Economía de Panamá crece mientras América Latina se estanca

38
Panamá
FMI: “Que Panamá tenga la mejor economía de América Latina se debe a que se encuentra en el área de influencia de Estados Unidos y porque además ampliará El Canal, que es su principal fuente de ingresos” (MariaParker)

EnglishLa economía de América Latina y el Caribe se contraerá 0,5% en 2016, mientras que Panamá, un pequeño país centroamericano, es el que más crecerá según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Un informe del FMI afirma que Amércia Latina afronta su peor situación económica desde 1982, debido al retroceso en Venezuela, Brasil y Argentina. Pero Panamá tendrá mejor suerte, el organismo internacional prevé que su PIB aumente 6,1% en 2016 y que en 2017 llegue a 6,4%.

Que Panamá tenga actualmente la mejor economía de América Latina se debe a que se encuentra en el área de influencia de Estados Unidos y porque además ampliará El Canal, que es su principal fuente de ingresos.

Lo que de alguna manera perjudica a ese país internacionalmente, es que mundialmente se conoce como un paraíso fiscal utilizado en muchas ocasiones para el lavado de dinero.

Pero mientras su economía no hace más que crecer, Brasil, el país más grande de Suramérica afronta una recesión de 3,8%, Argentina de 1% y Venezuela, el país con unas de las mayores reservas petroleras, podrá contraerse 8%.

El informe considera que las causas del mal desempeño económico de la región son una “demanda externa débil, bajadas de los precios de las materias primas, condiciones financieras volátiles” y “desequilibrios internos importantes”.

El FMI estima que Argentina volverá a la senda del crecimiento en 2017, cuando la recesión de Brasil terminará, pero todo depende de la situación política de ese país, que vive una crisis con pedidos de destitución de su presidenta Dilma Rouseff.

En el documento, el FMI no dispone esperanzas sobre Venezuela que podría sufrir un retroceso aún mayor, porque la economía se enfrenta a una crisis energética, una inflación creciente, altos índices de escasez y fuertes divisiones políticas.

Fuentes: La Prensa; El País.

Comentarios