Con una llamada Alberto Fujimori salvó a PPK de su destitución

63
ppk - kenji
Alberto Fujimori se comunicó ayer vía telefónica con su hijo Kenji para que al menos 11 de sus congresistas cambiaran de opinión (Twitter)

La noche de este jueves 21 de diciembre el presidente peruano Pedro Pablo Kuczynski (PPK) se «salvó» de ser destituido tras una moción de vacancia por «incapacidad moral»; su salida de la Presidencia parecía inminente, pero a último minuto los «papeles» cambiaron, algunos de sus opositores decidieron otorgarle una segunda oportunidad.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

La abstención fue la protagonista; para la destitución se necesitaban 87 votos en un Parlamento que tiene 130 miembros, pero solo asistieron 119 y hubo 21 abstenciones al momento de votar.

Los congresistas a favor de la vacancia obtuvieron 78 votos, insuficientes para lograr que PPK se despidiera de la Presidencia.

El resultado sorprendió, porque una semana antes, 93 congresistas le pusieron «la soga al cuello» al jefe de Estado al aprobar la discusión del pedido de destitución por «incapacidad moral»; la razón: el partido fujimorista Fuerza Popular, que controla 71 asientos en el Congreso peruano, reveló que la empresa Westfield Capital, de propiedad de Kuczynski, recibió dinero de la constructora brasilera cuando era ministro del expresidente Alejandro Toledo (2001 – 2006).

Sin embargo, durante su defensa, PPK aseguró que tras una «muralla» que puso entre su socio Gerardo Sepúlveda y él, desconocía todos y cada uno de los contratos que su empresa realizaba mientras fue funcionario.

Aunque el mandatario no convenció a la mayoría, quienes decidieron abstenerse lo hicieron alegando que había que votar con responsabilidad y que correspondía al Poder Judicial investigar si el mandatario incurrió en algún delito.

¿Quiénes «salvaron» a PPK?

Solo nueve votos separaron al mandatario peruano de una vacancia que lo convertiría en el líder «más grande» de América Latina en caer por el caso Odebrecht.

La salvación estuvo principalmente adentro del partido opositor y fujimorista Fuerza Popular, pues contra todo pronóstico diez de sus congresistas se abstuvieron y decidieron seguir la línea de Kenji Fujimori (hermano de Keiko) por ser cercanos a él.

Kenji había anunciado que se abstendría porque la decisión de vacar al mandatario no le traería «tranquilidad» al Perú; esta decisión le causó una fuerte discusión en pleno Congreso con miembros de su partido.

Fuerza Popular fue el partido que impulsó dicha vacancia y el que durante la sesión que duró 14 horas se dedicó a arremeter contra las presuntas «mentiras» de PPK.

El abogado y analista Diethell Columbus, director del Instituto Peruano de Estudios Gubernamentales y Sociales dijo a PanAm Post que fue el fujimorismo el que salvó a PPK de su vacancia.

«Lo que trasciende es que hubo un ofrecimiento de indulto a Fujimori a cambio de los votos para no ser vacado, de comprobarse esta situación sería un acto totalmente inmoral por parte del presidente»; señaló.

«Se puede decir que paradójimante el fujimorismo salvó a PPK, Kenji llamó a sus más cercanos para hacerlos cambiar de posición, quien salvó al presidente, fue Alberto Fujimori a través de los congresistas de Fuerza Popular»; aseveró.

El analista político y experto en gobernabilidad, Luis Fernando Nunes dijo en exclusiva a PanAm Post que el exmandatario detenido Alberto Fujimori se comunicó ayer vía telefónica con su hijo Kenji para que al menos 11 de sus congresistas cambiaran de opinión.

«Alberto, por intermedio de su hijo se comunicó con 11 de los parlamentarios que estaban en el recinto»; aseveró.

«Los disidentes del partido del fujimorismo fueron los que salvaron a PPK de la vacancia, y creo que en las próximas horas vamos a descubrir que efectivamente Kenji negoció la salida de su padre de la cárcel y eso es parte de una negociación con mucha torpeza política, eso demuestra que aquí se puede vender hasta la mamá de cualquiera», señaló Nunes.

Otro partido clave fue Alianza para el Progreso (APP), el cual decidió también abstenerse a pesar de que dos de sus congresistas,  Julio Rosas y Benicio Ríos sí votaron a favor de la vacancia.

Adentro del Partido Aprista Peruano (PAP) también hubo una fuerte disputa, luego de que dos de sus miembros eligieran abstenerse a pesar del acuerdo interno de votar a favor de la vacancia.

Ambos congresistas serán sometidos a un proceso disciplinario al interior de la agrupación, por ir en contra de lo pactado con las bases.

Congresistas de izquierda del Nuevo Perú también jugaron en contra de la vacancia; minutos antes de la votación decidieron retirarse del Congreso.

La agrupación emitió un comunicado explicando que no quisieron «formar parte de la disputa entre el golpismo y el lobbismo».

 

La jugada de PPK

Kuczynski fue astuto en su discurso al dejar entrever ante los partidos, que si se lograba la vacancia en su contra el fujimorismo prácticamente controlaría al país, razón por la cual algunas organizaciones de izquierda decidieron recular en su decisión.

Y es que el mandatario ya había anunciado que sus vicepresidentes no asumirían la Presidencia en caso de ser vacado; de ser así, el presidente fujimorista del Congreso hubiese asumido el cargo, y tanto el Ejecutivo como el Legislativo quedarían a manos del partido de Keiko Fujimori.

Sin embargo, el que Kuczynski conserve el puesto no detiene las investigaciones que desarrolla el congreso sobre sus vínculos con la empresa Odebrecht.

Un negro futuro para el Perú

El abogado Columbus señaló que «el presidente ayer no ganó, él lo que hizo fue salvarse a pesar de que tiene a la mayoría del Congreso en su contra».

Para el especialista lo que sucedió ayer deja muy mal parado a PPK pues no solo ha perdido apoyo popular sino que además «se ha quedado solo».

Nunes coincide con Columbus, para él, el mandatario peruano no tiene nada que celebrar y el mayor derrotado fue el pueblo peruano y el desprestigio de su clase política.

«A mí me han dicho los cazadores que un animal herido es más peligroso cien veces, creo que vamos a entrar en una especie de guerra de roces donde el fujimorismo va a sacar todas sus garras, y le va a hacer la vida imposible al presidente»; señaló.

«Eso es una mala noticia para el Perú, ningún inversionista serio va a querer invertir en donde en un país casi sacan a un presidente en menos de diez días, la actitud del presidente el día de ayer fue lamentable, él salio con una especie de baile y él no está en su mejor momento»; agregó.

Para el analista político lo más preocupante es que la sociedad peruana está «asqueada de la política» y esa situación puede derivarse en una radicalización del voto, donde hasta la izquierda radical tomaría terreno y buscaría «volver chavista» la Constitución del Perú: «Esto simplemente fue un por ahora», concluyó.

 

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento