EEUU de brazos cruzados ante insólito secuestro de embajada venezolana

Al parecer el Gobierno estadounidense teme que la dictadura en Venezuela ingrese a su embajada en Caracas y ha permitido la ilícita estadía de los colectivos chavistas.

2.247
Los asalariados rechazan la política del presidente Donald Trump sobre Venezuela y sostienen que no permitirán que el Gobierno del presidente Guaidó haga uso del lugar. (Twitter)

La embajada de Venezuela en Washington está invadida por un grupo de ciudadanos norteamericanos pagados por el régimen de Nicolás Maduro, y el Gobierno de Donald Trump prefiere no impedirlo.

Financiados por el régimen de Maduro, obtuvieron las llaves del inmueble, entraron, se establecieron y llenaron de pancartas el lugar. «No a la intervención», «Saquen sus manos de Venezuela», son algunas de sus consignas.

Los asalariados de Maduro rechazan la política del presidente Trump sobre Venezuela y aseguran que no permitirán que el Gobierno del presidente legítimo, Juan Guaidó, haga uso del patrimonio venezolano.

Al parecer el Gobierno estadounidense teme que la dictadura en Venezuela ingrese a su embajada en Caracas y por esa razón ha permitido la ilícita estadía de estos colectivos chavistas que defienden a Maduro, pero que no son venezolanos, no hablan español y jamás han vivido en el país suramericano y enfrentado la crisis generada por el socialismo del siglo XXI instaurado por Hugo Chávez. El colectivo se llama Codepink y está conformado, en su mayoría, por mujeres.

Elliott Abrams, representante de Estados Unidos para Venezuela, advirtió que los activistas «tienen que irse»: «No vamos a permitir esta violación de la ley», señaló; aunque hasta el momento no han sido desalojados.

Que el Gobierno de Estados Unidos permita tal invasión representa una violación a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, la cual establece que el país sede tiene la obligación de proteger las embajadas y consulados.

“Permaneceremos en la Embajada hasta que EE. UU. y Venezuela lleguen a una resolución. No importa que tome meses. Es muy cómodo estar aquí: tenemos Internet, duchas, cocinas, sofás donde dormir, contó a El País Kevin Zeese, del movimiento Resistencia Popular.

“No estamos haciendo nada ilegal, nos dieron las llaves los diplomáticos del Gobierno electo de Venezuela, no del falso de Guaidó”, explicó Zeese.

Ya el legítimo embajador de Venezuela en Estados Unidos, Carlos Vecchio, autorizó a Estados Unidos a acabar con la ocupación o secuestro de la sede diplomática. Sin embargo, el Gobierno de ese país solo mantiene funcionarios policiales en las afueras para ir deteniendo poco a poco a las personas involucradas.

“Desde el día 1 (de mayo) he dado mi consentimiento para recuperar nuestra embajada. Ya he firmado todos los documentos necesarios para eso. Hay que sacar a los invasores. Queda en manos del Departamento de Estado y el Servicio Secreto dicha acción“, anunció Vecchio a través de un comunicado compartido en las redes sociales.

Y es que en apoyo a Vecchio, decenas de ciudadanos venezolanos en el exilio se mantienen desde hace un mes protestando y en una especie de vigilia afuera de la embajada exigiendo el cese de la toma o secuestro de la sede diplomática. Ante la impotencia de no poder hacer nada, han optado por impedir el ingreso de alimentos y medicamentos a la embajada como medida de presión para obligarlos a salir.

Cabe destacar que la afinidad y dependencia de Codepink con el chavismo se remonta a los años en que Hugo Chávez fue presidente, De hecho, por redes sociales circula una fotografía de las líderes del grupo colectivo y el expresidente de Venezuela.

«Estados Unidos tiene la obligación especial de adoptar las medidas para proteger la sede de la embajada de Venezuela contra toda intrusión o daño y evitar que se afecte su tranquilidad. No hay necesidad que continúe el triste espectáculo», señaló el internacionalista Mariano de Alba, quien calificó de «increíble» lo que sucede en la sede diplomática.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento