Muere diálogo en Barbados e inicia lobby para coalición militar en Venezuela

Tras el diálogo moribundo se empiezan a percibir cambios en el discurso y en la comunidad internacional. EEUU promete ser aún más fuerte con la dictadura

12.929
Maduro no está dispuesto a entregar el poder por vía pacífica. (Fotomontaje PanAm Post)

«Se agotó» el mecanismo de diálogo auspiciado por Noruega entre el chavismo y la oposición venezolana. Mientras, aumenta la presión y el discurso a favor de una posible coalición militar para liberar a Venezuela.

El segundo vicepresidente de la legítima Asamblea Nacional, Stalin González, informó que el mecanismo que se implementó en Barbados «no está activo» y se «agotó». Aunque no especificó si las negociaciones con el régimen de Nicolás Maduro terminaron de manera definitiva:

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Volver a ese formato no lo vemos viable, porque ya todo lo que se tenía que discutir se discutió, hemos dicho que cuando el régimen esté listo para llegar a un acuerdo, vamos a estar listos para llegar a un acuerdo integral para salir de la crisis.

Una vez más se demostró que la dictadura en Venezuela no está dispuesta a dialogar ni a cumplir ninguna de las condiciones necesarias para que en el país suramericano se lleven a cabo unas elecciones libres, transparentes y democráticas que conduzcan al cambio político y social del país.

El diálogo auspiciado por Noruega fue infructuoso y expuso ante la comunidad internacional que Maduro no está dispuesto a entregar el poder por la vía pacífica. Ante esta situación, el discurso de Juan Guaidó y quienes lo rodean ha cambiado a favor de la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) y una posible coalición militar internacional.

Barbados y en Oslo fue tiempo perdido. No hubo avance alguno y el régimen de Maduro afianzó su dictadura violando derechos humanos, profundizando la crisis en el país suramericano y asesinando a disidentes, como el capitán Rafael Acosta Arévalo. Ahora queda convencer a la comunidad internacional que para salir del régimen tarde o temprano será necesario el uso de la fuerza.

El embajador de Venezuela ante la Organización de Estados Americanos (OEA) designado por Juan Guaidó, Gustavo Tarre Briceño, inició una especie de campaña para explicar que aunque en Venezuela la salida ideal sería a través de elecciones y el diálogo, esto no será posible, pues el régimen chavista no está interesado en abandonar el poder.

Hay gente que con toda razón dice que hay que ir al diálogo, hay que conversar la solución pacífica es la más adecuada; y claro que lo es, pero cuántos años tenemos los venezolanos intentando dialogar con un Gobierno que lo que hace es burlarse.

Tarre también afirmó que la postura asumida por Panamá en la votación para activar el TIAR llamó su atención, pues «todo el mundo sabe cómo salió Noriega, que si no hubiese existido una intervención quién sabe cuál fuera la situación de Panamá hoy, entonces mi petición a los países es que propongan opciones que no sea la repetición del bla bla bla y del diálogo, y estamos abiertos a cualquier solución que produzca la salida de Maduro».

«Venezuela es el centro de tránsito del narcotráfico quizás más importante del mundo, ¿cómo se enfrenta eso?, ¿con diálogo, con pétalos de rosa? (…) aquí hace falta una solución que requiere necesariamente el uso de la fuerza; entonces negar el uso de la fuerza es un error», concluyó.

Mientras el Gobierno legítimo de Guaidó inicia el lobby para que en la región no se descarte una posible intervención militar, el principal aliado de los venezolanos, Donald Trump, asegura que reforzará la presión contra Maduro.

«Mis puntos de vista sobre Venezuela, y especialmente sobre Cuba, eran mucho más fuertes que los de John Bolton. ¡Me estaba reteniendo!», señaló el presidente de Estados Unidos en alusión al despido del consejero de Seguridad Nacional y a los rumores sobre la posibilidad de que Trump ablandara sus acciones contra la dictadura.

Mientras todo esto sucede, la tensión entre Venezuela y Colombia se recrudece luego de que la guerrilla FARC anunciara que retomará formalmente las armas en alianza con el ELN. La situación empeora debido a que el régimen de Maduro los estaría protegiendo.

De hecho, Estados Unidos reaccionó ante la posibilidad de que exista un conflicto armado entre Venezuela y Colombia, y dejó claro que el Gobierno Trump respaldará incondicionalmente al Gobierno de Iván Duque.

«Si hay ataques transfronterizos de Venezuela en Colombia, podemos esperar que los colombianos reaccionen. Y, obviamente, apoyaríamos plenamente a Colombia en esa situación», señaló el enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento