Maduro hace concierto paralelo para negar crisis humanitaria en Venezuela

Mientras más de 300 mil venezolanos se encuentran en riesgo de muerte tras la escasez de alimentos y medicinas, Maduró optó por hacer un concierto paralelo para evitar el ingreso de ayuda humanitaria.

1.568
No es la primera vez que el régimen copia a la oposición venezolana en todo su accionar, durante 20 años, cada vez que la Asamblea Nacional de Venezuela convoca a una marcha o manifestación, el chavismo hace lo mismo (Twitter)

El régimen usurpador de Nicolás Maduro estableció un plan perverso para “competir” contra el Gobierno legítimo de Juan Guaidó en el marco de ingreso de la ayuda humanitaria a Venezuela: creó un concierto paralelo y un plan social para regalar en Colombia alimentos y medicamentos.

Mientras más de 300.000 venezolanos se encuentran en riesgo de muerte tras la escasez de alimentos y medicinas en el país suramericano, la dictadura decidió usar las mismas fechas que Guaidó estableció para el ingreso de la ayuda; esto con el fin de interferir e instalar en el Puente Internacional Simón Bolívar un concierto.

No es la primera vez que el régimen copia a la oposición venezolana en todo su accionar.Desde hace 20 años, cada vez que la Asamblea Nacional de Venezuela convoca a una marcha o manifestación, el chavismo hace lo mismo. Cuando la oposición ha ganado las elecciones regionales, el oficialismo también decide crear alcaldías y gobernaciones paralelas para mantenerse el poder. El objetivo: intimidar y restringir.

De acuerdo con Jorge Rodríguez, el chavista ministro de Comunicación, en el evento de la dictadura se entregarán más de 20.000 cajas de alimentos CLAP y se realizará una jornada de atención médica gratuita, “vamos a llevar pediatras, cirujanos, odontólogos”, expresó.

En una especie de “personalidad psicopática”, el chavismo niega totalmente la crisis en Venezuela; niega los más de tres millones de venezolanos refugiados, la desnutrición y las muertes, mientras que fuera de las fronteras países como Colombia, Perú y Brasil son testigos de una migración forzada sin precedentes.

Aunque Maduro ha negado que en Venezuela exista una crisis humanitaria y ha insistido en que el Gobierno de Estados Unidos le ha bloqueado fondos para comprar alimentos y medicamentos, se contradice, pues ahora regalará atención médica en la frontera.

Esta propuesta, anunciada por Rodríguez, surge luego de que el empresario británico Richard Branson anunciara la organización de “Venezuela Aid Live” el 22 de febrero en Cúcuta, donde se encuentran almacenadas toneladas de ayuda humanitaria para Venezuela.

Entre los artistas invitados que respaldan al Gobierno de Juan Guaidó están Luis Fonsi, Juanes, Ricardo Montaner, Juan Luis Guerra, Fonseca, Alejandro Sanz, J Balvin, Carlos Vives, Nacho, Anitta, Mau y Ricky, Danny Ocean, Alesso Dj y los youtubers Marko, Lele Pons y Rudy Mancuso. Mientras que el régimen de Maduro aún no menciona cuáles serán sus artistas a participar.

A pesar de que el régimen usurpador de Maduro se niega a permitir el ingreso de alimentos y medicamentos, el Gobierno de Guaidó está armando toda una logística nacional e internacional para lograr que entre al país la ayuda humanitaria el próximo sábado 23 de febrero.

Millones de dólares, un concierto histórico, el papel de los indígenas venezolanos, más de 100.000 voluntarios y el sector transporte forman parte de este plan humanitario.

Ya Guaidó logró recaudar más de USD $100 millones en la Conferencia Mundial de la Crisis Humanitaria. Además, cuenta con uno de los equipos de voluntarios más grandes del mundo que trabajará para que la ayuda llegue al país suramericano.

A estos esfuerzos se sumó el sector transporte en Venezuela, que se puso a disposición del Gobierno de Guaidó para movilizar la ayuda humanitaria que ingrese al país.

Además, el presidente de Chile, Sebastián Piñera anunció que el próximo viernes viajará a Colombia para, junto al presidente Iván Duque, entregarles a los venezolanos la ayuda humanitaria.

Y es que el presidente venezolano ha asegurado que será la mayor movilización de la historia del país, donde el pueblo les exigirá a los militares que permitan ingresar los medicamentos y alimentos que en principio ayudarán a salvar unas 300.000 vidas.

La ayuda humanitaria va a entrar sí o sí a Venezuela, porque el usurpador va a tener que irse, sí o sí de Venezuela. No es la primera vez que Venezuela se va a librar de un tirano, esperemos sí que sea la última.

Con estas afirmaciones, Guaidó pone entre la espada y la pared a los militares venezolanos en la frontera, quienes deberán tomar la decisión de dejar ingresar la ayuda a pesar de la negativa de sus superiores o enfrentarse a la población que estará respaldada por la comunidad internacional.

Ya todo está prácticamente listo, a tal punto que el Gobierno de Estados Unidos, que ha sido uno de los principales impulsores de la ayuda humanitaria, también estaría dispuesto a instalar ayuda y presión militar para que Maduro permita el ingreso de la ayuda.

Hay que recordar que Maduro ha quedado como un “cero a la izquierda” en su decisión de impedir el ingreso de ayuda humanitaria, sobre todo luego de que se conociera que indígenas venezolanos retaron a la dictadura y escoltaron cargamentos de medicamentos y alimentos que llegaron al país por la frontera.

Liborio Guarulla, exgobernador del estado venezolano de Amazonas, aseguró el pasado jueves que la ayuda humanitaria enviada por Colombia ha comenzado a ingresar por esa región a través de los ríos Guainía, Atabapo y Orinoco.

Pero la dictadura del régimen usurpador no solo buscó bloquear con gandolas y containers la frontera para impedir el ingreso de la ayuda humanitaria; además decidió apostar a reclusos como personal de apoyo a la Fuerza Armada. Se trata de delincuentes que estarían pagando condena que ahora deben servirle al régimen en su misión por no permitir la entrada de alimentos y medicamentos.

Mientras para Maduro permitir una ayuda humanitaria representa el inicio de una presunta intervención militar, para Guaidó es el inicio de un cambio en Venezuela, pues no solo buscaría quebrar a las Fuerzas Armadas, sino, además, salvar las vidas que hoy se encuentran en riesgo.

A pesar de que el usurpador ha calificado la ayuda humanitaria como un “show”, la verdad es que su régimen está contra la pared, pues el envío de insumos está a solo horas de ingresar al país poniendo a prueba a los militares venezolanos.

El primer envió será de medicamentos, suministros quirúrgicos y suplementos nutricionales para aquellos venezolanos que corren riesgo de vida o muerte. La ayuda humanitaria será enviada a Cúcuta en avión y en transporte de carga por carretera, donde los paquetes serán almacenados para luego ingresarlos a Venezuela.

Comentarios