padres y sus hijos deben decidir qué tipo de colegios quieren.

Hay un modelo basado en las escuelas libres, como en Suecia e Inglaterra, o ir más allá, subsidiar directamente al alumno: darle un cheque escolar, un bono escolar o un voucher por el valor que costaría su educación en el sistema público, y que esa familia pueda escoger el colegio privado de su preferencia.

Esta propuesta nunca se ha hecho en Bogotá, y es porque todos los candidatos quieren captar el voto del sindicato de maestros, que es una maquinaria política muy viva. Somos los únicos que estamos argumentando con algo completamente diferente, y en contra de eso, porque ese sindicato es el principal obstáculo a la buena educación pública.

En el caso de los servicios públicos, está el tema del transporte, del metro o de los autobuses. En Bogotá se llama TransMilenio, nosotros lo que decimos es que no deben ser empresas públicas. Tampoco se le debe otorgar un monopolio a unos pocos privados que utilizan sus influencias políticas para proteger sus intereses económicos y beneficiarse de algo público; pensamos que deberían ser empresas ciudadanas, en las que cualquier persona en Bogotá pueda invertir en ellas.

Los servicios públicos no deben estar en manos del Estado, el Estado generalmente es pésimo administrador. En cambio, cuando uno es accionista, tiene el derecho de hacer sus reclamos. Sería un modo más transparente que el sistema estatal.

¿Cuál es su principal crítica hacia el Gobierno municipal actual?

El Gobierno municipal actual ha sido pésimo administrador, los impuestos han ido subiendo, en algunos casos 100%. La clase media en Bogotá realmente ya llegó al límite de su capacidad de pago, la gente no ve ningún tipo de ejecución en cuanto a esos impuestos que se recolectan.

El año pasado había cerca de COL$2.000 millones en caja, lo que quiere decir que están cobrando una cantidad de impuestos cuando ni si quiera se ejecutan obras. Se ejecuta en pura burocracia. Es una situación que tiene que cambiar.

¿Cómo describir en palabras sencillas el libertarianismo y por qué sería muy bueno para la política en Colombia?

Nosotros estamos convencidos de que la gente maneja mejor que los políticos sus propios recursos. La gente toma mejores decisiones con su dinero; los políticos vienen a derrochar, a mal administrar o a favorecer ciertos intereses económicos.

Las decisiones deben tomarse a nivel más cercano de las comunidades; no debe haber un alcalde supuestamente todopoderoso que diga cuál va a ser el uso del suelo para todos los barrios de Bogotá. Las personas de esos barrios son quienes conocen verdaderamente los problemas y las dinámicas. Deben ser las comunidades quiénes decidan.

¿Cómo implementar esos cambios y en cuánto tiempo pudieran darse?

Obviamente ese cambio no sería de la noche a la mañana, pero en una alcaldía en cuatro años se pueden hacer muchas cosas; en Bogotá ya tenemos el ejemplo de Antanas Mockus, a quien admiro en muchas cosas, aunque no estoy de acuerdo con todas sus políticas, pero lo importante es que cuando llega una persona independiente tiene la libertad de nombrar a los mejores en los puestos importantes.

En cambio cuando llega un político tradicional, con alianzas de maquinaria política, llega con las manos atadas y se ve obligado a nombrar a políticos en su administración.

¿Qué mensaje quisiera darle a los bogotanos?

Nuestro mensaje principal es que somos independientes, no venimos de la política, venimos de la academia o del sector privado, que es lo que necesita Bogotá.

Hay un mundo que funciona, que es el de la tecnología digital, que estamos utilizando nosotros. El mundo que no funciona es el mundo del Estado, de la burocracia y de los políticos tradicionales. Queremos traer el mundo que funciona a la administración del Distrito de Bogotá.

Sabrina Martín Sabrina Martín

Periodista y locutora venezolana, especialista en comunicaciones corporativas. Síguela en Twitter: @SabrinaMartinR.