Trump deja al borde de la deportación a unos 200 mil salvadoreños

19
tps el salvador - eeuu
El gobierno encabezado por Donald Trump dará un plazo hasta el mes de septiembre de 2019 para que dichos inmigrantes abandonen suelo norteamericano (Twitter)

El gobierno de Estados Unidos canceló el programa de Estatus de Protección Temporal a ciudadanos de El Salvador, poniendo fin al amparo que impedía las deportaciones de casi 200.000 inmigrantes indocumentados.

El gobierno encabezado por Donald Trump dará un plazo hasta el mes de septiembre de 2019 para que dichos inmigrantes abandonen suelo norteamericano, a pesar de llevar casi dos décadas en el exilio.

El programa fue activado por primera vez en marzo de 2001 como parte de la respuesta humanitaria del gobierno estadounidense ante los terremotos que ese año azotaron al país centroamericano; ahora, los salvadoreños indocumentados están obligados a salir de EE. UU. si no regularizan su situación migratoria.

Según el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), la cancelación del Estatus de Protección Temporal ( TPS, por sus siglas en inglés) ocurrió porque las condiciones causadas por el terremoto ya no existen y por tanto “la designación actual de TPS debe ser terminada”.

“Para permitir una transición ordenada, la fecha de vigencia de la terminación de TPS para El Salvador se retrasará 18 meses para dar tiempo a las personas con TPS para organizar su partida o buscar un estado de inmigración legal alternativo en los Estados Unidos, si es elegible . Los salvadoreños en los Estados Unidos que se beneficiaron del TPS aún pueden recibir otras protecciones bajo nuestro sistema de inmigración para el cual son elegibles”, explicó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en un comunicado.

El canciller salvadoreño Hugo Martínez ofreció una rueda de prensa sobre el tema y anunció que para continuar viviendo en Estados Unidos por esos 18 meses que quedan, los nacionales se deberán reinscribir al programa como lo han hecho en los últimos años, y así solicitar “documentos de autorización de empleo para poder trabajar legalmente hasta que la terminación de la designación del TPS a El Salvador entre en vigencia”.

Una vez terminada la protección del TPS, los beneficiarios que no buscaron regularizarse vuelven a su estatus migratorio anterior.

Según el Consejo Americano de Inmigración, los salvadoreños que entraron a Estados Unidos de forma irregular y que no son elegibles a otros beneficios, regresarían a ser indocumentados, por lo que se convierten en “prioridad para deportación”.

La congresista Ileana Ros-Lehtinen señaló como un “grave error” la decisión de eliminar el programa que favorecía a los migrantes salvadoreño.

Organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes, calificaron la cancelación del TPS de El Salvador  como “una medida terrible y detestable”.

Gustavo Torres, director ejecutivo de CASA de Maryland, dijo a Univisión que “la cancelación del TPS de El Salvador deja a más de 195,000 inmigrantes al borde de la deportación”.

“Se trata de personas, padres de familia, trabajadores que llevan casi dos décadas en Estados Unidos, han establecido aquí sus hogares legalmente y han luchado por nuestra nación”; señaló.

El activista dijo además que varias organizaciones marcharán hacia la Casa Blanca para denunciar que la política migratoria de Trump “ataca sin piedad”.

Comentarios