Andorra pidió organigrama de PDVSA para esclarecer lavado de dinero

La juez andorrana Canòlic Mingorance busca conocer con exactitud los cargos de 35 funcionarios, sus responsabilidades y competencias en relación con PDVSA.

756
arios expresidentes y directivos de la compañía depositaron 2.000 millones de euros en la Banca Privada d´Andorra (BPA). Las indagaciones señalan que el dinero ilícito circuló por al menos 37 cuentas bancarias. (Fotomontaje PanAm Post)

La Justicia de Andorra investiga a 35 exaltos funcionarios de la estatal venezolana PDVSA, por desfalcar a la petrolera en más de 2.000 millones de euros.

La juez andorrana Canòlic Mingorance pidió el organigrama de la compañía a las autoridades venezolanas para intentar descifrar el cobro millonario en comisiones ilegales por parte de funcionarios y empresarios del chavismo entre los años 2007 y 2012.

De acuerdo con el diario español El País, la juez busca conocer con exactitud los cargos de estos 35 funcionarios, sus responsabilidades y competencias en relación con PDVSA.

“Los investigados aprovechándose de su influencia en los círculos de poder, organizaron un sistema de comisiones en relación con los contratos públicos de la empresa PDVSA que comportaba que las empresas que accedían a las licitaciones se veían obligadas a contratar con su entramado para poder conseguir las adjudicaciones, cobrando millones de euros los implicados por asesoramiento, a menudo verbales, en contrapartida por sus gestiones donde el pago era imprescindible para acceder a los mercados públicos de PDVSA y sus filiales”, afirmó Mingorance.

Y es que las investigaciones en el país europeo revelan que varios expresidentes y directivos de la compañía depositaron 2.000 millones de euros en la Banca Privada d´Andorra (BPA). Las indagaciones señalan que el dinero ilícito circuló por al menos 37 cuentas bancarias a nombre de sociedades panameñas y “saltaron” desde Andorra a otros paraísos fiscales como Suiza o Belice.

A principios de febrero de 2018 se conoció que tres directivos de la estatal petrolera venezolana PDVSA movieron USD $60 millones en Andorra. Los venezolanos Luis Carlos de León, exdirector de Finanzas de Electricidad de Caracas; Eudomario Carruyo, responsable de la filial de PDVSA Deltaven, y Francisco Jiménez, canalizaron entre 2008 y 2014 sus fondos a través de cuentas en Andorra.

Junto a ellos, la BPA también acogió fondos de otros ejecutivos de PDVSA, como la exdelegada en España y Portugal Julia van Den Brule y la exsupervisora de la petrolera en Caracas Íngrid Sánchez González. También se conoció que el actual gobernador del estado Carabobo, Rafael Lacava, habría ocultado fondos ilícitos en Suiza y Andorra.

Asímismo, exministros, testaferros y funcionarios del Gobierno de Hugo Chávez en Venezuela se beneficiaron con más de 2.000 millones de euros en comisiones ilegales; dinero que al parecer fue depositado en la BPA.

Entre los implicados también están los exviceministros de Energía de Venezuela Javier Alvarado y Nervis Villalobos; además Diego Salazar Carreño, primo de Rafael Ramírez, expresidente de PDVSA, y otros directivos de la industria petrolera venezolana.

Cabe destacar que el informe emitido por el FinCen (Unidad Antiblanqueo de Estados Unidos) en 2015 informó que la Banca Privada D’Andorra facilitó transferencias por valor de USD $4.200 millones relacionadas con blanqueo de capital venezolano, con varios métodos para mover fondos, incluidos contratos falsos, préstamos caracterizados erróneamente, sobre y subfacturación y otros esquemas.

En el documento se establece que la estatal Petróleos de Venezuela está inmersa en actividades delictivas tras lavar cerca de USD $2.000 millones a través de la BPA. La red de lavado de PDVSA operaba a través de empresas fantasmas con la colaboración de un alto ejecutivo de BPA, a quien se le pagaban “exorbitantes” comisiones para procesar las operaciones con dinero “derivado de la corrupción”, dijo el FinCen.

Los involucrados hasta ahora

Nervis Villalobos: fue viceministro de Energía y Petróleo en Venezuela. Detenido en Madrid tras participar en un importante plan de sobornos relacionados con PDVSA.

Las investigaciones revelan que realizó 12 depósitos en la BPA y constituyó 11 sociedades instrumentales. Sus cuentas habrían recibido 124,2 millones de euros.

Javier Alvarado Ochoa: exviceministro de Desarrollo Eléctrico, también fue presidente de la extinta empresa Electricidad de Caracas. Según las investigaciones manejó cinco depósitos y cuatro sociedades que percibieron 46,5 millones de euros.

Además de las investigaciones por lavado de dinero en la BPA, Alvarado fue imputado en España por haber recibido sobornos de la empresa española Duro Felguera.

La empresa logró firmar un contrato en 2009 con la compañía de Electricidad de Caracas, filial de la pública Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec), para construir la central de ciclo combinado Termocentro, a unos 50 kilómetros de Caracas, por más de 1.500 millones de euros. En ese año, Javier Alvarado Ochoa era el presidente de la empresa firmante, y en 2010 fue nombrado viceministro de Desarrollo Eléctrico de Chávez.

Diego Salazar: primo directo de Rafael Ramírez, expresidente de la estatal petrolera PDVSA. Salazar  recientemente fue detenido por el régimen de Nicolás Maduro, tras una supuesta “cruzada” contra la corrupción.

De acuerdo con el diario El País, acumuló siete depósitos y seis sociedades en la BPA, sus cuentas movieron 21,2 millones de euros. Salazar Carreño también es investigado en Estados Unidos por presuntamente exigir pagos de cientos de millones de dólares a empresas extranjeras para que estas lograran concretar contratos con PDVSA.

Según el portal web Poderopedia, Salazar obtuvo un multimillonario contrato de la póliza de seguros y reaseguros de Petróleos de Venezuela y también se le vincula con la compra de la empresa de medios Cadena Capriles en octubre de 2013. Además, el empresario tenía cuentas en la Banca Privada d’Andorra (BPA), filial del Banco Madrid, calificada como una institución financiera bajo sospechas por lavado de dinero.

Salazar trató, presuntamente, de sobornar, a finales de 2012, a autoridades andorranas para que desbloquearan el dinero de sus cuentas que contenían unos USD $200 millones.

Omar Farías: el empresario es conocido como el “Zar de los seguros revolucionarios”. Según el diario español sus depósitos recibieron 586 millones de euros.

En el informe estadounidense del Fincen se señala que la entidad financiera española llegó a bloquear una operación de USD $13 millones realizada por Farías, pero no hubo investigación alguna sobre el hecho.

Luis Mariano Rodríguez: gestor de negocios de Diego Salazar. Abrió 11 depósitos y manejó 10 sociedades con ingresos de 626 millones de euros. Mariano intentó, en nombre de Salazar, sobornar a autoridades andorranas por el desbloqueo de sus cuentas.

En 2015 el diario español El Mundo reveló una conversación entre Luis Mariano y el gestor de la Banca Privada d’ Andorra (BPA) Pablo Laplana, al que la Guardia Civil intervino los teléfonos ante las sospechas de que ayudaba a lavar dinero.

El Mundo informó que Laplana dijo en su momento a Mariano que el director general de la entidad financiera, Joan Pau Miquel (hoy preso), el ministro de Finanzas de ese principado y la directora del Banco Central de Andorra se habían reunido para discutir el desbloqueo de las cuentas del jerarca venezolano.

En otras de las intervenciones telefónicas, Mariano expone que los ingresos de Salazar no cesaban y era necesario burlar el bloqueo. Mariano afirma que “los chinos les estaban pagando y no podían ingresar en las cuentas bloqueadas” y que, para solucionarlo, Diego Salazar abriría cuentas en otro país.

Comentarios