Trump tienta a aliados de Maduro: ofrece recompensa por datos de Hizbulá

Venezolanos ligados a Maduro podrían aprovechar la "oferta" de los 10 millones de dólares si presenta ante Estados Unidos información valiosa

3.734
El Secretario Estado Mike Pompeo dijo que Hezbollah tiene células activas en Venezuela y Sudamérica. (Fotomontaje PanAm Post)

Por primera vez el gobierno de Estados Unidos ofrece una millonaria recompensa para quiénes suministren información veraz sobre las finanzas y actividades del grupo terrorista Hizbulá; una oferta tentadora para algunos venezolanos con información privilegiada.

El monto ofrecido por el Departamento de Estado es de hasta 10 millones de dólares por información que ayude a interrumpir el financiamiento de Hizbulá en cualquier parte del mundo. El Secretario Estado, Mike Pompeo, dijo que Hizbulá tiene células activas en Venezuela y Sudamérica.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

«Cuando opera, Hizbulá deja un rastro de documentos. Lo que estamos ofreciendo aquí, por primera vez, es una recompensa por información sobre esos documentos», destacó el subsecretario del Tesoro, Marshall Billingslea.

«Hizbulá gana casi mil millones de dólares al año por medio de apoyo económico directo por parte de Irán, negocios e inversiones internacionales, redes de donadores, corrupción y actividades de lavado de dinero. El grupo usa estos fondos para apoyar sus actividades maliciosas por todo el mundo», agregó Billingslea.

Y es que de acuerdo con las investigaciones, el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela estaría directamente relacionado con Irán, Hizbulá y su financiamiento.

Este 22 de abril el canciller colombiano, Carlos Holmes, se refirió a Venezuela como «una amenaza a la seguridad internacional»; mientras que el pasado mes de marzo el canciller de Brasil, Ernesto Araújo, también afirmó que hay una “preocupación” con “la presencia de elementos terroristas en Venezuela”.

Todo indica que más de un ciudadano venezolano ligado a Maduro podría aprovechar la «oferta» de los 10 millones de dólares si presenta ante Estados Unidos información valiosa para acabar con el grupo terrorista.

Nueva Esparta y Bolívar: los estados de Hizbulá en Venezuela

Fue en 2017 cuando el portal de noticias Notiespartano, reveló que la reconocida isla de Margarita, «es terreno muy fértil para la penetración islámica».

«Se ha denunciado en repetidas oportunidades, incluso con material fotográfico, la existencia en la Isla de Margarita de campos de entrenamiento, específicamente en Macanao, una zona apartada de los centros poblados, en donde se les brindaría entrenamiento militar a los estudiantes más destacados que acuden a los centros de adoctrinamiento Islámicos», señala el portal.

Pero además de la isla de Margarita, el pasado mes de enero se conoció que el grupo terrorista Hizbulá estaría explotando minas de oro en Venezuela, bajo la mirada complaciente de las autoridades.

Américo de Grazia, diputado por el estado minero Bolívar, denunció que el grupo terrorista Hizbulá controla sus propias minas en Venezuela.

«Hizbulá explota [la zona] para sus operaciones terroristas, para prestar un servicio al régimen en recaudación, y al servicio de empresas transnacionales», expuso De Grazia.

«A efectos de ellos, es un juego de ganar-ganar. Ganan desde el punto de vista económico y estratégico, porque la alianza es directamente con el Gobierno. Ganan desde el punto de vista de refugio: aquí se les ofrece incienso, oro y mirra. La intención, entonces, es fortalecer a Maduro y así mismos», sentenció.

La información ofrecida por el diputado coincide con el testimonio de un teniente desertor de la Fuerzas Armadas de Venezuela, de acuerdo con un reporte de la periodista Maibort Petit.

Según el testimonio del teniente (desertor) Daniel Archer Chirinos, los grupos actúan en componenda con miembros de las fuerzas armadas y de guerrilleros colombianos.

Archer dijo que creaban empresas ficticias «como el Arco Minero para negociar con células terrorista como Hizbulá». Sostuvo que «le venden coltán y todo tipo de minerales estratégicos».

Más pruebas

Hizbulá, cuya traducción sería “El partido de Dios”, es una organización que nació en el Líbano en 1982 tras la ocupación israelí, que cuenta con un brazo político y otro armado, y funciona con el respaldo de Irán y del Gobierno sirio de Bashar Al Assad, actuales aliados y amigos del régimen madurista.

En el libro Búmeran Chávez se revela, de acuerdo con testimonio de Rafael Isea -entonces viceministro de Finanzas y presidente del Banco de Desarrollo Económico y Social (Bandes)-, quien estuvo presente en la reunión que se realizó en Damasco en el año 2007, entre Maduro -para entonces ministro de Relaciones Exteriores-, y el jefe de Hizbulá, Hassan Nasrallah, líder del grupo terrorista, que se firmó un pacto que amparaba actividades de narcotráfico, blanqueo de dinero, suministro de armas y entrega de pasaportes, así como el despliegue de células de esa organización radical chiíta en Venezuela.

Pero hay más pruebas de que el chavismo ha decidido aliarse con el grupo terrorista. Un reportaje del diario ABC de España reveló, en mayo de este año, que entre 2008 y 2012, aproximadamente 173 individuos provenientes de Siria, Líbano, Jordania, Irak e Irán se registraron como ciudadanos venezolanos para facilitar su participación en el negocio del narcotráfico y ayudar en el transporte de la droga.

En 2015 un funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), identificado como Misael López Soto, quien supuestamente fue consejero de la embajada venezolana en Irak, confesó que fue testigo de que el Gobierno venezolano entregó documentos diplomáticos a terroristas del Medio Oriente.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento