Periodistas venezolanos huyen de su país tras demanda por reportar corrupción en plan de alimentos

Una investigación sobre el plan alimentos CLAP desató la persecución; los periodistas sabían que serían condenados por una "Justicia" injusta.

492

 

El periodismo venezolano se convirtió en una profesión de alto riesgo, sobretodo cuando se trata de investigar los actos del chavismo vinculados con la corrupción (Rsf.org)
El periodismo venezolano se convirtió en una profesión de alto riesgo, sobretodo cuando se trata de investigar los actos del chavismo vinculados con la corrupción (Rsf.org)

Cuatro periodistas en Venezuela se vieron obligados a huir del país tras sufrir la persecución del Estado con una demanda judicial.

Se trata de Alfredo Meza, Ewald Scharfenberg, Joseph Poliszuk, y el redactor Roberto Deniz, periodistas del portal de investigación Armando.info, quienes fueron demandados por el empresario colombiano, Alex Saab, luego de que un reportaje revelara sus vínculos con el chavismo, y millonarias ganancias por las cajas de alimentos del plan estatal CLAP (Comités Locales de Abastecimiento y Producción).

El periodismo en Venezuela se ha convertido en una profesión de alto riesgo, sobretodo cuando se trata de investigar los actos del chavismo vinculados con la corrupción; en esta oportunidad los periodistas decidieron abandonar el país suramericano tras la imposibilidad de enfrentar un juicio imparcial.

La acción judicial interpuesta por Saab, les acusa de “difamación agravada continuada” e “injuria agravada”, dos delitos que prevén penas de prisión entre uno y seis años.

El redactor Roberto Deniz firmó dos reportajes, publicados en abril y en septiembre de 2017, que documentan la relación entre Saab, la compañía Group Grand Limited, y la venta al régimen venezolano de comida subsidiada para los CLAP.

Cabe destacar que ya los periodistas de Armando.info habían denunciado desde amenazas, hasta la exposición de datos personales desde una cuenta anónima en redes sociales.

La investigación

Los reportajes publicados por los periodistas demuestran que Saab estuvo conectado con la distribución de alimentos a través de los contratos que la empresa Group Grand Limited firmó con el Ejecutivo de Nicolás Maduro.

El primer texto titula: Empresarios cuestionados en Ecuador y EE.UU. le venden comida al Gobierno venezolano; y el segundo: De Veracruz a la Guaira: un viaje que une a Nicolás Maduro con Piedad Córdoba.

Relatan las investigaciones que el demandante, Alex Saab, logró venderle alimentos a Venezuela por más de 200 millones de dólares en una negociación aprobada con la firma de Nicolás Maduro. Los productos fueron pagados con dólares preferenciales pero facturados con sobreprecio.

El segundo reportaje revela que las bolsas de alimentos que el régimen entrega a los más pobres, estarían en manos de una empresa de Nicolás Maduro, el venezolano Rodolfo Reyes y los colombianos Álvaro Pulido Vargas y Saab. Los dos últimos también directamente relacionados con Piedad Córdoba, exsenadora y candidata presidencial en Colombia.

Saab mantiene que su honor y reputación se han visto afectados, y está asistido legalmente por el abogado Amir Nassar, que en 2005 representó al partido de Gobierno Movimiento V República (MVR) ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

¿Qué hay detrás?

El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro, sería propietario de una controvertida empresa vinculada a la venta de alimentos subsidiados CLAP. El mandatario que ante el mundo ha asegurado “defender a los pobres”, estaría beneficiándose de la necesidad de los venezolanos, pues al parecer les vende la comida con sobreprecio.

Durante enero a mayo de 2017, Venezuela compró a México 414.000.124 toneladas de aceite vegetal, arroz, atún en lata, azúcar, fríjol negro, lentejas, maíz blanco, mayonesa, pastas y salsa de tomate incluidos en los CLAP.

Entre las empresas elegidas por el gobierno de Maduro para importar alimentos desde México destaca Group Grand Limited, compañía que según la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, pertenece a Nicolás Maduro.

Group Grand Limited funge como una empresa intermediaria comprando los alimentos en México y vendiéndolos a Venezuela.

Según Excelsior, si se cruza el precio reflejado en las facturas a través del Sistema de Información Arancelaria Vía Internet, se aprecia que armar la caja de los CLAP en suelo mexicano costó unos 16 dólares, mientras que Group Grand Limited la revendió por 34 dólares.

Los únicos productos que los venezolanos pagaron a un precio similar al reportado por México para sus exportaciones a Venezuela, según las facturas de la empresa, fueron: leche en polvo, azúcar y aceite vegetal.

Comentarios