Putin ridiculiza a Maduro y tras presión de EEUU retira aviones de guerra

Especialistas aseguran que Trump presionó a Putin para que retirara las aeronaves del país suramericano.

33.333
Como afirmó el internacionalista Kenneth Ramírez, «La propaganda de Guerra Fría duró solo 2 días». EFE/ Maxim Shemetov/pool

Tras mucho alardear, el régimen de Nicolás Maduro se quedará sin la presencia de aviones de guerra rusos en Venezuela. Esto luego de que Estados Unidos anunciara que los bombarderos enviados por Vladímir Putin dejarán el país suramericano este viernes.

El ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino López, aseguró que ambos países se están “preparando para defender a Venezuela”; sin embargo, menos de 48 horas después, Rusia confirmó que los bombarderos no se quedarán.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Especialistas aseguran que Trump presionó a Putin para que retirara las aeronaves del país suramericano, y al final Rusia terminó ofreciendole explicaciones a Estados Unidos. Como afirmó el internacionalista Kenneth Ramírez, «La propaganda de Guerra Fría duró solo 2 días».

Y es que la dictadura de Maduro recibió una escuadrilla de aeronaves rusas, entre ellos dos bombarderos estratégicos Tu-160, para realizar «vuelos operativos combinados»; hecho que alertó a los países de la región en medio de tensiones diplomáticas y la proximidad del 10 de enero, fecha en la que Maduro perdería total legitimidad a nivel internacional.

«Hemos hablado con representantes de Rusia y sido informados de que sus aeronaves militares, que aterrizaron en Venezuela, saldrán del país el viernes y volverán a Rusia», explicó Sarah Sanders, portavoz de la Casa Blanca.

Hasta la Secretaría General de la OEA expresó su preocupación por la presencia de aviones rusos en Venezuela para realizar ejercicios militares. “La OEA toma nota con la más alta preocupación de las noticias provenientes de Venezuela sobre la posibilidad de que aviones con capacidad de uso de armas nucleares provenientes de Rusia se encuentren en su territorio”, dijo en un comunicado la entidad.

La OEA indicó que considera que este acto es “lesivo de la soberanía venezolana” y que la presencia de esta “misión militar extranjera viola la Constitución Nacional venezolana al no haber sido autorizada por la Asamblea Nacional» de ese país.

El internacionalista Kenneth Ramírez, presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales, señaló que se trata de la tercera vez que Rusia envía bombarderos a Venezuela en medio de tensiones con Estados Unidos.

Ramírez explicó que Maduro se ha convertido en un mero peón geopolítico, pues Putin lo que quiere es demostrar fuerza ante Trump.

¿Qué hay detrás?

A pesar de que las relaciones entre Venezuela y Rusia no están en su mejor momento, especialistas aseguran que Putin utiliza a Maduro con el objetivo de demostrar ante el mundo que no está solo.

Steven Pifer, exembajador de Estados Unidos en Ucrania, señaló para la BBC que «lo que el Kremlin quiere es dar la imagen de una Rusia que no está aislada, cuando en realidad lo está». El especialista señaló que ayudar económica y militarmente a Venezuela sirve para mostrar que «Rusia tiene conexiones alrededor del mundo».

Sin embargo, recientemente el mandatario ruso no supo ocultar su incomodidad ante la visita de Nicolás Maduro. El dictador de Venezuela viajó a Rusia para pedirle a Putin más financiamiento, y aunque anunció acuerdos por más de USD $6.000 millones, fue evidente que a Rusia no le gustó la idea.

No hay videos de declaraciones conjuntas entre Maduro y Putin, además, no fue recibido en el Kremlin, como en otras ocasiones. A esto se le suma que fue el mandatario de Venezuela quien a las puertas de un hotel dio a conocer los acuerdos.

En el único video existente de la reunión, se pudo observar una especie de regaño por parte Putin hacia Maduro al pedirle que mejorara sus relaciones con la oposición.

También se observa a un Maduro incómodo y cabizbajo tratando de explicarle al presidente de Rusia que supuestamente ahora sí cuenta “con un plan económico bastante completo”. Tras esa afirmación, Putin decidió desviar la mirada y no contestar.

A todo esto se suma la prudencia con la que el Gobierno de Putin se ha referido a la crisis venezolana, una muestra más de que hasta para los principales aliados de la dictadura, Maduro no es una solución, sino un gran problema.

“Lo primero que tenemos que decir es que la forma en que se produjo la visita de Maduro a Moscú fue bastante vergonzosa. El presidente Putin estaba en la Cumbre del G20 y pudo haber pasado por Caracas para reforzar la relación bilateral, así como lo hizo Erdogan. Sin embargo, de forma muy improvisada, Maduro partió a Moscú y se notó el real desinterés de Putin”, señaló para el PanAm Post el internacionalista Kenneth Ramírez.

Además no lo reciben en el Kremlin sino que lo reciben sin honores y  en una residencia a las afueras de Moscú y evidentemente esto también denota que Maduro no es un actor el cual Putin pretende halagar, el lenguaje no verbal fue evidente.

“Putin está descontento porque no se están cumpliendo con los acuerdos petroleros a tiempo y esto evidentemente lo tiene muy incómodo y en una situación de esperar y ver respecto a Venezuela”, afirmó el especialista.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento