Con liquidación de PDVSA Maduro pretende huir de millonarias deudas

"Es una medida fraudulenta, que solo se justifica en la intención de defraudar a los acreedores de PDVSA".

2.018
De acuerdo con la agencia de noticias Argus, la nueva compañía petrolera heredaría todos los activos de PDVSA, menos las crecientes deudas. (Pdvsa)

La chavista e ilegítima Constituyente de Venezuela busca liquidar a la estatal petrolera PDVSA debido a las millonarias deudas que esta empresa mantiene, y crear otra compañía nacional.

“Es una medida fraudulenta, que solo se justifica en la intención de defraudar a los acreedores de PDVSA”, señaló José Ignacio Hernández, profesor de derecho administrativo.

Se trata de la Corporación Venezolana de Energía (CVE), que, según el economista del chavismo David Paravisini, se encargaría de desarrollar proyectos energéticos orientados a la exportación, por su cuenta y mediante empresas conjuntas con socios extranjeros.

“Los activos de la nueva empresa Corporación Venezolana de Energía podrían ser atacados por acreedores de PDVSA, e incluso de la República, alegando no solo el carácter fraudulento de la operación sino además, que la nueva empresa es alter ego del Estado”, señaló a través de su cuenta en Twitter.

De acuerdo con la agencia de noticias Argus, la nueva compañía petrolera heredaría todos los activos de PDVSA, menos las crecientes deudas.

Para nadie es un secreto que la Asamblea Nacional Constituyente, órgano dispuesto por el chavismo para cambiar la Constitución de Venezuela, es un ente írrito conformado tras un fraude electoral. Todas sus acciones son ilícitas luego de que fuera instaurada en contra de lo establecido en la Constitución venezolana y los ciudadanos no fueran legalmente consultados.

Según la propuesta del chavismo, CVE absorbería todos los activos administrativos, operacionales y físicos de PDVSA, incluida la filial de refinación de PDVSA en EE. UU., Citgo, pero no sus obligaciones de pago, que incluyen las deudas con los tenedores de bonos, socios de empresas conjuntas, proveedores y otros acreedores.

Un ejecutivo del sector financiero con sede en EE. UU. cercano a tenedores de bonos, le dijo a Argus que la medida se “desecharía en cualquier tribunal fuera de Venezuela” porque una empresa no puede transferir todos sus activos a una nueva entidad sin transferir los pasivos también. “No se puede escapar de la deuda de esta manera”, dijo.

Y es que al parecer CVE iría más allá de la arruinada PDVSA, pues también absorvería los activos físicos y humanos de otras empresas estatales de energía que también están en condiciones deplorables, como la eléctrica Corpoelec.

“CVE sería una corporación energética integrada, una entidad única responsable de todos los recursos energéticos de Venezuela”, dijo un funcionario del chavismo a la agencia de noticias.

PDVSA en ruinas

La liquidación de PDVSA era una situación inimaginable hace dos décadas, cuando la compañía era un ejemplo a seguir a nivel mundial, una corporación que fue la mejor de América Latina.

Según el economista José Toro Hardy, PDVSA es la empresa que más aportaba al crecimiento de la economía venezolana. Hoy en día es la empresa que más aporta al empobrecimiento del país.

A través de su cuenta en Twitter, Toro explicó que Venezuela llegó a octubre con USD $6.400 millones vencidos de compromisos de su deuda externa.

También informó que “en noviembre hay que pagar USD $721 [millones] por intereses de bonos. Además los primeros USD $500 millones a ConocoPhillips por un laudo arbitral que ganó por la confiscación de unos activos suyos en Venezuela.

“También hay que pagar USD $100 millones a la empresa minera Rusoro, por otro laudo arbitral, lo que da un total de USD $1.321 millones a pagar en noviembre”.

“Hoy en día Venezuela debería estar produciendo más de 5 millones de barriles diarios. Sin embargo, desde que llegó el régimen al poder empezó a destruir la industria petrolera, y el resultado es que en vez de producir 5 millones, producimos 1.200.000 barriles”, señaló Toro Hardy.

Y es que la producción de 1.200.000 barriles diarios, cantidad insuficiente para cumplir con las deudas extranjeras, es consecuencia del abandono, la malversación de fondos y la corrupción masiva del chavismo.

Si PDVSA se atrasa más en sus deudas, la propuesta de la nueva compañía CVE podría ser una estrategia para amortiguar el golpe de la posible pérdida de Citgo y dividir pasivos, posiblemente declarando la quiebra o la disolución de PDVSA, un escenario que se ha discutido en la comunidad financiera internacional durante meses.

Según la Opep, Venezuela es el país con las mayores reservas probadas de crudo en el mundo con 296.501 millones de barriles. Sin embargo, paradójicamente ya el crudo y su comercialización no es un negocio rentable para el país suramericano tras la brutal desidia del socialismo. PDVSA ya no produce petróleo ni dólares.

Comentarios