ONU calla mientras representante de Maduro roba dinero de Venezuela

Luego de que Estados Unidos reconociera a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, Samuel Moncada encabezó transacciones fraudulentas.

3.288
En cuanto EE. UU. reconoció al embajador de Guaidó, la embajada chavista hizo transacciones fraudulentas por cerca de un millón de dólares y al menos 250 mil de ellos se destinaron a la delegación de Moncada. (Twitter)

En cuanto Estados Unidos reconoció a Carlos Vecchio como embajador de Guaidó, la embajada venezolana chavista hizo transacciones fraudulentas por casi un millón de dólares, y buena parte de ese dinero fue a parar a la delegación chavista en la ONU, encabezada por Samuel Moncada. Se desconoce qué pasará con ese dinero.

Samuel Moncada, representante de Nicolás Maduro en la Organización de Naciones Unidas (ONU), habría cometido fraude por decenas de miles de dólares, pero dicho organismo lo respalda como representante de la dictadura y lo mantiene «blindado» con credenciales diplomáticas.

Las investigaciones realizadas por la representación del presidente (E) Juan Guaidó en Estados Unidos revelan que Moncada realizó transacciones fraudulentas por 250 000 dólares.

El informe de rendición de cuentas que llegó a la Asamblea Nacional reporta operaciones en cuentas bancarias de Venezuela en Estados Unidos que ascienden a 935 366,95 dólares, las cuales fueron realizadas por representantes de Maduro desde el 25 de enero hasta el 19 de febrero, cuando ya no eran funcionarios legítimos.

«Vamos a ejercer las acciones legales, tanto civiles, penales y administrativas, contra Moncada y los representantes del régimen», dijo Gustavo Marcano, el segundo de la embajada venezolana en Estados Unidos, asegurando que todas las transacciones están «debidamente identificadas».

Y es que el Gobierno de Guaidó busca recuperar los activos venezolanos en el extranjero que han sido controlados por el chavismo durante casi dos décadas.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, aún no se ha manifestado ante la denuncia del  legítimo Gobierno de Guaidó. Y se espera que se mantenga silente, tal y como lo ha hecho ante la crisis humanitaria que enfrenta Venezuela.

Pese a la ilegal transacción, Moncada se mantiene como representante de Maduro en la ONU, ya que este organismo aún no reconoce a Guaidó como presidente de Venezuela, lo que permite que mantenga su blindaje diplomático. 

Moncada también debe tener en su poder el dinero transferido desde las cuentas del Estado venezolano. El día que se le retiren sus acreditaciones en la ONU podría ser detenido o investigado por el manejo ilícito del dinero venezolano.

El pasado 29 de marzo, el Gobierno de Estados Unidos dio término a las visas G-1, que le permitían a Samuel Moncada y a sus colegas maduristas, en Naciones Unidas, contar con los privilegios que le corresponden a los diplomáticos debidamente acreditados y reconocidos por la Casa Blanca. Esa misma fecha se les notificó que se les darían visas G-3, que son las que entrega el Departamento de Estado a funcionarios de regímenes a los que no reconoce; por lo tanto no podrán salir de la ciudad de Nueva York.

En abril, tanto el Gobierno de Estados Unidos como los de Colombia y Perú, manifestaron con contundencia su rechazo a la presencia de Moncada en el Consejo de Seguridad y pusieron sobre la mesa la opción de retirarle las credenciales.

¿Qué se necesita para retirar las credenciales al chavismo?

Si bien más de 50 países han reconocido a Juan Guaidó como presidente (e) de Venezuela, la ONU aún reconoce al usurpador Nicolás Maduro. Y, por ahora, Estados Unidos no tiene la potestad para deportar diplomáticos con acreditación de la Organización de Naciones Unidas (ONU), pero sí puede tomar medidas para limitar su movilidad o buscar revocarles las credenciales.

El derecho internacional establece que la ONU debe ser un territorio neutral, a pesar de que se encuentra en Estados Unidos, por lo que a esa organización han llegado a ingresar hasta dictadores y violadores de derechos humanos sin poder ser detenidos.

“Hay que recordar que existe un Acuerdo Sede firmado entre Estados Unidos y la ONU, el cual regula cómo funciona dicha organización, las restricciones y las inmunidades”, explicó para PanAm Post Kenneth Ramírez, presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI) y profesor de la Universidad Central de Venezuela.

“El artículo 4 señala que EE. UU. no puede imponer ningún tipo de restricción al tránsito de las personas que acudan a la sede de las Naciones Unidas, aunque existen casos muy excepcionales en los que puede negar un visado por motivos de seguridad nacional”, señaló.

Sección 11

Las autoridades federales, estatales o locales de los Estados Unidos de América no pondrán obstáculo alguno al tránsito de entrada y salida del distrito de la sede, de las siguientes categorías de personas:

1. Representantes de los Miembros o funcionarios de las Naciones Unidas o de los organismos especializados, definidos en el párrafo 2 del Artículo 57 de la Carta; o las familias de tales representantes o funcionarios;

Sección 12

Las disposiciones de la sección 11 se aplicarán sean cuales fueren las relaciones existentes entre los Gobiernos de que dependan las personas a que se refiere dicha sección y el Gobierno de los Estados Unidos de América.

¿Qué medidas podría tomar Estados Unidos?

«En el marco del funcionamiento de la ONU, lo que Estados Unidos sí puede hacer es acudir a la Comisión de Verificación de Credenciales y tratar de señalar ahí que los funcionarios de la delegación de Venezuela obedecen a un régimen usurpador, para así intentar impugnarles las credenciales”, informó Ramírez.

El internacionalista señaló que países como Estados Unidos o Chile podrían impugnar las credenciales, pero podrían tener la oposición de Rusia y China. Explicó que de no llegarse a un acuerdo, el tema podría ser remitido a la Asamblea General de la ONU, y allí, por mayoría, “podría aprobarse una impugnación de las credenciales de todos los agentes diplomáticos de Maduro. Pero para eso se requieren 98 votos con un esfuerzo diplomático”, sentenció.

El especialista explicó que el Comité de Verificación de Credenciales en el actual período de sesiones de la Asamblea General de la ONU está compuesto por: Antigua y Barbuda, China y Rusia, que están a favor de Maduro; además de Chile, Finlandia, Ghana, Palau, Sierra Leona y EE.UU. que reconocen a Juan Guaidó como presidente (e) de Venezuela.

“Si desde allí surge objeción con alguna credencial, se hablaría con el Presidente de la Asamblea y la Oficina de Asuntos Legales. Actualmente la presidente es la excanciller de Ecuador, de tendencia muy correista, María Fernanda Espinosa. De no ser posible, se llevaría al pleno de la Asamblea General, donde se requeriría de una mayoría de al menos 98 votos”, explicó.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento