Ejército de Venezuela reconoce que criminalidad en los cuarteles está por “salirse de control”

19
fuerza armada venezuela
El documento dirigido al Ministro de Defensa advierte que es una situación que “amenaza con salirse de control”. (Twitter)

Un documento interno de las fuerzas militares de Venezuela revela que el Ejército está preocupado ante los altos índices de criminalidad y anarquía que imperan en el país suramericano y que, al parecer, “contagiaron los cuarteles”.

El diario estadounidense El Nuevo Herald tuvo acceso a una carta del fiscal general militar dirigida al Ministro de la Defensa, en la cual expresa “gran preocupación” por un “desmedido incremento” en casos de robos, deserciones y abusos de autoridad dentro de las Fuerzas Armadas.

El documento advierte que es una situación que “amenaza con salirse de control” y establece la necesidad de crear una mesa de trabajo de alto nivel. “Respetuosamente le solicito que se estudie la posibilidad de implementar una mesa de trabajo con los Directores de Personal Militar con el objeto de fijar puntos de vista y buscar soluciones a esta problemática que está deteriorando nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana”, manifestó el fiscal general militar, el general de brigada Edgar José Rojas Borges.

En su carta, el fiscal dijo que uno de los fenómenos más preocupantes es el aumento del índice delictivo adentro de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB). “Tan sólo en septiembre del 2017, la Fiscalía General Militar ha solicitado la apertura de averiguación penal militar a 450 tropas profesionales, de las cuales 200, corresponden al comando de la Zona Guardia Nacional Bolivariana 44 ( Miranda), y 250 al comando de la zona 43 (Tazón)”, señaló Rojas Borges.

El documento además revela que a muchos de los funcionarios acusados por delitos en la Fuerza Armada se les conceden medidas cautelares aumentando la impunidad:

“Se les conceden medidas cautelares (libertad condicional, suspensión condicional del proceso o de ejecución de la pena), observándose además que estos imputados son colocados en puestos de relevancia en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, acto que lejos de ser ejemplarizante, es un estímulo para que continúen cometiendo delitos”.

El general retirado y dirigente opositor en el exilio Antonio Rivero expresó que la situación se recrudece como parte de un sistema corrupto en todos ls factores del Estado. “Si el soldado está pasando hambre, y luego ve que el general que está aquí roba, y el diputado que está acá también lo hace, junto con el gobernador que está allá, bueno, al final es de esperarse que él también lo haga”, comentó Rivero.

 

Y es que no es ninguna novedad que las Fuerzas Armadas estén repletas de delincuentes, pues durante las protestas entre abril y julio de 2017 se evidenció que funcionarios de la GNB en complicidad con funcionarios del Ejército no solo se dedicaban a reprimir a opositores, sino también a asaltarlos como bandas criminales.

De hecho, fue en junio cuando por primera vez el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, reconoció que la GNB, comete “atrocidades” en las calles.

PanAm Post fue testigo de ello cuando se dio cobertura especial durante los tres meses de manifestaciones antigubernamentales. Robaban zapatos, billeteras, anteojos y, hasta, motocicletas mientras reprimían a miles de venezolanos con bombas lacrimógenas y perdigones.

Que Venezuela sea uno de los países más inseguros del mundo es un dato reconocido internacionalmente, pero que sus funcionarios policiales son unos delincuentes había sido ignorado por el mundo hasta que iniciaron las protestas de oposición.

Si los funcionarios de las Fuerzas de Seguridad del Estado actuaban sin pudor frente a las cámaras de los medios de comunicación, ¿qué se puede esperar de la actuación de cada uno de ellos adentro de los cuarteles?.

Fuente: El Nuevo Herald.

Comentarios