Por medio de adjudicación de minas, Maduro impulsa mercado negro del oro

En Venezuela las minas de oro han sido entregadas por el régimen a contratistas, testaferros, bandas delictivas y grupos armados como el ELN

1.661
Maduro otorga las minas como si fueran suyas y a vox populi estaría impulsando la minería ilegal y la comercialización del oro en el mercado negro. (Efe)

A falta de dinero en efectivo, el usurpador Nicolás Maduro anunció que adjudicará una mina de oro a cada gobernación en Venezuela para financiar su presupuesto.

El régimen, que ha acudido a la explotación de minerales y el contrabando internacional de oro para recibir divisas en efectivo; ahora decidió entregar una mina de oro a las 23 gobernaciones del país para que puedan financiarse. Sin embargo, se desconoce cómo se llevarán a cabo las transacciones y cómo se comercializará el oro explotado.

Sin pudor, Maduro otorga las minas como si fueran suyas y estaría impulsando la minería ilegal y la comercialización del oro en el mercado negro. «Voy a proceder a entregar una mina de oro en pleno proceso productivo, en plena capacidad productiva, a cada gobernación», dijo Maduro.

Agregó que los gobernadores dispondrán “de inmediato” de los recursos provenientes de los yacimientos para invertir en las “tantas necesidades” de sus estados y así sortear el “bloqueo” económico.

Como es costumbre, Maduro no ofreció detalles sobre cómo se realizará la explotación del mineral ni su comercialización. Un dilema en medio de un país que enfrenta una grave crisis económica y que ahora es escenario de crímenes ambientales en los diferentes estados mineros.

En Venezuela las minas de oro han sido entregadas por el régimen a contratistas, testaferros, bandas delictivas y grupos armados como la guerrilla colombiana ELN; en expresa violación y abuso de los recursos de la nación.

Las reacciones sobre la extraordinaria medida del régimen no se hicieron esperar; el economista Henkel García, a través de su cuenta en Twitter señaló que «a falta de petróleo, ahora el oro pasó a ser el recurso para cohesionar la coalición de poder» en Venezuela.

Andrés Velásquez, quien ganó la Gobernación del estado Bolívar, pero que le fue arrebatada por el régimen tras un fraude electoral, también reaccionó a través de las redes sociales y cuestionó quiénes operarán dichas minas y asomó la posibilidad de que se trate «de un anuncio para justificar toda la operación delictiva que las mafias del alto gobierno tienen».

La minería ilegal mantiene a Maduro en el poder

Debido al cerco contra el régimen, a raíz de las sanciones internacionales, este ha decidido apropiarse del oro venezolano para comercializar con él. Esto ha traído como consecuencia la disminución de las reservas a un mínimo de ocho mil cien millones de dólares.

Venezuela ha perdido al menos más de setecientas sesenta toneladas de oro en manos de los regímenes de Hugo Chávez y Maduro. La mayoría de las reservas simplemente desaparecieron en medio de transacciones ilícitas.

En abril el diputado y economista José Guerra señaló que «cuando Chávez ordenó repatriar el oro en 2012, se trajeron 850 toneladas. Hoy quedan apenas 86 toneladas. Esas son las que están sacando».

De acuerdo con la agencia Bloomberg, el pasado 12 de julio el régimen de Maduro vendió alrededor de cuarenta millones de dólares de las reservas de oro del Banco Central de Venezuela (BCV) por «debajo de la mesa». Desafiando así las sanciones internacionales impuestas contra la dictadura.

Según la agencia, hasta el momento se ha registrado la venta de 24 toneladas de oro desde principios de abril, las cuales han sido enviadas a Emiratos Árabes Unidos y Turquía. Y de acuerdo con el diario estadounidense The Wall Street Journal, en marzo Maduro también envió 7,4 toneladas de oro a África para refinarlo y así evadir las sanciones estadounidenses.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos advirtió que Venezuela recurre de manera creciente al comercio de oro “sin control medioambiental ni de contabilidad” para financiar las redes de corrupción que sostienen a la dictadura.

El secretario asistente del Tesoro, Marshall Billingslea, señaló que el régimen de Maduro desvió su atención a la explotación del oro para obtener recursos. También denunció el expolio de las minas de oro en el sur de Venezuela y aseguró que “se está aproximando a una situación similar a la de los diamantes ensangrentados” en África.

El oro “se está sacando del país sin que haya contabilidad alguna para saber a dónde van a parar los fondos”, indicó. También denunció que la explotación descontrolada de oro se convertirá en un problema para la región:

No se trata de minería convencional, esto es destruir los bosques creando enormes cantidades de agua estancada que va contaminada con mercurio y otros químicos. Será un catástrofe medioambiental durante décadas, con brotes de malaria, dengue; y estas enfermedades se van a mover por la región con los millones de refugiados.

Actualmente, es casi imposible calcular la cantidad de oro existente en el Arco Minero Venezolano. Se cree que podría haber unas ocho mil toneladas, que equivalen a más de docientos cuarenta mil  millones de euros, sin contar, además, las reservas de coltán, bauxita, cobre y diamante que también reposan en el lugar.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento