Inteligencia chilena: venezolanos y cubanos orquestaron incendios en el Metro

Grupos organizados actuaron de forma concertada para atentar contra el Metro; lo planificaron y usaron aceleradores difíciles de conseguir en el mercado chileno

13.431
Fuentes policiales aseguraron que habrían indicios de que grupos organizados actuaron de forma concertada para atentar contra las estaciones del Metro (EFE)

Fuentes de Inteligencia policial en Chile confirmaron la participación de ciudadanos cubanos y venezolanos en las manifestaciones de ese país; una muestra más de la participación de la izquierda en las acciones de desestabilización de la región, tal y como sucedió en Ecuador.

El diario chileno La Tercera reveló lo que se había convertido en un secreto a voces: ciudadanos extranjeros participaron en los ataques al Metro de la capital chilena donde 118 estaciones resultaron incendiadas.

Las fuentes policiales aseguraron que habrían indicios de que grupos organizados actuaron de forma concertada para atentar contra las estaciones del Metro, en medio de la revuelta social que se dio en Chile por el anuncio del presidente Sebastián Piñera de aumentar los precios del servicio.

«Las mismas fuentes, apuntan al rol de extranjeros en las manifestaciones violentas, cuyo origen es venezolano y cubano. Sobre ellos, se está chequeando una posible vinculación con los servicios secretos de esos países. Además, se hace seguimiento de otros extranjeros que habrían participado de estos hechos», señala La Tercera.

Explican los especialistas de inteligencia que los ataques a las estaciones incendiadas, se dieron prácticamente de forma simultánea; lo que demostraría un hecho planificado con premeditación. Además aseguran que se habrían atacado «zonas estratégicas» y para iniciar el fuego se habrían utilizado recursos de «difícil acceso en el mercado».

Ya el expresidente de Chile, Ricardo Lagos, había asegurado que en los incendios que afectaron distintas líneas del Metro de Santiago, hubo “sustancias aceleradoras que en Chile no hay“.

No es primera vez que fuentes de inteligencia de la región revelan una información tan importante y que demuestran la intención de la izquierda de desestabilizar a los Gobiernos democráticos; de hecho, el pasado 11 de octubre el mismo presidente de Ecuador, Lenín Moreno, aseguró que en las protestas de su país estuvieron infiltrados miembros de la guerrilla FARC y del chavismo en Venezuela.

Hay que recordar las declaraciones del segundo hombre más poderoso del chavismo, Diosdado Cabello, quien advirtió que lo que está sucediendo en Ecuador se podría repetir en Colombia; una especie de amenaza que se adelantaría a todos los hechos de violencia que se están suscitando en la región, justo donde hay gobiernos democráticos.

No es de sorprender que la tiranía venezolana esté detrás de los hechos violentos en Ecuador y Chile, pues no es la primera vez que de alguna manera participa en atentar contra la paz y seguridad de países de la región, como en Colombia, que ahora enfrenta a las guerrillas FARC y ELN financiadas y respaldadas desde territorio venezolano.

Lo mismo sucede con Perú donde por ejemplo han ingresado más de 20 peligrosas bandas delictivas provenientes de Venezuela. Criminales que deberían estar presos en su país, pero que curiosamente están libres y fuera de sus fronteras cometiendo graves fechorías.

Un plan orquestado

La semana pasada Julio Borges, comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores del Gobierno (e) de Juan Guaidó, brindó una rueda de prensa “para presentar las pruebas de la desestabilización regional que impulsa Nicolás Maduro y el régimen cubano”.

Durante su intervención, Borges mostró cómo en Argentina, Costa Rica, Ecuador, Chile y Colombia han llegado personas relacionadas con el régimen de Maduro, con la única intención de organizar revueltas para desestabilizar a los Gobiernos democráticos de esos países.

Joseph Humire, director ejecutivo del Centro para una Sociedad Libre y Segura, señaló a PanAm Post que para él, «la migración de venezolanos está siendo utilizada como una arma de guerra de cuarta generación» para atentar contra la seguridad de la región.

Asegura que no se trata solamente de una iniciativa desestabilizadora de la izquierda o el Foro de Sao Paulo, sino también de la influencia y participación que mantienen Rusia, China, Irán y Turquía para penetrar en la región.

Humire asegura que para atacar lo que está sucediendo es necesario que los gobiernos democráticos tomen acciones y sanciones contra estos aliados de Maduro. Y que además deberían reforzar sus servicios de contrainteligencia en Migración para evitar el ingreso de personas que pueden convertirse en una amenaza.

Señaló que Estados Unidos podría tener un papel importante al ayudar y asesorar a los Gobiernos en materia de contrainteligencia.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento