La Cumbre de las Américas fue “la gran derrota” de Nicolás Maduro

Para la mayoría de los países de la región las fraudulentas elecciones no serán reconocidas. Además, todos los cancilleres del Grupo de Lima preparan sanciones contra la dictadura en Venezuela.

756
Los cancilleres de la región miembros del Grupo de Lima preparan sanciones contra la dictadura en Venezuela (Youtube)

Para Nicolás Maduro la Cumbre de las Américas fue un “fracaso total”; sin embargo, omitió que para la mayoría de los países de la región sus fraudulentas elecciones no serán reconocidas y que además los cancilleres de América Latina preparan sanciones en su contra.

“La Cumbre ha sido la gran derrota de Maduro, que de paso no llegó ni por cielo, ni por tierra ni por mar”; señaló el excanciller peruano, Luis Gonzales Posada, quien tuvo la oportunidad de reunirse con la mayoría de los cancilleres pertenecientes al Grupo de Lima.

Aunque para muchos la Cumbre de Lima dejó un sabor agridulce porque no se logró un consenso en relación con Venezuela, por primera vez se sintió tanto frente a las cámaras como tras bastidores que existe un movimiento regional trabajando en conjunto para que el régimen de Nicolás Maduro caiga lo antes posible.

En una rueda de prensa el presidente anfitrión, Martín Vizcarra, reveló que los cancilleres de la región miembros del Grupo de Lima preparan sanciones contra la dictadura en Venezuela; señaló que cada uno de los 16 países analiza cómo presionar a Maduro, sin afectar aún más al pueblo de ese país.

Las declaraciones de Vizcarra coincidieron con el discurso del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y con el mandatario colombiano Juan Manuel Santos, señalaron que “serán implacables con el régimen opresor”.

Y es que en el ambiente que se vivió en la Cumbre de las Américas quedó claro que las intenciones son que Nicolás Maduro abandone el poder y que además los esfuerzos se concentren en que al país suramericano ingrese la ayuda humanitaria.

Para Gonzales Posada el evento internacional que se llevó a cabo en Lima, dejó grandes logros a pesar de que a simple vista no se aprecie.

“Lo destacable de la Cumbre fue el repudio al régimen corrupto y genocida de Venezuela; una de las cosas más resaltantes es que el grupo de Lima creció cuantitativa y cualitativamente, de 11 ahora son 16 y de ser formado por cancilleres ahora es liderado por los presidentes de la región”, señaló el excanciller peruano.

Para Luis Gonzáles Posada uno de los mayores logros es que casi 60 países han anunciado que no reconocerán las elecciones en Venezuela y que eso puede conllevar a “romper relaciones diplomáticas y a retirar a los embajadores, dejando al régimen como un gobierno espurio”.

El excanciller, que se reunió con los ministros de Exterior durante la Cumbre de las Américas, confirmó al PanAm Post que “todos los países del Grupo de Lima están analizando sanciones”; aunque no aclaró qué tipo de medidas están por venir.

Otro dato importante que surgió de la Cumbre es que los países aceptaron crear un fondo de apoyo ante la masiva migración de venezolanos; a tal punto de que Estados Unidos anunció que otorgará USD $16 millones a las naciones que reciban a los migrantes del país gobernado por Maduro.

Y es que aunque la Cumbre no dejó un consenso general sobre la crisis en Venezuela por la presencia de países como Bolivia y Nicaragua que aún respaldan la dictadura de Maduro y que quedaron aislados y resagados en su posición, quedó en evidencia que la mayoría de los países de la región están dispuestos a presionar fuertemente hasta que el régimen abandone el poder.

Las contundentes frases de los presidentes

Países como Argentina, Colombia, Chile, Perú, Estados Unidos y Canadá fueron contundentes en sus declaraciones en Venezuela. La mayoría de los países de la región dispusieron minutos para repudiar la crisis instaurada en el país suramericano.

Mauricio Macri, presidente de Argentina: “Argentina va a desconocer cualquier elección que surja de un proceso de este tipo (Venezuela). Tenemos que trabajar juntos por una salida democrática y pacífica para Venezuela”.

Sebastián Piñera, presidente de Chile: “Venezuela no es solamente un problema para los venezolanos. En Venezuela no hay democracia, no hay independencia de Poderes, hay presos políticos. El mensaje debe ser fuerte y claro. (…) las elecciones que han sido llamadas en Venezuela no son democráticas, ni transparentes y por lo tanto ningún país debiera reconocer esas elecciones”.

Justin Trudeu, primer ministro de Canadá: “Hay que tener interés sobre lo que sucede en Venezuela, condenar la crisis es ser amigo del pueblo de Venezuela. Pedimos abrir un canal humanitario (…) hay que parar el populismo“.

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia: “Colombia es el país que más sufre la desesperada situación que atraviesan los venezolanos, somos los más interesdos de que se restablezca la democracia (…) seremos implacables con su régimen opresor por el daño que ha hecho a toda la región (…) convocaron unas elecciones que debemos desconocer todos los aquí presentes, Colombia no reconocerá unas elecciones para maquillar una dictadura”.

Michel Temer, presidente de Brasil: “Estamos acogiendo a miles de venezolanos que buscan una vida digna y lo que más nos impresiona es que hace tiempo tratamos de enviar medicamentos y alimentos a Venezuela y el Gobierno no lo aceptó. ya no hay espacio para alternativas a la democracia. Queremos una OEA que actúe cada vez más para ayudar a que Venezuela reencuentre la libertad”.

Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos: “Nuestro Gobierno ha tomado medidas para apoyar al pueblo cubano, Estados Unidos ya no financiará los servicios de inteligencia de la isla. La dictadura no solo afecta al pueblo cubano, los dictadores han tratado de exportar sus tecnologías y lo hacen en Venezuela. La tiranía de cuba y Venezuela es evidente, ahora son los países más pobres (…) Venezuela tenía una democracia y ahora sufre una dictadura. La culpa es de un solo hombre, Nicolás Maduro (…) Estados Unidos no se va a quedar con los brazos cruzados, nuestro Gobierno ya ha sancionado a más de 50 altos funcionarios de Venezuela. Hace una semana eliminamos el petro de nuestro sistema financiero; dimos 2,5 millones de dólares a Colombia para ayudar a los venezolanos que llegan ahí y lo aumentaremos a 16 millones (…) En nombre del presidente  Trump, Estados Unidos cree que es el momento en el que tenemos que hacer mucho más; Estados Unidos no descansará hasta que Venezuela recupere su derecho a la libertad”.

Comentarios