Muerte anunciada: presidencia del Parlamento venezolano en manos de partido cómplice del chavismo

18
an - venezuela - unt
El partido UNT debió ser expulsado o sancionado por la MUD luego de que su líder Manuel Rosales, anunciara en televisión que había que aceptar la Constituyente chavista (Twitter)

A falta de un solo día para que inicie un nuevo período legislativo en la debilitada Asamblea Nacional de Venezuela de mayoría opositora, el pleno del Parlamento aún no define quién será el próximo presidente de dicho ente.

El nuevo presidente opositor de la AN es todavía una incógnita a pesar de que se conoce que le corresponderá a un miembro del partido Un Nuevo Tiempo, dirigido por el polémico Manuel Rosales, el mismo que decidió postularse para Gobernador en el estado Zulia, luego de que el régimen chavista desconociera al también opositor Juan Pablo Guanipa.

Tras conseguir la mayoría absoluta en los comicios a la AN de diciembre de 2015, los principales partidos opositores acordaron rotar la presidencia anualmente, empezando el primer año con Acción Democrática y su líder Henry Ramos Allup.

Al socialdemócrata lo sustituyó el integrante de Primero Justicia (PJ) Julio Borges, quien dejará el cargo el próximo 5 de enero para dejarlo a quien escoja el partido UNT.

El problema radica en que UNT ha perdido total credibilidad ante la población venezolana, pues Manuel Rosales se ha encargado de demostrar su sospechosa “afinidad” con el chavismo, a pesar de ser un partido miembro de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD).

Rosales y UNT debieron ser expulsados o sancionados por la MUD luego de que el mismo líder del partido anunciara en televisión que había que aceptar la Constituyente chavista; y luego de que decidiera postularse a la Gobernación del estado Zulia a pocas horas de que el chavismo no juramentara a Guanipa quien legítimamente ganó las elecciones.

En dicho estado Rosales perdió las elecciones y ahora ante el Parlamento se presenta el dilema, pues según los acuerdos UNT deberá presidir la AN con muy poca o nula credibilidad.

La tolda tiene entre sus principales “candidatos” a presidentes de la AN a Enrique Márquez, quien ya ejerció como primer vicepresidente del Legislativo con Ramos Allup, o a la diputada y actual presidenta de la Comisión de Política Interior, Delsa Solórzano.

 

Además cuentan con el jefe de la fracción parlamentaria opositora, Stalín González y a Timoteo Zambrano, conocido por participar en las reuniones de diálogo con el gobierno de Nicolás Maduro que se están llevando a cabo en la República Dominicana.

Queda esperar qué sucederá adentro del Parlamento que se ha debilitado con el paso del tiempo tras la anulación de todas sus acciones no solo por parte del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) chavista sino también por parte de la ilegítima Constituyente.

De tomar UNT la batuta del Parlamento la oposición toma el riesgo de perder apoyo tanto nacional como internacional por el desprestigiado líder de la bancada.

Comentarios