Discurso y acciones de Guaidó abonan el terreno para una intervención

El mandatario venezolano señaló que ha sido cauteloso y responsable en todas las acciones tomadas; sin embargo resaltó que no descarta una intervención y que no le "temblará el pulso" para ejercer sus competencias.

4.235
“Cuando escucho ‘artículo 187 ya’, o ‘intervención ya”, yo lo entiendo claramente; todos queremos que sea hoy, ayer, antier o hace un año, que nunca hayamos vivido esta tragedia que padecemos los venezolanos (Twitter)

El presidente (e) de Venezuela, Juan Guaidó, emprendió una escalada en su discurso; con contundencia abona el terreno para la caída de Nicolás Maduro ante una muy posible intervención extranjera.

Este martes 12 de marzo, el mandatario venezolano señaló que ha sido cauteloso y responsable en todas las acciones tomadas; sin embargo resaltó que no descarta una intervención y que no le “temblará el pulso” para ejercer sus competencias.

“Cuando escucho ‘artículo 187 ya’, o ‘intervención ya’, yo lo entiendo claramente; todos queremos que sea hoy, ayer, antier o hace un año, que nunca hayamos vivido esta tragedia que padecemos los venezolanos; claro que lo entiendo y lo sufro con cada uno de ustedes, pero también sabemos que responsablemente hemos dado los pasos necesarios”, dijo Guaidó con contundencia.

“No tengan duda de que no nos va a temblar el pulso para ejercer nuestras competencias como lo debemos hacer, eso sí, con responsabilidad. Dimos el paso del artículo 233 cuando todo el planeta se mostró dispuesto a apoyarnos, nombramos embajadores cuando sabíamos que los reconocerían inmediatamente. Tengan la certeza de que todo lo que está en nuestras manos y nuestro alcance, cada una de nuestras acciones están articuladas y respaldadas por el pueblo de Venezuela que quiere salir ya de esta tragedia”, sentenció.

Pero el discurso fue más allá de asomar que está a favor de una intervención extranjera; también anunció que pronto “buscará su oficina en Miraflores”.

“El cese de la usurpación está muy cerca. Pronto necesitaremos una nueva oficina para trabajar, próximamente iré a buscar mi oficina en Miraflores”, dijo Guaidó.

Pero la escalada en el discurso de Guaidó también se alinea con sus acciones, quien las últimas horas decretó el estado de alarma con el apoyo unánime de la Asamblea Nacional. Ante esto, especialistas consideran que podría estar abonándose el terreno para una intervención extranjera.

En sesión extraordinaria, Guaidó logró la aprobación del decreto sobre “el estado de alarma en todo el territorio nacional por la calamidad” generada por la falta de suministro eléctrico, luego de un apagón nacional que, entre las peores consecuencias, dejó decenas de fallecidos.

En virtud de esta medida se decretó que “la Fuerza Armada Nacional que disponga las movilizaciones que sean necesarias para que brinde protección a las instalaciones y a los funcionarios” que trabajan para restablecer el sistema. Se estipula que se inicien contactos internacionales para resolver la crisis”.

Asimismo, se ordena  “la suspensión de suministro de crudo, combustible y derivados a la República de Cuba”.

“No más envíos de petróleo a Cuba. No va a pasar que nuestra gente pase hambre mientras roban el dinero de Venezuela”, dijo Guaidó al solicitar cooperación internacional para hacer efectiva esta medida.

La medida de Guaidó ha sido analizada como el inicio de una “intervención bien pensada” pues estaría recortando los ingresos de Cuba, país que ha sostenido al socialismo de Chávez y Nicolás Maduro por más de veinte años.

Pero desde la comunidad internacional se empiezan a conocer posiciones de respaldo a Guaidó ante una posible intervención que solucione parte de la crisis en Venezuela.

Hay que recordar las declaraciones del eurodiputado González Pons, quien señaló que “Europa debe respaldar cualquier decisión de Guaidó para echar al tirano”, en referencia a Nicolás Maduro.

Y es que las acciones y el discurso de Guaidó podrían indicar que está abonando el terreno para una intervención que cuente con el respaldo internacional. De hecho, Estados Unidos ya tomó medidas para facilitar dicha acción.

El gobierno de Donald Trump decidió retirar a todo el personal diplomático que mantiene en Venezuela, y señaló que la presencia de sus nacionales se convirtió en una restricción para tomar acciones más contundentes.

“Al igual que la decisión del 24 de enero de retirar a todos los familiares y reducir al mínimo el personal de la embajada, esta decisión se debe al deterioro de la situación en Venezuela, así como a la conclusión de que la presencia del personal diplomático de Estados Unidos en la embajada se ha convertido en una restricción para la política de Estados Unidos”, dijo el Departamento de Estado.

Del mismo modo ordenó a los ciudadanos estadounidenses en ese país a que regresen a Estados Unidos.

El artículo 187 de la Constitución de Venezuela, dice que corresponde a la Asamblea Nacional autorizar misiones militares venezolanas en el exterior o extranjeras en el país.

Hay que recordar que el sábado 23 de febrero el régimen de Maduro, a través de sus fuerzas militares y paramilitares, impidieron el ingreso de camiones con ayuda humanitaria para Venezuela, dejando decenas de personas asesinadas y centenares de heridos.

De acuerdo con el doctor en ciencias políticas, Daniel Varnagy, la Cuarta Convención de Ginebra establece que “es delito de lesa humanidad y de guerra la destrucción de cualquier forma de ayuda humanitaria”; esto, en el marco del Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempo de guerra.

El especialista hizo referencia a que ante la crítica situación, el presidente Guaidó solicite apoyo de fuerzas extranjeras, debido a que el pueblo venezolano se encuentra indefenso ante los crímenes cometidos por Maduro.

“La solicitud de apoyo a fuerzas extranjeras es parte de una estrategia, que tiene etapas y pasos. Es frío y amargo, pero es así. Una vez que el concierto de naciones verifique que un firmante quebró el 4to Convenio de Ginebra, las cosas ocurrirán”, señaló Varnagy.

El pasado 7 de febrero el presidente Guaidó señaló que una intervención militar extranjera sería legal a la hora de asegurar una ayuda humanitaria.

“Si fuera requerida una fuerza internacional para restituir el orden constitucional, y proteger la vida de nuestros ciudadanos, existe la atribución legislativa taxativa de aprobar una acción así por parte de la Asamblea Nacional (Artículo 187 de la Constitución de la República de Venezuela)”, dijo.

“La doctrina Responsabilidad para Proteger adoptada por la ONU es clara, y otorga a todos los países la responsabilidad de actuar en protección de la vida humana en cualquier territorio, en el escenario que sean previsibles pérdidas humanas considerables. Queda de parte de la comunidad internacional, y de actores como Colombia, Brasil y EEUU definir si en el escenario de que se prolongue la crisis y la ayuda humanitaria resulte inefectiva o insuficiente, adoptarán una posición de tolerancia ante estos hechos”, sentenció.

Comentarios