Lo que falta para que Juan Guaidó asuma la transición en Venezuela

En Venezuela no existe un marco legal para lo que está sucediendo, por lo que está en manos de la Asamblea Nacional adoptar las decisiones para lograr la salida de Maduro.

426
Juan Ignacio Hernández: “En los hechos lo que existe es que Maduro ocupa ilegítimamente la silla presidencial y en los hechos hay que sacarlo de allí. (Twitter)

Venezuela entró en una etapa de incertidumbre y desconocimiento tras la ilegitimidad de Nicolás Maduro y la asunción al poder del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó,  quien asumió las competencias de la Presidencia del país; una situación que pone a la nación en medio de más preguntas que respuestas.

Apegándose a los artículos 333, 350 y 233 de la Constitución Nacional de Venezuela, Guaidó asumió las funciones de la Presidencia de la República e inició con él un proceso de transición política, que aún no está claro.

Jose Ignacio Hernández, profesor en Derecho Administrativo y Constitucional, explicó que en Venezuela no existe un marco legal para lo que está sucediendo, por lo que está en manos de la Asamblea Nacional adoptar las decisiones para lograr la salida.

“El artículo 233 de la Constitución no aplica directamente a nuestro caso pues Maduro sigue sentado en Miraflores y es imposible hacer elecciones en 30 días. De allí, que hay que ajustar su aplicación con base en el 333. Son decisiones políticas solo la AN puede adoptar”, señaló el especialista.

“En los hechos lo que existe es que Maduro ocupa ilegítimamente la silla presidencial y en los hechos hay que sacarlo de allí. La AN y su Presidente tienen la habilitación constitucional para conducir esa transición (333-350-233)”, señaló.

El artículo 233, explica en cuáles casos se puede decretar la falta absoluta del presidente de la República.

Una de ellas, y es a la que se está apegando la máxima autoridad del Parlamento, es la de abandono de cargo declarado por la AN.

Ese mismo artículo también indica lo que se debe hacer posterior al comunicado. Y es que una vez sea decretada la falta absoluta se debe proceder a realizar unas nuevas elecciones presidenciales en los 30 días siguientes. Mientras se dan las elecciones, es el presidente de la AN quien asume la Presidencia de la República.

La situación se complica porque en Venezuela el chavista Consejo Nacional Electoral (CNE) no es un organismo independiente, y por el contrario, trabaja y sigue órdenes del régimen de Nicolás Maduro, por lo que es imposible convocar a unas elecciones con garantías.

Por su parte, el artículo 333 insta a los ciudadanos, investidos o no de autoridad, a salir en defensa de lo establecido en la Constitución, cuando cualquier persona o grupo quiera derogar lo allí escrito usando la fuerza u otro método de coacción.

Ante esto, Guaidó asegura que asume el deber de cumplir con dicho artículo, y convocar la acción de los ciudadanos en la calle y de la Asamblea Nacional para hacer cumplir la Constitución.

De acuerdo con el abogado constitucionalista, José Vicente Haro, ha señalado que Juan Guaidó ya asumió el cargo de presidente encargado de la República, y se convirtió en Jefe de Estado. El especialista señaló que Venezuela atraviesa una oportunidad única para lograr la transición.

Pero tal y como lo afirma el periodista Juan Carlos Zapata, el ahora encargado presidente de Venezuela, está dispuesto a asumir las riendas del país, pero para ello necesita que el pueblo, la Fuerza Armada, los sindicatos y, hasta el chavismo disidente, lo acompañen. Además del apoyo irrestricto de la comunidad internacional.

Una docena de países latinoamericanos reunidos en el Grupo de Lima no solo desconoció la reelección de Maduro para un segundo sexenio, sino que le entregara la presidencia a Guaidó y se convocaran nuevas elecciones presidenciales.

Algunos mandatarios de la región como Mauricio Macri de Argentina, Sebastián Piñera de Chile e Iván Duque de Colombia, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, han sostenido conversaciones telefónicas con el jefe del Congreso, hechos que han generado irritación dentro de las filas del oficialismo y demuestran que el único presidente reconocido y legitimado a nivel internacional es Juan Guaidó.

Benigno Alarcón, director del Centro de Estudios Políticos y de Gobierno de la Universidad Católica Andrés Bello, señaló al portal digital La Patilla que “si no existe apoyo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana y de los factores que sostienen al régimen de Maduro, es muy difícil que haya una transición en Venezuela.

“No se trata de un tema de voluntad o falta de voluntad, sino del quiebre del piso que sostiene al gobierno”,  dijo.

Asímismo Michael Camilleri, especialista en políticas públicas del centro de análisis Diálogo Interamericano, explicó que queda abierta una interrogante diplomática: “Vamos a ver si los países que no reconocieron el nuevo mandato de Maduro reconocen al presidente de la AN como el presidente legítimo y comienzan a tratarlo como tal”.

La mayoría de los gobiernos de lo región y europeos, tras desconocer a Maduro, mostraron de inmediato su respaldo al Congreso elegido en 2015, que para el gobierno socialista es inexistente desde que el Tribunal Supremo lo declaró en desacato.

Como parte de las acciones a tomar como parte del proceso de transición señaló que la Asamblea Nacional de Venezuela firmará un decreto de amnistía para militares, una ley de garantías, la autorización de ingreso de ayuda humanitaria y la discusión de la ley de transición.

Hay que recordar que Guaidó inició consultas con mandatarios de la región para recibir el respaldo internacional con el fin de asumir la Presidencia de Venezuela.

“Estamos en pleno debate y consulta con todos los países con respecto a la implementación del artículo 233 de la Constitución, va a derivar mucho sobre todo del respaldo que logremos conseguir en los próximos días”, señaló Guaidó en una conversación telefónica con el mandatario chileno, Sebastián Piñera.

El artículo 233 de la Carta Magna de Venezuela establece que ante la falta de un presidente electo le corresponderá al presidente de la Asamblea Nacional asumir el poder y convocar elecciones presidenciales en los siguientes 30 días.

Y es que si la mayoría de los países manifiestan su respaldo y están dispuestos a reconocer a Guaidó como presidente de Venezuela, la situación en el país suramericano podría cambiar. La Fuerza Armada de Venezuela estaría obligada actuar, o en su defecto sería necesaria la participación de la comunidad internacional.

Mariano de Alba, internacionalista y especialista en derecho internacional, señaló a través de su cuenta en la red social Twitter que solo si Guaidó cuenta con el respaldo de los países, tendría sentido efectuar su investidura.

Para el especialista “idealmente, la consultas por parte de Guaidó, también incluyen a otros actores claves para la resolución de la crisis, dentro de Venezuela”.

Comentarios