Confirmado: régimen venezolano prohibe la venta de productos regulados

7
alimentos - CLAP
El Gobierno del Distrito Capital, encabezado por Jorge Rodríguez, instó a los comerciantes a que no vendan los productos al pueblo en las filas, sino que, por el contrario, el Gobierno los distribuirá a conveniencia. (La Loquera)

Un plan de desvío de alimentos a entidades del Gobierno enardeció al pueblo este jueves, 2 de junio. Una nueva protesta se llevó a cabo en la capital de Venezuela cuando cientos de pobladores se enardecieron al descubrir que el Gobierno estaba desviando los alimentos de los comercios.

Cientos de ciudadanos esperaban desde tempranas horas de la mañana que los comercios vendieran los productos regulados, pero los ánimos se caldearon cuando las personas que se encontraban a la espera de comida se percataron de que los camiones se desviaban hacia locales de alimentos del Gobierno.

IMG-20160602-WA0007(1)La protesta se efectuó en la avenida Fuerzas Armadas del municipio Libertador y se trasladó a la avenida Panteón —  dos grandes avenidas de la capital venezolana, a pocas cuadras del palacio presidencial de Miraflores — donde las personas expresaron su rechazo bloqueando vías y coreando que en “Venezuela hay hambre y no hay comida”.

Cabe destacar que las autoridades de este municipio no permiten que la oposición venezolana proteste en las calles de dicha localidad, pero en esta oportunidad se trató de una manifestación que surgió voluntariamente tras la frustración de un pueblo que tradicionalmente ha apoyado al oficialismo.

Efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) intentaron dispersar la manifestación con bombas lacrimógenas en la esquina de El Socorro. Además, les pidieron a los medios de comunicación que se retiraran del lugar.

Tal fue la insistencia de que la prensa no hiciera cobertura de los hechos ocurridos que miembros de los colectivos, fuerzas de choque del Gobierno venezolano, agredieron a un grupo de periodistas que se encontraba en el lugar.

Al menos 19 periodistas de diferentes medios presentaron denuncias por agresiones físicas, robo de equipo fotográfico y celulares. La ONG Espacio Público reportó 10 casos de robo de equipos y celulares, 5 amenazas, 3 casos de intimidación y censura, 1 caso de agresión física.

Lo que esconde el Gobierno

Pero lo que realmente sucedió al oeste de la ciudad donde se encuentran las zonas más populares, es que el Gobierno del Distrito Capital, encabezado por el oficialista Jorge Rodríguez, instó a los comerciantes a que no vendieran los productos al pueblo en las filas, sino que por el contrario, el Gobierno pagará por esa comida y luego la distribuirá a conveniencia en los famosos y recientemente creados CLAP.

Los Comités Locales de Abastecimiento y Produción (CLAP) son calificados por Nicolás Maduro como “la vacuna contra los bachaqueros”(revendedores de alimentos). Estos comités serán los encargados de distribuir bolsas de comida casa por casa y en las diferentes comunidades de bajos recursos. El problema radica en que solo tendrán acceso a estos alimentos las sociedades organizadas y más pobres como las “comunas”, mientras que otra parte del pueblo —miles de venezolanos,— no tendrán acceso a ellos.

De acuerdo con la información a la que accedió PanAm Post, el Gobierno de Nicolás Maduro busca “congraciarse” con los más pobres haciéndoles llegar la comida a sus hogares y eliminando las largas filas solo en los municipios en los que la administración pertenece al oficialismo. El gobierno dejará que se mantengan las interminables colas de personas esperando por sus productos en los municipios que gerencia la oposición.

IMG-20160602-WA0009

De esta manera el chavismo señala a los dueños de supermercados y a los alcaldes de oposición de ser los culpables de la famosa “Guerra Económica” a la que constantemente se refiere Nicolás Maduro.

Esta supuesta práctica, la cual planean imponer en el oeste de Caracas, es similar a la que ha venido implementando la Gobernación del estado Vargas (en la costa del país). El gobernador de Vargas, García Carneiro, se da el lujo de decir que en su estado no hay colas, pero en ese estado no hay colas porque no hay comida; los CLAP discriminan a la población y se han corrompido, multiplicando el número de “bachaqueros”, quienes revenden en el mercado negro los productos que les facilita el Gobierno con sobreprecio.

Comentarios