Venezolanos sin derecho a viajar: víctimas de xenofobia, robos y vejaciones

Ahora los venezolanos no solo enfrentan casos de xenofobia, sino que además son víctimas de violaciones a derechos humanos en aeropuertos del mundo

8.500
Venezolanos retenidos y vejados en el aeropuerto de Cancún en México (Twitter)

Gracias al régimen de Nicolás Maduro los venezolanos perdieron hasta el derecho de viajar; ahora los ciudadanos de ese país no solo enfrentan casos de xenofobia sino que además son víctimas de violaciones a derechos humanos en aeropuertos del mundo.

Ya desde Venezuela se conocen casos de autoridades de la Guardia Nacional Bolivariana que en el aeropuerto internacional Simón Bolívar roban a los viajeros con destinos al exterior; ahora sucede lo mismo pero en otros países como México.

Tal es el caso de Carlos Sánchez quien denunció robo, amenazas y torturas en el aeropuerto de Cancún, en Quintana Roo, cuando viajaba de vacaciones por primera vez a México. Dijo ser testigo además de vejaciones contra grupos de venezolanos que se encontraban retenidos.

Con la voz cortada y expresando frustración, el joven de 23 años explicó que al llegar a Migración en el terminal aéreo, tuvo que pasar por una entrevista y pese a tener todos sus documentos y responder las preguntas que se le formularon, no se le permitió la entrada al país.

Durante la espera para una segunda entrevista un funcionario mexicano le pidió dejar sus pertenencias en una bolsa negra, desvestirse y poner su ropa en el mismo lugar.

Contó que fue llevado por un pasillo blanco y se le indicó que entrara en una habitación, en el lugar se encontraban alrededor de 70 personas, también venezolanos presuntamente en condiciones paupérrimas.

“Y las personas me ven y me dicen ‘oye ¿qué hora es? ¿qué día es? ¿eres venezolano?’… de pronto veo a niños, eran 10 niños, que los tenían en interiores”, señaló.

“Había colchonetas, con los peores olores, olía demasiado. Era un sitio que no estaba en las condiciones para tener a personas en un procedimiento. Los baños daban asco”, denunció.

Añadió que pidió ser deportado, pero no a Venezuela, pues él llevaba dos años como residente en Chile y en sus pertenencias se encontraba su identificación; posteriormente los funcionarios le ofrecieron regresar a Santiago pero bajo la condición de que no denuncie lo sucedido.

“Me vuelven a sacar al pasillo y me dicen: mira, vamos a hacer una cosa, te vamos a regresar a Santiago de Chile, y la única condición que debes aceptar es que nunca viste nada de los que viste, nunca hemos hablado nada de lo que escuchaste. Y la otra condición es que si tú llegas a hablar, vamos a poner en tu pasaporte una alerta migratoria para que no te dejen ingresar’ en no sé cuántos países”, señaló.

Afirmó que no le devolvieron sus documentos, solo su cédula y mochila en la que presuntamente faltaban artículos personales y dinero.

La denuncia de Sánchez se corrobora además con unas fotografías publicadas por el periodista venezolano Sergio Novelli, donde puede observarse a grupos de ciudadanos, entre ellos niños, acostados en colchonetas en el suelo; asegura que «los dejan varias horas desasistidos, para luego deportarlos sin explicación».

Noticias Relacionadas

Penurias para viajar

Además de las penurias que tienen los venezolanos para poder viajar como la dificultad que tienen de adquirir sus pasaportes, casos de xenofobia y acoso en aeropuertos, ahora tienen la obligación de solicitar visa para ingresar a al menos a 16 países de la región.

Este miércoles 2 de octubre el Gobierno de Aruba, Curazao y Bonaire formalizó el anuncio de la solicitud de visa temporal para los venezolanos. La decisión fue tomada luego de varios meses de consulta entre las autoridades. Se espera que la solicitud del empleo de la visa comience en aproximadamente seis meses

“Se llega a esta decisión después de constatar que la situación en Venezuela empeora, además de la incidencia en la migración irregular desde el país a los países vecinos con un aumento alarmante”, manifiesta parte del comunicado.

Este visado temporal va para aquellos viajeros con pasaporte venezolano con la exclusión de aquellos que tengan visa o estadía en Estados Unidos, Canadá, Inglaterra, Reino Unido o Irlanda.

Con el anuncio de las Antillas holandesas ya son 16 los países que piden visa a los venezolanos como requisito obligatorio para entrar a territorio extranjero: Aruba, Bonaire, Curazao, Canadá, Trinidad y Tobago, Chile, Cuba, Ecuador, Perú, EE.UU., Panamá, Guatemala, Guyana, Honduras, Puerto Rico y El Salvador.

A medida que se profundiza la crisis en el país suramericano, también aumentan los países que les exigen visa a los venezolanos, poniéndoles así más obstáculos para salir de su país.

Si bien es cierto que las naciones han decidido implementar medidas migratorias, es importante reconocer que también han flexibilizado el ingreso de los venezolanos, pues muchos de estos países ahora aceptan pasaportes vencidos teniendo en cuenta la dificultad que tienen los viajeros para adquirir dicho documento en Venezuela.

Las naciones son soberanas y tienen todo el derecho de tomar las decisiones que consideren para proteger a su población. Sin embargo, solo están atacando las consecuencias (la migración) de la dictadura, situación que no resolverá el problema de raíz. Para evitar la migración es necesario garantizar que el chavismo salga del poder.

En una entrevista para PanAm Post, Tomás Páez, coordinador del Observatorio de la Diáspora Venezolana, señaló sobre la migración venezolana que aunque los países están tratando de poner orden, no atacan el problema de raíz.

«Los países están tratando de poner orden en medio de una diáspora de magnitud histórica. Los venezolanos llegan a ciudades con problemas graves y debilidades institucionales, aun así somos recibidos», destacó el especialista.

Páez reconoció que a pesar de las solicitudes de visa, existe flexibilidad «como el reconocimiento en el uso de pasaportes vencidos o el otorgamiento de tarjetas migratorias».

El especialista coincide en que las medidas soberanas tomadas por cada país no son el verdadero problema:

Estas medidas migratorias no afectan tanto a los migrantes como el problema de raíz que está en Venezuela, donde los ciudadanos no cuentan con pasaportes o deben pagar miles de dólares o euros. La tragedia es Venezuela, el problema es Venezuela.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento