Petrolera china suspende operaciones en Venezuela para evitar sanciones

La filial chino-venezolana Sinovensa que opera en la Faja Petrolífera del Orinoco, deja de funcionar en el país suramericano para cumplir con el embargo impuesto por EEUU

7.129

 

«Quedan suspendidas todas las actividades de las empresas mixtas entre CNPC y Pdvsa», dijo una fuente al portal digital El Estímulo. (shutterstock)

La petrolera China National Petroleum Corp suspende hoy sus operaciones en Venezuela para cumplir con las sanciones internacionales impuestas por el Gobierno de Donald Trump y no verse afectada.

La filial chino-venezolana Sinovensa que opera en la Faja Petrolífera del Orinoco, donde producía unos 105.000 barriles por día de crudo extra pesado, deja de funcionar en el país suramericano.

«Quedan suspendidas todas las actividades de las empresas mixtas entre CNPC y Pdvsa», dijo una fuente al portal digital El Estímulo.

Y es que este miércoles vence el plazo de una de las licencias establecidas por el Gobierno de Donald Trump para que las compañías internacionales vinculadas con Estados Unidos completen todas las transacciones necesarias para el cierre de sus operaciones en Venezuela, sin exponerse a costosas sanciones.

Sinovensa es una sociedad entre Pdvsa y CNPC, que operaba con la supuesta intención de elevar la producción al menos hasta 165 000 barriles por día en el mediano plazo; sin embargo, según la agencia de noticias Bloomberg, en lo que va de 2019 China ha importado un promedio de 339.000 barriles de crudo desde Venezuela.

Se trata de un cargamento que no ha representado dinero en efectivo para Venezuela porque fue destinado a pagar la enorme deuda pública adquirida por el chavismo.

De acuerdo con Bloomberg,  PetroChina canceló los planes de cargar cerca de cinco millones de barriles de petróleo venezolano en embarcaciones, y hasta ahora Pdvsa, estatal petrolera venezolana, no ha conseguido comprador para dicho cargamento.

La mayoría de los barriles se canalizan a través de PetroChina, pero a raíz de las sanciones de Estados Unidos, Rosneft, de Rusia, ha intervenido para suministrar petróleo venezolano a las refinerías independientes del país asiático.

Venezuela podría quedarse sin opciones sin la ayuda de PetroChina para cargar su petróleo, una fuente principal de ingresos que ayudan a que el régimen de Maduro se mantenga en el poder. Sin embargo, el rechazo de PetroChina no significa que el país asiático vaya a apartarse por completo del petróleo venezolano.

Fuentes relacionadas con el mundo petrolero aseguraron a Bloomberg que otras empresas podrían continuar suministrando a las refinerías independientes de China con crudo de la nación sudamericana.

China ha sido un firme defensor del régimen venezolano desde su primer préstamo respaldado por petróleo, al difunto presidente Hugo Chávez. La nación asiática ha prestado más de 60 000 millones de dólares en los diez últimos años a cambio de petróleo que las refinerías chinas procesan en combustible.

Esta será la primera vez en más de diez años que PetroChina renuncia a cargamentos de crudo venezolano, según datos compilados por Bloomberg.

Primero los negocios

Si bien China se ha convertido en una especie de «salvavidas financiero» de Maduro, es evidente que su prioridad es cuidar sus negocios y relaciones comerciales. A pesar de apoyar políticamente a la dictadura, tomó la decisión de resguardarse ante evidentes sanciones financieras.

China se ha convertido en el principal socio financiero de Venezuela, concediéndole millonarios prestamos a la dictadura, los cuales son pagados con envíos de crudo.

En noviembre de 2016 se conoció que Maduro firmó un acuerdo con China para aumentar las exportaciones de crudo. El Gobierno de Venezuela y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) acordaron un plan de inversión por 2 200 millones de dólares que, supuestamente, permitirían elevar la producción petrolera en 277 000 barriles más por día.

En varias oportunidades el país asiático ha amenazado con dejar de ayudar a Venezuela ante el incumplimiento de los acuerdos binacionales. De hecho, en mayo de 2018 a Venezuela se le había vencido el período de gracia que China le había otorgado para que pagara la descomunal deuda de más de 20 000 millones de dólares. En esa oportunidad, la potencia asiática dejó claro que no ofrecería ningún alivio a Maduro si no empezaba a pagar lo adeudado. Sin embargo, en julio de ese mismo año le concedió otro crédito. No se tiene conocimiento de cuál ha sido el destino del dinero prestado por China, pero sí que ha sido fundamental para que la dictadura chavista se mantenga en el poder.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento