Maduro niega los cientos de muertos por falta de medicamentos

El dictador calificó como una "exageración" las noticias en Venezuela de los cientos de fallecidos por falta de medicinas.

1.790
Que Nicolás Maduro diga que “cree” que es una exageración, significa que no se ha dignado a aclarar lo que realmente sucede en el sistema de salud venezolano. (Twitter)

Nicolás Maduro calificó como una “exageración” las noticias en Venezuela de los cientos de fallecidos por la escasez de medicamentos; una cruel mentira desmentida por médicos, defensores de derechos humanos y pacientes. En el país suramericano hay más de 3 millones de venezolanos a punto de morir.

En una entrevista con el periodista chileno, Marco Enríquez-Ominam, el dictador señaló una vez más que la escasez de alimentos y medicamentos se debe a un supuesto bloqueo económico.

La excusa de Maduro se une a la misma que ha puesto el comunismo de Fidel Castro y su hermano Raúl tras mantener por décadas a los cubanos viviendo en la miseria.

” Yo creo que es una exageración, sin lugar a dudas (…) son miles de vidas que se salvan mensualmente con el sistema de salud primaria. Un sistema como el nuestro no existe”, dijo.

Que Maduro diga que “cree” que es una exageración significa que no se ha dignado a aclarar lo que realmente sucede en el sistema de salud venezolano, denunciado por el gremio de médicos, farmacéuticos y hasta por los mismos pacientes que están a punto de perder sus vidas.

En Venezuela no solo hay escasez de medicamentos para enfermedades graves o terminales; con el pasar del tiempo la ausencia de medicinas básicas impide el tratamiento de padecimientos como la hipertensión, la diabetes, infecciones respiratorias agudas y hasta diarrea.

Mientras esto sucede, el régimen de Maduro decidió destinar solo el 5,5 % del total del presupuesto del país al sector salud, a pesar de que recientemente la Organización Mundial de la Salud admitió que en Venezuela existe una crisis humanitaria.

Para Maduro, entonces, es una “exageración” que el exdirigente estudiantil de la Universidad Simón Bolívar (USB), Mauro Cayama, falleciera el pasado 5 de febrero a causa de una bronquitis agravada por la escasez de medicamentos.

También fue una “exageración” que el cantante venezolano Adrián Guacarán, quien cantó al papa Juan Pablo II en 1985, falleciera en 2017 por la falta de medicinas para tratar la insuficiencia renal que padecía; o que Belkis Solórzano, una ciudadana que vivió sus últimas horas pidiendo ayuda con su tratamiento a través de las redes sociales, muriera tras perder su trasplante de riñón.

Luisa Rodríguez Táriba, presidenta de la Fundación Contra el Cáncer de Mama (Funcamama) y directivo de la ONG Codevida, alertó al PanAm Post que en Venezuela hay al menos tres millones de pacientes que están a punto de perder sus vidas por la escasez de medicamentos y tratamientos. “Negar la realidad del país es parte de la política de Estado del presidente”; señaló, y agregó:

Tenemos 13 años advirtiendo que el sistema de salud en Venezuela iba a colapsar y que las personas fallecerían por falta de tratamientos oportunos. Hay un colapso completo en el sistema de salud, nos indigna muchísimo porque pareciera que para el Gobierno hay ciudadanos de primera y de segunda y que los venezolanos que necesitan acceso a tratamiento no están considerados dentro de la matriz de prioridades.

La especialista y defensora de derechos humanos informó que para las condiciones de salud crónica de alto costo hay un déficit de más del 90 % de medicamentos.

“Al no poder tomar sus tratamientos, los pacientes van muriendo poco a poco, no de inmediato; esto les genera mucho dolor no solo a los pacientes sino a los familiares”, denunció.

Rodríguez fue detallando cada una de los padecimientos que se están viendo afectados por la escasez de medicamentos al punto de llegar a la muerte. “Solo en el estado Carabobo, en la región Central del país, para las personas con cáncer que son HER2 positivo y que necesitan de un medicamento llamado Gerceptyn, tenemos un promedio de mortalidad de dos fallecimientos mensuales; pero son más de 1.300 pacientes en Venezuela que necesitan este tratamiento”;.

Expresó que en la misma situación están las personas trasplantadas, con diálisis, con condiciones de salud autoinmunes y quienes sufren de hemofilia.

“La crisis más evidente e inmediat a se ve con los pacientes con hemofilia que empiezan a discapacitarse y pierden la vida. Ahorita hay un promedio de 14 personas que han fallecido en lo que va de año. Igual los que necesitan diálisis y los transplantados que al no tener los inmunosupresores el organismo empieza a causar rechazo”, señaló.

Rodríguez agregó que más del 90 % de las unidades de diálisis del país están cerradas quedando abiertas las privadas que “no se dan abasto”. Recordó, además, que existe otra condición de salud que no se ha hecho muy visible y por la cual las estadísticas cada día empeoran; se trata de los pacientes que sufren trastornos de personalidad.

“Tenemos personas esquizofrénico, o quienes sufren de depresión crónica que al no tener sus tratamientos ha optado por el suicidio y por el aumento en casos de agresión”; señaló. “También está el caso de los que sufren de obstrucción pulmonar que al no tener los medicamentos están falleciendo, la situación es muy fuerte”.

Y es que ningún ciudadano en el mundo,debería morir por falta de medicamentos y mucho menos en Venezuela, donde la Constitución establece la protección al derecho a la salud y la vida.

Cada vez que muere un venezolano por falta de acceso a un diagnóstico o tratamiento oportuno de calidad es responsabilidad del Estado.

“Nosotros nos hemos reunido con los 17 ministros de Salud que hemos tenido, siempre dicen que es un tema de presupuesto y se comprometen a mejorar, pero nunca hacen nada; y esto se puede observar en el presupuesto nacional donde se decidió reducir la inversión en salud, a tal punto de que en este momento no existe ninguna orden de compra real sobre lo que tiene que ver con medicamentos de alto costo”; denunció Rodríguez.

Señaló que para salir del colapso sanitario es importante que el régimen de Nicolás Maduro declarare la emergencia humanitaria.

“Un crimen de Estado”

Gustavo Villasmil, médico internista y docente de la Universidad Central de Venezuela, quien junto a asociaciones médicas apeló a través de la Iglesia católica (Cáritas) la solicitud de ayuda humanitaria, dijo aL PanAm Post que en Venezuela se necesitan 34 mil millones de dólares para recuperar el sector salud.

En Venezuela se necesita de una inversión en salud correspondiente a más de 4 veces las reservas del país, a un aproximado de 34 mil millones de dólares, la sanidad publica ha sido deliberadamente destruida en manos del chavismo.

Dijo que hay otros tres indicadores que revela la crisis en Venezuela; la escasez de galenos, de camas hospitalarias y de tecnologías médicas. “Hemos visto partir a más de 20.000 de los médicos mejor formados en el país, ahora muchos están en Europa, el Perú, Chile y Estados Unidos”, señaló.

Villasmil agregó que en Caracas el último hospital que se construyó, se levantó en el año1987 siendo presidente Jaime Lusinchi. “Hay un déficit neto de 40 mil camas de hospital, que equivale a la construcción de 33 grandes hospitales”; señaló.

El especialista agregó que además existe un alto déficit de tecnologías médicas: “En Venezuela la encuesta nacional de hospitales del año pasado estableció que el 80 % de todos los equipos de imágenes medicas de las redes de hospitales públicas, estaban fuera de operación”.

Lo que está haciendo el chavismo es “un crimen contra el débil entre los más débiles que es el enfermo, esto es un crimen de Estado”; señaló.

A la Haya

El Estatuto de Roma, instrumento constitutivo de la Corte Penal Internacional, señala puntualmente lo que considera como crímenes de lesa humanidad. Los funcionarios del régimen de Nicolás Maduro cumplen con todos los requisitos para ser juzgados en La Haya.

En la nación gobernada por Maduro cientos de venezolanos han muerto por no contar con los medicamentos necesarios para cumplir con sus tratamientos, mientras que cientos de niños sufren desnutrición y están a punto de perder sus vidas; la razón: la dictadura impide la apertura de un canal humanitario con la excusa de que existe la posibilidad de una supuesta “intervención extranjera”.

Negar un canal humanitario en cualquier parte del mundo es simplemente un crimen de lesa humanidad y, en el caso de Venezuela, Nicolás Maduro y el socialismo son los responsables.

“Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud, el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica”; así lo establece la Declaración Universal de los Derechos Humanos suscrita por Venezuela y violada constantemente por el régimen chavista.

Comentarios