Banco Central venezolano desmiente a Maduro: crisis llegó antes que las sanciones

La publicación de las cifras que hunden de Maduro coinciden con los rumores de la presunta "desaparición o huida" del presidente del BCV, Calixto Ortega

6.693
Los escandalosos números fueron publicados días después de que naciera el rumor de que Calixto Ortega, presidente de la entidad financiera, habría abandonado Venezuela. (Fotomontaje PanAm Post)

El Banco Central de Venezuela publicó por primera vez en tres años las cifras «maquilladas» de la economía venezolana. En su reporte revela que el régimen de Nicolás Maduro destruyó las finanzas del país y no las sanciones internacionales como lo asegura el chavismo.

Economistas y analistas se sorprendieron al conocer las cifras publicadas por el BCV que está en manos del chavista Calixto Ortega y que tenía más de tres años sin publicar cifras oficiales.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Los escandalosos números fueron publicados al mismo tiempo en que el régimen inicia conversaciones en Noruega con la oposición, y surgen días después de que corriera el rumor de que Calixto Ortega, presidente de la entidad financiera, habría abandonado Venezuela. De hecho, dicha información también recorre los pasillos del mismo BCV.

Hay que recordar que la última resolución cambiaria publicada en Gaceta Oficial, no fue firmada por Ortega sino por la vicepresidente gerente del Banco Central.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Se desconoce con qué intención se habrían publicado dichas cifras, pero hasta ahora lo que se confirma es que esos número hunden aún más a Nicolás Maduro y dejan evidencia la destrucción del país.

Recientemente la dictadura responsabilizó al gobierno de Estados Unidos por la muerte de los niños esperando por trasplante de médula por haber congelado activos en el extranjero; sin embargo, las cifras que revela el BCV señalan que el país suramericano enfrenta una crisis económica desde hace más de cinco años.

En una entrevista para PanAm Post el economista Luis Oliveros señaló que con la revelación del BCV se confirma con fuentes oficiales que Venezuela está atravesando su peor momento en materia económica en toda la historia de la región.

«Hay números escalofriantes como, por ejemplo, la caída del sector construcción que es de casi 90% comparando los años 2013 y 2018. La caída del PIB es casi del 50% en el mismo período. Son cifras muy fuertes que confirman la recesión que está viviendo Venezuela», señaló el economista, y agregó que además el Banco Central reconoce que «estamos en inflación».

El Banco Central de Venezuela reconoció este martes la devastación de la economía al revelar que la inflación llegó a 130.060% en el 2018 y que el PIB se redujo a la mitad desde el 2013.

Hubo una caída en las importaciones del 77,5% durante el periodo 2012-2018, el PIB bajó 47,1 % entre el III Trimestre de 2015 y el III Trimestre del año 2018; y la inflación acumulada entre enero de 2019 y abril del mismo año es de 1.047%.

El dato del aumento del costo de vida está sin embargo muy por debajo de las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), que lo calculó en 1.370.000% solo el año pasado y que para el 2019 proyecta una inflación de 10.000.000% en el país petrolero.

Maduro vincula el colapso económico con las sanciones financieras impuestas por Estados Unidos contra Venezuela y su estatal petrolera PDVSA; sin embargo, Oliveros asegura que la data del BCV confirma que la mayor parte de la destrucción de la economía ocurrió mucho antes de las sanciones, cuando Venezuela redujo sus exportaciones petroleras y dejó de pagar las deudas y compromisos que mantiene.

«La gran mayoría de la población está clara de que la crisis económica no se generó con las sanciones económicas y petroleras de Estados Unidos hacia Venezuela. Venezuela estaba atravesando una crisis, los números del BCV también lo revelan y tan sencillo como que la crisis en el país es el resultado de las malas decisiones que se han tomado. Las sanciones no han sido las responsables de las cosas negativas que están ocurriendo», sentenció.

De acuerdo con las cifras oficiales del BCV, las exportaciones petroleras, fuente de 96% de los ingresos del país, se desplomaron hasta 29.810 millones de dólares en el 2018. Se ubicaban en 85.603 millones en el 2013 y en 71.732 millones en 2014, cuando se derrumbaron los precios del crudo y estalló la profunda crisis que azota a los venezolanos.

Las importaciones cayeron de 57.183 millones de dólares en el 2013 a 14.866 millones en el 2018, dato que explica la severa escasez de bienes básicos.

El derrumbe es aún más notable en el caso de las importaciones no petroleras, que bajaron desde 44.067 millones en el 2013 a solo 5.835 millones en el 2018.

El economista agregó además que las cifras del BCV revelan que tanto Hugo Chávez como Nicolás Maduro lograron su cometido socialista de destruir al sector privado del país.

«La primera mirada dice que el sector privado está desapareciendo a un ritmo muy fuerte; es el que más ha caído en los últimos años y es cónsono con el discurso socialista y en contra de la empresa privada que llevó Chávez y Maduro», sentenció.

La crisis fue primero

La ONG Provea publicó el pasado 27 de mayo una investigación elaborada por el economista Manuel Sutherland, en la cual se analiza el impacto de la sanciones económicas internacionales. De acuerdo con el informe, el impacto de las sanciones «está apenas manifestándose» .

«Si bien es cierto que desde 2017 es mucho más difícil para el gobierno importar alimentos y medicinas,
esta no es la causa de la fuerte escasez de los mismos, que se debe fundamentalmente a la crisis económica
que desde 2009 se ha ido gestando en el país», señala el documento y agrega además que el régimen de Nicolás Maduro podría importar alimentos y medicinas a empresas de India, Rusia, China que son aliados del régimen.

«Las primeras sanciones financieras arrancan en agosto de 2017 y las primeras sanciones directamente económicas empiezan en noviembre de 2018. Dicho esto, y recordando lo escrito anteriormente, las sanciones son impuestas (2017) cuando ya la economía venezolana atravesaba el punto más bajo de su historia. De 2013 a 2016 la economía había caído ya en casi 25 % (Salas, 2017), y por primera vez en su historia registraba una caída sostenida de 12 trimestres. Las sanciones financieras irrumpen en agosto de 2017. En los primeros 2 trimestres de ese año la economía había disminuido en alrededor de 8 %, por ende, la economía ya había caído en al menos 30 %, una de las peores caídas del PIB en la historia de América. Por tanto, cuando las sanciones ingresan al escenario financiero, ya la economía estaba en una gravísima senda de destrucción acumulada»

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento