Guyana será potencia petrolera ante colapso socialista de Venezuela

El país caribeño tiene intenciones de impulsar su economía y convertirse en una nación productora de crudo en grandes volúmenes, y hasta más confiable que Venezuela.

1.073
Tras varios años taladrando en aguas controvertidas, la compañía estadounidense ExxonMobil encontró entre 3,2 y 3,7 mil millones de barriles cerca de las costas en el mar Caribe (Cámara Minera Petrolera Dominicana)

Mientras Venezuela reduce su producción petrolera a sus mínimos históricos, Guyana, el país vecino, está a punto de convertirse en una nación potencia productora de crudo, una vez que empiece a explotar las grandes reservas de crudo que se encuentran en la plataforma continental correspondiente al territorio disputado entre ambos países.

Tras varios años taladrando en aguas controvertidas, la compañía estadounidense ExxonMobil encontró entre 3,2 y 3,7 mil millones de barriles cerca de las costas en el mar Caribe.

Según Tanker Trackers, portal especializado en petróleo, Guyana tiene intenciones de impulsar su economía con dicho descubrimiento y convertirse así en un país exportador de crudo, una situación que podría convertirla en una nación productora de crudo en grandes volúmenes, y hasta más confiable que Venezuela.

El hallazgo de crudo en tramos de mar reclamados por Venezuela ha profundizado la disputa territorial entre ambos países en años recientes; de hecho, esta semana la Corte Internacional de Justicia (CIJ) convocó a ambos países a presentar sus alegaciones escritas en el reclamo por el Esequibo.

Segun reportes de Kayrros y la Agencia Espacial Europea (ESA), la producción de crudo de Venezuela se encuentra en su nivel más bajo en más de 50 años. La producción en mayo promedió 1,36 millones de barriles por día (b/d), por debajo de los 1,41 millones b/d en abril. Las pérdidas mensuales hasta ahora en 2018 han promediado más del 3,5%.

Con la estatal petrolera PDVSA en ruinas, se conoció que Venezuela acaba de ser desplazada por Colombia como proveedor de crudo al mercado de Estados Unidos; un hecho que se da por primera vez en la historia.

A esto se suma que ahora Venezuela también competirá con Guyana, la cual se está preparando para ser una potencia petrolera.

Fue el pasado 20 de junio cuando ExxonMobil anunció el octavo descubrimiento de petróleo aguas afuera en el llamado Bloque Stabroek.

Según un comunicado del gobierno de Guyana, este nuevo hallazgo añadiría 3,2 millardos de barriles a los otros siete reservorios encontrados.

Ahora Guyana comienza a tener un peso específico en la región. De hecho, Brasil lo convocó como invitado especial a reuniones del Merocur, los países árabes comienzan a verlo como futuro miembro de la OPEP, y Caricom como un fuerte aliado.

Venezuela perderá el Esequibo, empezó con el pie izquierdo

El lunes 18 de junio, la Cancillería de Venezuela informó que no participará en el procedimiento sobre el territorio Esequibo ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), y alegó que esa instancia carece de jurisdicción sobre la disputa limítrofe con Guyana.

Entre tanto, este lunes 2 de julio, la Corte Internacional de Justicia decidió que deberá determinar si es competente o no para conocer la demanda interpuesta por Guyana en el caso del Esequibo.

Claudio Briceño Monzón, especialista en problemas limítrofes internos y externos de Venezuela, señaló a el portal El Pitazo que “cuando una de las partes no comparezca ante la Corte o se abstenga de defender su caso, la otra parte podrá pedir a la Corte que decida a su favor”.

Asímismo, Emilio Figueredo, abogado, analista y exembajador de Venezuela en Naciones Unidas afirmó a PanAm Post que el hecho de que régimen de Nicolás Maduro decida no acudir a la CIJ, “es como el avestruz que mete la cabeza dentro de la tierra, porque si no vas, en derecho eso se puede llamar confesión ficta, puede que no estés presente y la Corte puede continuar su juicio”, destacó.

Venezuela perdería su salida al Atlántico

El coronel Pompeyo Torrealba, exjefe de la Unidad Especial para el Esequibo en la Cancillería de Venezuela, dijo a PanAm Post que Venezuela no se opone a que Guyana se desarrolle, pero que el problema es la pretensión de ese país de explorar y explotar pozos petroleros en el área que corresponde a territorio Esequibo, que se mantiene en reclamación.

Por su parte, el internacionalista Sadio Garavini explicó a PanAm Post que Guyana ha fijado unilateralmente una línea que considera que debe ser la delimitación entre el territorio que considera suyo (la Zona en Reclamación) y Delta Amacuro (Estado oriental de Venezuela). Señaló que esa línea está arbitrariamente inclinada hacia el oeste, de forma tal que cercena a Venezuela centenares de kilómetros cuadrados de su fachada atlántica.

“Perder la salida al Atlántico, significaría perder, en lo económico, centenares de miles de kilómetros cuadrados de áreas marinas y submarinas ricas en hidrocarburos y peces. Y desde el punto de vista geopolítico, la salida libre al Atlántico; esto es importante debido a que un barco venezolano no tiene que pasar por mares que tengan jurisdicción con otro país, es una salida libre hacia alta mar”.

El socialismo entregó el Esequibo

El Laudo Arbitral de París (1899), en el que Venezuela ni siquiera participó, define las actuales fronteras entre Venezuela y lo que en aquel momento era la Guayana Británica. En 1966, pocos meses de que Gran Bretaña (que había tomado los territorios por la fuerza a mediados del siglo XIX) concediera la independencia a lo que hoy es la República Cooperativa de Guyana (para la cual el Esequibo representa dos tercios de su territorio), se firmó el Acuerdo de Ginebra, en el que la ONU reconoce que Venezuela tiene un reclamo válido y se constituye la figura del buen oficiante.

Pero la defensa y el reclamo del territorio venezolano sufrió un grave daño con la llegada del chavismo al poder: en 2004, en una visita a Georgetown, capital de Guyana, Hugo Chávez afirmó que “el Gobierno venezolano no será un obstáculo para cualquier proyecto a ser conducido en el Esequibo, y cuyo propósito sea beneficiar a los habitantes del área”.

Durante su primer Gobierno (1999-2006) el fallecido presidente Hugo Chávez mantuvo la política de Estado de sus predecesores de defender la reclamación del territorio; pero todo cambió con una visita que realizó el mandatario a Guyana en 2004.

En su discurso, el 20 de febrero de ese año, Chávez dijo: “El asunto del Esequibo será eliminado del marco de las relaciones sociales, políticas y económicas de los dos países”.

Garavini explicó que “Venezuela ha tomado una posición pasiva en la última década por la megalomanía del expresidente Chávez y su ceguera ideológica”. Además, agregó que “Chávez quería tener una política exterior mundial, quería conseguir los votos del Caribe angloparlante, y por eso asumió una posición pasiva”.

Lo mismo denunció el reconocido periodista venezolano Nelson Bocaranda, quien aseguró que el expresidente Chávez logró un acuerdo con el expresidente de Guyana, Bharrat Jagdeo ofreciéndole dejar de lado la reclamación del territorio Esequibo, para así cohesionar todos los votos de la comunidad caribeña. Ese supuesto acuerdo influiría tanto en las votaciones de la OEA como de la ONU, donde Venezuela había aspirado a pertenecer al Consejo de Seguridad.

Luego de que Guyana exploró y explotó los pozos encontrados, y se dio cuenta de que ese país puede convertirse en potencia petrolera, decidió dejar de votar a favor de Venezuela en instancias internacionales y además se unió a coaliciones como el Grupo de Lima que lucha contra la dictadura de Nicolás Maduro.

Comentarios