Chavismo se roba elecciones universitarias para silenciar a estudiantes

El TSJ admitió un amparo constitucional a favor de la candidata del chavismo Jessica Bello, quien se considera la vencedora en las elecciones de la Universidad de Carabobo, aunque resultó ganadora la Alianza 23, opositora al régimen de Maduro.

256
El abogado Pablo Aure, secretario de la Universidad de Carabobo informó que con la decisión de la Sala electoral, el TSJ demostró ignorancia en procesos electorales estudiantiles, violando la autonomía universitaria (Punto de Corte)

Una vez más el chavista e ilegítimo Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) utilizó su poder a conveniencia para robarse las elecciones de la Universidad de Carabobo en Venezuela, para favorecer al chavismo.

La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia admitió la acción de amparo constitucional que introdujo la candidata del chavismo Jessica Bello, quien se considera la vencedora en las elecciones de la Universidad de Carabobo; a pesar de que fue proclamada como ganadora la Alianza 23, de tendencia opositora al régimen de Nicolás Maduro.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

La acción judicial representa una medida más del TSJ como brazo judicial de la dictadura que bajo sentencias busca acabar con las únicas elecciones democráticas y limpias que se han llevado a cabo recientemente en el país suramericano.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

La nueva sentencia del TSJ demuestra que en totalitarismo no hay espacio para la democracia ni se respeta la autonomía universitaria establecida en las leyes venezolanas.

Ante la orden emitida por el chavista TSJ, la rectora de la Universidad de Carabobo, Jessy Divo de Romero, señaló que la institución hará respetar la voluntad de su comunidad estudiantil.

«Ningún ente externo vulnerará su autonomía. Somos respetuosos de las leyes y exigimos respeto para nuestros estudiantes», señaló.

Asímismo, el abogado Pablo Aure, secretario de la Universidad de Carabobo informó que con la decisión de la Sala electoral, el TSJ demostró ignorancia en procesos electorales estudiantiles, violando la autonomía universitaria. Agregó además que el organismo judicial «incurrió en lo que se denomina error inexcusable lo cual es causal de destitución».

El abogado informó que la sentencia es «inejecutable» porque está plagada de nulidad en todos sus aspectos.

Se trató de los comicios en una de las cinco más importantes universidades en Venezuela, donde los estudiantes eligieron a quienes los representarán ante la sociedad civil y ante la Universidad. Es un signo de democracia; una acción que demostró que el espíritu de lucha aún no se ha perdido.

A pesar de que pareciera que se trata solo de comicios en una universidad de Venezuela; la verdad es que las casas de estudio en ese país se han convertido en centros de formación de estudiantes críticos y dispuestos a luchar por la democracia en Venezuela.

De las elecciones universitarias, han surgido los principales líderes políticos del país, y una gran cantidad de presos políticos; además desde las universidades han nacido las manifestaciones con mayor impacto político y social que ha tenido Venezuela.

Es por ello que el régimen de Maduro hizo hasta lo imposible para ganar dichas eleciones, pues busca evitar que los estudiantes protesten o se manifiesten contra la dictadura. Que no exista movilización estudiantil.

Amedrentamiento y persecución

Antes y durante la jornada electoral, la dictadura hizo hasta lo imposible para que estudiantes afines al chavismo ganaran los comicios.

La rectora Jessy Divo acusó a funcionarios de la Gobernación del Carabobo de irrumpir con pistolas en las facultades de Ciencias Biomédicas, y de Ciencias Jurídicas y Políticas para robarse las cajas que contenían las papeletas.

Días antes que se llevaran a cabo las elecciones, se dio el asesinato del estudiante y candidato a la Federación de Centros Universitarios de la Universidad (FCU) de Carabobo, Celis Blanco en extrañas circunstancias. Se presume que fue asesinado a golpes o asfixiado.

Otra manifestación de amedrentamiento y persecución por parte del régimen de Nicolás Maduro quedó en evidencia luego de que detuvieran al actual presidente de la FCU, Iván Uzcátegui, y al director de comedores Ramón Bravo, presuntamente con la intención de desmovilizar a los estudiantes que votarían en las elecciones de este miércoles 14 de noviembre.

Pero el asesinato y las detenciones de dirigentes estudiantiles de oposición, no fueron los únicos hechos represivos por parte de la dictadura, pues durante la jornada electoral, grupos violentos y colectivos armados del chavismo violaron la autonomía universitaria, ingresaron a la institución, efectuaron disparos y lanzaron bombas lacrimógenas.

En dictadura no hay cabida para elecciones libres

Las reacciones ante el robo electoral por parte del Tribunal Supremo de Justicia, no se hicieron esperar, pues a través de las redes sociales desde periodistas, analistas políticos y hasta dirigentes opositores aseguran que se trata de una muestra más de que en Venezuela no hay cabida para elecciones libres.

Lenin Danieri, periodista venezolano, señaló criticó que en el país suramericano «todavía hay quienes creen que votar es la salida».

Lo mismo afirmó el dirigente opositor Enrique Aristiguieta Gramko: «Si les roban con tanto descaro las elecciones a los estudiantes, que no harán con aquella en que estará en juego el poder? Comprenden por qué no creemos en diálogo con malandros?», sentenció.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento