EEUU arrincona a Rusia: «llegó la hora de que Nicolás Maduro se vaya»

El secretario de Estado Mike Pompeo se reunió este martes 14 de mayo con su homólogo ruso Serguéi Lavrov, con quien discutió la crisis en Venezuela

9.217
Pompeo llega a Rusia en su primera visita en el cargo para hablar de la situación en Venezuela, donde Washington y Moscú mantienen posiciones enfrentadas, y el agravamiento de la crisis nuclear iraní, en otros asuntos. (EFE/ Pavel Golovkin / Pool)

En reiteradas ocasiones el gobierno de Estados Unidos ha emplazado a Rusia a no seguir respaldando a Nicolás Maduro, pero por primera vez lo hace cara a cara en medio de una rueda de prensa bilateral.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

El secretario de Estado Mike Pompeo se reunió este martes 14 de mayo con su homólogo ruso Serguéi Lavrov, con quien discutió la crisis en Venezuela y la importancia de la salida de la dictadura en el país suramericano.

«Llegó la hora de que Nicolás Maduro se vaya, solo le ha causado miseria al pueblo venezolano, y esperamos que el apoyo ruso a Maduro cese», declaró Pompeo junto a Lavrov, tras una reunión en Sochi, Rusia.

Además, aseguró que Washington se opone terminantemente a que cualquier país se inmiscuya en los asuntos de Venezuela: «Esperamos que el apoyo ruso a Maduro se termine», comentó.

Las contundentes declaraciones de Pompeo frente al funcionario ruso demuestran que Estados Unidos incrementa la presión sobre el gobierno de Vladimir Putin, el cual se ha convertido en los últimos años en el salvavidas de Maduro.

Por su parte, el representante ruso señaló que las conversaciones con Pompeo «infunden cierto optimismo» y agregó la importancia del «restablecimiento de un diálogo basado en la confianza en distintos niveles».

Estados Unidos ha aumentado en los últimos días sus denuncias contra Venezuela y ha reclamado constantemente a Rusia por su respaldo a la dictadura de Maduro.

Rusia y sus intereses económicos

Analistas internacionales aseguran que Rusia sigue respaldando a Maduro no solo para aumentar su presencia en América Latina e incomodar a Estados Unidos, sino también porque Venezuela le ha otorgado millonarias concesiones en materia financiera.

De hecho un funcionario estadounidense le dijo recientemente a Reuters que el llamado telefónico del pasado 3 de mayo entre Trump y Putin reveló que a Rusia no le interesa lo que sucede en Venezuela, y que solo lo usa como ficha para asuntos geopolíticos mayores.

La petrolera rusa Rosneft ha canalizado más de 17 000 millones de dólares en préstamos al régimen chavista durante la última década. Lo anterior se suma a que la empresa europea ganó tres millones de toneladas de petróleo en 2017 de sus operaciones en Venezuela. En general, Rusia ha invertido en muchas industrias venezolanas, desde banca hasta ensamblaje de autobuses. Al mismo tiempo, Venezuela ha sido uno de los mayores compradores de armas rusas entre los países latinoamericanos.

Debido a estas deudas y otros lazos económicos, Putin se ha visto obligado a respaldar a Maduro, pues podría pensar que si el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, asume el poder, los que apoyaron a Maduro probablemente serán expulsados, y el acceso privilegiado de Rusia a los campos petroleros de Venezuela sería revocado.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento