Venezuela: ¿Por qué la elección de un CNE trae más dudas que respuestas?

El nuevo Comité Preliminar de Postulaciones está conformado por nueve diputados de la Asamblea Nacional, entre los cuales hay 3 representantes del chavismo

1.696
El nombramiento de este comité preliminar fue votado con el fin de “garantizar” un proceso electoral libre que, según la oposición, deben ser nuevos comicios presidenciales (EFE)

La Asamblea Nacional de Venezuela de mayoría opositora activó el mecanismo para nombrar a los nuevos integrantes del Consejo Nacional Electoral (CNE), y para ello nombró un nuevo «Comité Preliminar de Postulaciones» que se encargará de seleccionar a los candidatos a rectores del organismo comicial.

A pesar de que en el país suramericano aún no se ha dado el cese de la usurpación por parte del régimen de Nicolás Maduro, el Parlamento venezolano encabezado por el presidente interino Juan Guaidó, asegura que la intención es nombrar a los nuevos rectores del CNE para el momento en que se lleven a cabo las elecciones presidenciales.

El nuevo Comité Preliminar de Postulaciones está conformado por nueve diputados de la Asamblea Nacional, entre los cuales hay representantes del chavismo que recientemente decidieron reincorporarse al Parlamento a pesar de desconocerlo y asegurar que el Poder Legislativo se mantiene supuestamente en «desacato».

La situación se ha tornado confusa pues esta activación del proceso debió darse hace tres años como lo establecía la Constitución; de hecho, el 17 de agosto de 2016 la misma Asamblea Nacional de Venezuela designó un Comité de Postulaciones que quedó en «stand by». Casualmente el mismo Juan Guaidó que presidía el Comité en ese momento, pidió un «receso» en acuerdo con el chavismo para que el Poder Ciudadano postulara a sus candidatos; luego de ello se venció el tiempo y nunca se seleccionaron a quienes serían los rectores del Consejo Nacional Electoral; de eso han pasado 3 años.

La situación actual de la Asamblea Nacional es exactamente la misma que hace tres años, con la diferencia de que el chavismo esta vez forma parte del Comité Preliminar de Postulaciones; además en el lapso de tiempo que ha pasado Nicolás Maduro logró robarse las elecciones regionales y presidenciales de la mano de su brazo electoral chavista encabezado por la rectora del CNE Tibisay Lucena.

Se desconoce por qué esta vez el Parlamento venezolano sí decidió escoger a los candidatos para el CNE y no concluyó el proceso en el año 2016.

También queda la duda de cómo se dará la selección de los postulantes si existe la participación del chavismo que ha perpetrado el robo de los pasados comicios en Venezuela.

Todo indica que un nuevo CNE con el chavismo en el poder será como «llover sobre mojado».

¿Y ahora qué?

El nombramiento de este comité preliminar fue votado con el fin de “garantizar” un proceso electoral libre que, según la oposición, deben ser nuevos comicios presidenciales, pero que, de acuerdo con el madurismo, tienen que ser elecciones parlamentarias como corresponde para el año próximo.

El comité está integrado por nueve diputados, entre ellos seis opositores, Ángel Medina, Luis Aquiles Moreno, Stalin González, Piero Maroum, Olivia Lozano y Franklyn Duarte; y tres del madurismo, William Gil, Nosliuw Rodriguez y Jesús Montilla.

La directiva del Parlamento no explicó por qué el comité está conformado solo por nueve de los once diputados que corresponden. Existe además la posibilidad de que el chavista e ilegítimo Tribunal Supremo sea el que designe finalmente al CNE debido al “desacato” que el madurismo argumenta contra el Parlamento.

Muchas dudas quedan sobre la mesa tras esta selección que efectuó la Asamblea Nacional de Venezuela, pues ya que participan tres diputados del chavismo, pudiera inferirse que ahora sí reconoce al Parlamento de mayoría opositora.

Por otro lado puede deducirse que el régimen estaría participando en dicho Comité de Postulaciones para lograr la participación de la oposición en las elecciones parlamentarias; es decir, estarían buscando legitimar los comicios legislativos que de acuerdo con la Constitución deberían llevarse a cabo en diciembre de este año; pero que bajo las condiciones electorales actuales solo se convertirían en un robo más de elecciones por parte de la tiranía de Maduro.

Hay que recordar además que la incorporación de los diputados chavistas a la Asamblea Nacional es un acto ilegítimo, pues cuentan con una dualidad de cargos ya que también hacen vida en la ilegítima Constituyente de Maduro.

“Es un fraude a los electores venezolanos porque ahora hay unos señores militantes del PSUV que pretenden decir que son diputados a la Asamblea Nacional y a la vez, pasan de hemiciclo, levantan la mano en la Constituyente, allanan la inmunidad de por ejemplo de Juan Pablo Guanipa y están ejerciendo dos cargos”; dijo el constitucionalista José Vicente Haro en referencia a la participación del chavismo en el Parlamento legítimo.

Recalcó que los rectores del Consejo Nacional Electoral (CNE), no pueden tener vínculos políticos, porque de esta forma se quebranta la Constitución y la ley, por ello, se deben postular a tres de ellos de la sociedad civil.

“El CNE debe tener autonomía, de lo contrario no vamos a salir de la inconstitucionalidad”, reiteró.

Según la Constitución, el Poder Ciudadano conformado por la Fiscalía General de la República, Contraloría General de la República y la Defensoría del Pueblo podrán proponer nombres para el CNE. Y es que ahora el Poder Ciudadano en manos del régimen, en teoría presentará la postulación de tres rectores para que sean aprobados por el Parlamento opositor.

Ni cambiando a los rectores habrá garantías electorales

Mientras el régimen de Nicolás Maduro mantenga el control de la mayoría de los poderes públicos, no están dadas las garantías electorales para que en el país suramericano se lleven a cabo comicios libres que demuestren la voluntad de la mayoría.

La tiranía controla el chavista Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que ha logrado anular a la Asamblea Nacional de mayoría opositora; a través de sentencias dicho poder judicial se ha encargado de robarse elecciones tal y como lo hizo en las regionales cuando arrebató la Gobernación del estado Bolívar a la oposición.

El régimen también controla el Poder Ciudadano conformado por el Defensor del Pueblo, el Fiscal General y el Contralor General de la República; todos ellos juegan hoy sus cartas a favor de la dictadura.

Lo mismo sucede con el Poder Electoral que no solo depende de los rectores, sino de un sistema viciado de manera electrónica ha logrado robarse comicios alterando las actas, las cifras y hasta permitiendo el ejercicio del voto por parte de personas con doble identidad o cedulación.

En los últimos años, con ayuda del CNE, Maduro ha logrado la victoria en comicios impidendo el registro de nuevos electores, modificando el registro de votantes, reubicando a última hora los centros de votación, eliminando el uso de la tinta indeleble y el captahuellas, violando la ley al impedir la sustitución de candidatos en el tarjetón y permitiendo el ventajismo por parte del oficialismo. A esto se suma la desmotivación de los electores y la posterior manipulación de cifras.

Roberto Abdul, presidente del comité directivo de la asociación civil Súmate, ONG con experiencia tecnológica y logística en cobertura de eventos electorales, le dijo al PanAm Post que para que las elecciones sean transparentes es necesario el cambio de las autoridades electorales que durante años han trabajado a favor del régimen chavista. Además, recordó que es fundamental depurar el Registro Electoral Permanente (REP) y habilitar a las organizaciones políticas que fueron anuladas por el CNE. 

Para depurar el REP se tendrían que eliminar a miles de venezolanos que aparecen con doble identidad y que han podido ejercer su voto más de una vez.

Además, tampoco se puede permitir que el régimen reubique a los votantes de manera abrupta. Asimismo, se deberá tomar en cuenta a todos los venezolanos que han salido del país que actualmente son más de cinco millones y que tienen derecho a votar desde el exterior.

Cuando se habla de unas elecciones libres y transparentes también se debería tener como objetivo la desarticulación de los grupos armados que respaldan al chavismo, como los colectivos; las guerrillas colombianas, «disidencias» de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), que operan desde Venezuela; las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES), entre otros, que con actos de amedrentamiento y persecución les impiden a los electores efectuar libremente su derecho al voto.

Lo anterior indica que para llevar a cabo unas elecciones libres en Venezuela es necesario pedir más que la salida de Maduro y la renovación de las autoridades del CNE. También es necesario que el chavismo abandone todas las esferas del poder; implementar una fuerza de choque contra los grupos armados que custodian a la dictadura; candidatos con una hoja de vida intachable y una veeduría internacional imparcial que garantice que todo el proceso electoral sea transparente.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento