Nuevas medidas para reducir el flujo de venezolanos en la región

Entra en vigencia la exigencia de visas para venezolanos desde Ecuador; mientras que Chile emite nuevos requisitos para restringir la migración

2.927
Este lunes 26 de agosto migrantes venezolanos bloquearon el paso entre Ecuador y Colombia tras quedar varados por la exigencia de visa humanitaria. (EFE)

Se complica la situación de los miles de migrantes venezolanos que huyen de la crisis generada por la dictadura chavista. Los países de la región emiten nuevas normativas, como el requerimiento de visa, para reducir el flujo de refugiados.

Este 26 de agosto inició el trámite de visado humanitario para los venezolanos que deseen ingresar a Ecuador, y aunque podrá hacerse en línea salvo el requerimiento de una entrevista presencial, complica aún más el proceso para quienes desean salir de Venezuela.

Pero Ecuador no es el único país que ha decidido tomar medidas para «ordenar» y «regularizar» la situación de los migrantes venezolanos. Recientemente, Chile también emitió nuevos requisitos para quienes deseen residir en ese país. Aunque el Gobierno de Sebastián Piñera otorgará las visas a ciudadanos con familiares directos en Chile, prohibió que quiénes se encuentren en Perú y tengan el Permiso Temporal de Permanencia puedan solicitar la visa de responsabilidad democrática. O sea, si a un migrante le fue mal en Perú ya no puede tener a Chile como opción; por ejemplo.

Mientras los países emiten nuevas visas y normativas la situación empeora cada día, sobre todo en las zonas fronterizas, pues miles de venezolanos quedan represados buscando una solución.

Las fronteras entre los países receptores están colapsando. El departamento de Nariño, ubicado entre Colombia y Ecuador, recientemente registró un aumento de migrantes tras la implementación de visa para venezolanos.

Pedimos que “el Gobierno no nos deje solos”, ya que “el tamaño de la crisis (…) amerita algunas medidas que permitan inversiones urgentes (…) si a partir de esta noche la crisis se pone de una dimensión inmanejable”, dijoAFP Ricardo Romero, alcalde de Ipiales (Colombia).

Según Romero, en las últimas semanas Ipiales pasó de recibir un promedio de 1 800 personas diarias a 7 000. Esto generó que el pasado jueves decidiera declarar el estado de calamidad pública para facilitar un manejo extraordinario de los recursos.

Hasta ahora, los venezolanos podían entrar a Ecuador presentando únicamente la cédula. A partir de este lunes, se les exigirá visa, lo que requiere documentos difíciles de conseguir en Venezuela, presa de una profunda crisis económica y política.

La frontera con entre Ecuador y Perú también está en crisis. Miles de venezolanos llegaron hasta el Centro Binacional de Atención Fronteriza (Cebaf), en la localidad de Aguas Verdes, en Perú; pero aún no han podido regularizar su situación.

La falta de un visado para entrar a Perú los mantiene en la línea fronteriza. Según los medios de comunicación locales al menos unas 500 personas permanecen en el sitio estancados. A pesar de que el canciller peruano, Néstor Popolizio, ha señalado que se le permite el ingreso a personas en situación de vulnerabilidad, los medios de comunicación registran que han impedido el paso de niños por falta de documentación; lo mismo sucede con adultos mayores y mujeres embarazadas. Mientras, personal del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) han realizado trabajos de apoyo y orientación a los migrantes.

Países receptores en crisis

Los países receptores de la crisis migratoria de venezolanos se encuentran prácticamente desesperados ante la escasez de recursos y la falta de ayuda financiera por parte de la comunidad internacional. Hasta ahora solo se ha logrado recaudar el 30 % de todo el dinero que se necesita para cubrir las necesidades de los más de cuatro millones de venezolanos que han huido de la dictadura liderada por Nicolás Maduro.

La crisis migratoria venezolana es grave y los países receptores se están viendo colapsados. De acuerdo con el Gobierno colombiano, del presupuesto acordado con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para afrontar la crisis venezolana en 2019, solo se ha recibido un aproximado de 70 dólares para cada migrante, lo que es insuficiente para cubrir las necesidades básicas de los venezolanos. En Colombia hay más de 1,4 millones de ciudadanos que han huido de la dictadura chavista.

En solo siete meses, contados desde noviembre del 2018, el número de refugiados y migrantes venezolanos aumentó en un millón, según datos de las diferentes naciones de acogidas y de ONG que trabajan en conjunto con las Naciones Unidas, lo que significa que en la actualidad hay más de 4,2 millones.

Una «avalancha» de venezolanos

El pasado 14 de agosto Acnur advirtió que si la situación en Venezuela no cambia, el flujo de migrantes venezolanos «va a continuar» sin que nada lo detenga. La cifra de exiliados podría superar los seis millones.

Filippo Grandi, jefe de esta entidad, advirtió sobre la gravedad de la crisis humanitaria en Venezuela que día a día obliga a miles de ciudadanos a dejar su país. “Este flujo va a continuar si no hay una solución política en Venezuela que permita a estas personas regresar a su país”, agregó. Y añadió que sobre el futuro de la crisis migratoria de Venezuela: “Yo no estoy muy optimista”.

El jefe de la Acnur afirmó que el flujo de migrantes venezolanos en la región es “el más importante” en el mundo en décadas y cifró en más de cuatro millones la cantidad de ciudadanos de ese país que emigraron en los últimos años.

Solo en Colombia se estima que el costo de atender a los migrantes nacionales equivale a 0,3 % del producto interno bruto (PIB), lo que genera una presión en las infraestructuras de servicios públicos, sistemas de salud y educativos.

Por su parte, Tomás Páez, coordinador del Observatorio de la Diáspora Venezolana, señaló para el PanAm Post la necesidad de establecer una estrategia global que «vaya coordinando esfuerzos para evitar que las decisiones en algún país influyan en los restantes»:

Va a ser necesario crear una estrategia conjunta entre países, igual que va a ser necesario seguir ejerciendo presión para que las cosas cambien en Venezuela, que es la única manera de evitar el fenómeno migratorio.

De acuerdo con Páez, la única forma efectiva de frenar la crisis migratoria de venezolanos es que en dicho país cese el socialismo y cambien las condiciones humanitarias.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento