Hiperinflación en Venezuela: uno de los peores casos de la historia

Esto se debe a unas “políticas públicas aberrantes” llenas de controles.

4.836
Según los últimos pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB de Venezuela registrará este año una contracción del 18 %, ampliando a cinco años su caída. EFE/Miguel Gutiérrez

Venezuela, el país con los salarios más bajos de la región y una crisis humanitaria sin precedentes, rompió el récord de la inflación más alta de América, a tal punto de que en 2019 la hiperinflación alcanzará la cifra de 10.000.000 %. Esto se debe, según el economista venezolano José Toro Hardy, a unas “políticas públicas aberrantes” llenas de controles.

Toro Hardy le le explicó al PanAm Post que con la nueva estimación del FMI, Venezuela se ubica entre los casos de inflación más altos que ha conocido la humanidad en su historia.

Este es el resultado de políticas públicas aberrantes y de un populismo desenfrenado. El Gobierno de Venezuela ha incurrido en un déficit fiscal inmanejable para financiar el flujo de caja de PDVSA que es la empresa petrolera de mercado.

“El Gobierno ha recurrido a exigirle al Banco Central de Venezuela que haga inmensas emisiones de dinero sin respaldo, ese dinero se incorpora a la masa monetaria del país y demanda bienes. Pero como en el país no hay bienes porque destruyeron el aparato productivo mediante expropiaciones, controles de precio, mediante todo tipo de medidas de carácter socialista, lo que han logrado es que haya una escasez de cualquier cosa. En Venezuela no hay medicamentos, no hay alimentos, pero el resultado es que esa inmensa masa monetaria demandando bienes que no existen, lo único que logra es que los precios suban”, explicó.

Ante esta situación, generada por el chavismo, el 91 % de las familias venezolanas viven por debajo de la línea de pobreza, y de esa cifra el 65 % enfrenta pobreza extrema.

“Es muy difícil vivir en estas condiciones, primero porque el país se ha empobrecido, porque no hay salario que aguante este aumento de los precios que se suma a la escasez de casi cualquier producto. La gente se está desesperando y viviendo en medio de una angustia terrible y por esa razón muchísimos venezolanos sencillamente optan por abandonar el país”, recordó Toro Hardy.

La economía en Venezuela se asemeja a la de un país en guerra, con una escasez de alimentos y medicamentos única en su historia. Además, con una variación diaria de precios que se traduce en la inflación más alta de la región y se convirtió en uno de los diez significativos casos hiperinflacionarios en el mundo.

Según los últimos pronósticos del Fondo Monetario Internacional (FMI), el PIB de Venezuela registrará este año una contracción del 18 %, ampliando a cinco años su caída; mientras que el próximo año la recesión podría ser del 5 % como consecuencia del desplome de la producción de petróleo y la inestabilidad política y social.

Según los estudios del FMI, la hiperinflación venezolana alcanzará en 2018 el 1.370.000% anual, y se disparará al 10.000.000 % en 2019. La situación es tan grave que Venezuela fue excluida del promedio regional y de la lista de los mercados emergentes para no deformar las cifras.

Por otro lado, el FMI calcula que la riqueza por habitante de Venezuela ha caído “más de un 35 %” entre 2013 y 2017, y pronostica la pérdida de alrededor del 60 % del PIB per cápita entre 2013 y 2023, cifra que situaría el empobrecimiento previsto para Venezuela en niveles semejantes al registrado por países en guerra como los casos de Irán entre 1976 y 1981, Irak entre 1999 y 2003, Azerbaiyán entre 1990 y 1995 o Libia entre 2010 y 2011.

Hace una década, cuando esta situación se advertía, muchos economistas decían que en Venezuela no podía haber hiperinflación gracias al petróleo; no obstante, gracias al socialismo se logró destruir no solo la economía, sino la producción de crudo.

Antes la primera razón por la que emigraban los venezolanos era principalmente por la inseguridad y los altos niveles de violencia en el país suramericano; ahora la razón principal es porque en ese país la economía es insostenible.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento